Miércoles, 15 Septiembre 2021 04:08
Por Antonio D'Eramo

En Escobar cayó el apoyo electoral a Ariel Sujarchuk y al Frente de Todos: creció la apatía y el voto bronca de los vecinos

A pesar de haber ofrecido al Frente de Todos uno de los pocos triunfos electorales del segundo cordón del conurbano el porcentaje de votos decreció de manera notable con respecto a las elecciones del 2019.

Máximo Kirchner y Ariel Sujarchuk necesitan sacar más votos y diferencias de sus perseguidores electorales de Juntos. Máximo Kirchner y Ariel Sujarchuk necesitan sacar más votos y diferencias de sus perseguidores electorales de Juntos. Foto NA.

Los síntomas del malestar social reportados el domingo 12 de septiembre entre los vecinos de Escobar durante la jornada en las que se realizó las elecciones PASO, incluían gestos de apatía con baja concurrencia a los centros de votación y con críticas a viva voz hacia la figura del intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, por su insistencia en avalar la construcción de una alcaidía departamental y que se potenciaron por el crecimiento de la inseguridad, el desempleo y por la ausencia de clases en el municipio.

La mala elección realizada por el Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, reconocida en las últimas horas por el propio jefe comunal, que va por su segundo mandato y sin posibilidades de reelegir en el cargo, provocó un shock que llevó a expresar a Sujarchuk: “No podemos desconocer la adversidad, siento un toque amargo”. Este malestar fue provocado por el triunfo de Juntos en la provincia de Buenos Aires, que con sus dos listas sumó más votos que el oficialismo.

Si bien el Frente de Todos logró sostener el triunfo en Escobar provocando el alivio de Sujarchuk porque su lista de precandidatos a concejales encabezada por María Laura Guazzaroni, resultó la más votada con el 41,1% de los sufragios por sobre las dos opciones de Juntos que compitieron, una, encabezada por Roberto Costa que obtuvo el 23% y que superó en la interna al otro candidato, Diego Castagnaro que consiguió el 11,6%.

Acaso el triunfo del senador provincial Roberto Costa se deba a una cuestión de énfasis a la hora de realizar una verdadera oposición a la gestión de Ariel Sujarchuk. Como informó NA, Diego Castagnaro suele votar todo lo que Sujarchuk le pide en el Concejo Deliberante, algunos legisladores lo conocen como el “Borocotó” de Escobar.

Lee más: Diego Castagnaro, el “Borocotó” de Escobar que vota todo lo que pide Sujarchuk y juega en la interna radical

Ahora bien, a pesar de que el triunfo que posibilitó que el “tsunami” de votos amarillos no inundara Escobar y se detuviera a las puertas del segundo cordón del conurbano de la zona norte, el contraste con los guarismos de la elección del 2019 enseñan un retroceso enorme en el resultado de la elección y extienden una sombra de duda y preocupación para el futuro próximo acerca de lo que pueda suceder el 14 de noviembre próximo cuando se realicen las elecciones generales por los cargos legislativos.

Para muchos analistas políticos, la disconformidad de los vecinos de la provincia de Buenos Aires es uniforme en casi todos los municipios y, a pesar de los intentos por cambiar el rumbo de la intención de voto y de convencer a los que no fueron a votar, el equipo político de Sujarchuk se pregunta si en noviembre la tendencia de la pérdida de apoyo electoral no se profundizará en vez de revertirse.

Para Roberto Costa, “se trató de una elección importante en todo el país y, particularmente, en Escobar porque los resultados generan una expectativa especial y demuestra que los vecinos no quieren ir para cualquier lado, quieren trabajo, una economía con desarrollo, educación de calidad y salud. Todo esto repercutió en todos los lugares sin importar la  fortaleza electoral de los intendentes”.

Por ello, el clima no fue de fiesta durante la noche del domingo en el Consejo de Partido del PJ de Escobar, donde cientos de militantes se concentraron luego del cierre de la votación para esperar los resultados finales junto a Ariel Sujarchuk que se mostró conforme con la performance de su candidata a concejal María Laura Guazzaroni. "Resultó por lejos la más acompañada por los vecinos y vecinas y por eso quiero agradecer a todo el pueblo escobarense, que nos ha vuelto a ratificar su  confianza. Cuando el viento viene de contra, Escobar se muestra siempre como la mancha celeste en el mapa y expresa su lealtad. Ni siquiera el macrismo en su momento más fuerte, en el año 2017, cuando ganó en la provincia  no pudo torcerle el brazo al peronismo en el distrito”, aseguró Sujarchuk.

En las últimas elecciones del año 2019 el Frente de Todos obtuvo el 65% de los sufragios contra el 27% de Juntos por el Cambio una cifra que puso la vara muy alta para las PASO del domingo pasado y para las próximas elecciones del 14 de Noviembre. Las razones de esta pérdida de votos del Frente de Todos hay que buscarla en factores externos, ajenos a la conducción de Ariel Sujarchuk, pero también en factores internos, hacia el interior de la gestión en la municipalidad de Escobar, que se opone, por ejemplo, a la construcción de una alcaidía en Belén de Escobar.

Una movilización -de varias- se realizó el pasado viernes 10 de septiembre cuando una gran cantidad de manifestantes juntaron firmas para un petitorio y, en un panfleto que se repartió durante esa jornada, se expresaba: “No tenemos ninguna bandera política, somos vecinos autoconvocados con un solo fin, no a la alcaidía, que  albergará a más de 300 detenidos. Por ello, solicitamos que revean este proyecto y reconsideren reubicar la alcaidía en otro lugar que no impacte la normalidad de nuestra ciudadanía. Hay muchos otros lugares más aptos para llevar a cabo esta construcción, como los terrenos sobre la autopista Panamericana. Pero no en medio de nuestro poblado".

Desde luego que Sujarchuk pareció no entender el reclamo de la ciudadanía y, por el contrario, ratificó el rumbo asegurando que “sin ningún marco de demagogia ni hipocresía, digo que voy a sostener la decisión, sin dejar de escuchar el reclamo de los vecinos y atender a todos”. Además, sugirió que las manifestaciones frente al Palacio Municipal tuvieron una intencionalidad política porque “esto se trató a principios de año, después firmé el convenio, después se aprobó por unanimidad en el Concejo Deliberante y recién aparece ahora, a cuatro días de las elecciones”, expresaba el intendente el miércoles 8 de septiembre a medios locales.

Ahora bien, no es el tema de la alcaidía con su carga de detenidos de máxima peligrosidad el único que generó la apatía de los vecinos de Escobar por estas elecciones, sino que también se consolidó el voto castigo o bronca por la situación que viven los bonaerenses y, lógicamente, Escobar no es una excepción.

El desempleo, la inseguridad y la ausencia de clases por la que muchos padres no lograron comprender las razones por las que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se desenvolvieron antes que en el Conurbano y que llevaron a decir a algunos escobarenses “no se puede creer lo que tardaron en abrir las escuelas. Es una vergüenza que jueguen de esta manera con el futuro de nuestras generaciones”.

La gestión de la pandemia también fue un factor clave que explica la pérdida de votos del oficialismo y, en el distrito, los vecinos no olvidan que pasan los gobiernos comunales, incluido el de Sujarchuk vigente desde el 2015, y las obras por el hospital del Bicentenario de Garín no se concluyen. “De hecho parece la fachada del Elefante Blanco de Villa Lugano en la CABA” dicen los vecinos por el estado de abandono de una obra que lleva consumidos $409.517.778. Un grupo de ciudadanos autoconvocados de la zona activaron un petitorio en la página web Change.org.

Leé también: El “Elefante Blanco” de la intendencia de Escobar de Sujarchuk, un problema sin solución

En materia de inseguridad, las carencias van en aumento y la sensación se transforma en realidad palpable. En los primeros cinco meses del 2021, se produjeron 11.266 delitos equivalentes a 75 delitos diarios. Más de 4.000 vecinos juntaron firmas para pedir inmediatas medidas de seguridad al Intendente Ariel Sujarchuk. 

Todos datos que ayudan a comprender el abrupto descenso de votos a favor de la gestión comunal y el alto ausentismo en los centros de votación. Cuestiones que fueron anotadas por el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien poniéndose al frente de la campaña, recorrió Escobar y sostuvo: “Hay que mejorar la seguridad, en la Ciudad, por ejemplo, se hizo un cambio sustancial con la labor de Diego Santilli, por eso creo que es el mejor candidato para la provincia. Tiene experiencia, lo hizo y es una de las pocas personas en la Argentina que puede demostrar resultados en la seguridad. Queremos construir un país con educación, un país que haya laburo. Hoy no se consigue trabajo, no hay empresas que generen trabajo, sino que las que hay se van”, al apoyar a su candidato Roberto Costa.

Sujarchuk recogió el guante y aseguró: “Si a Larreta, que tiene un gobierno de 208 kilómetros cuadrados y nosotros de 330 con la isla, le damos a administrar Escobar con el 1% de su presupuesto no dura ni 30 días”Los juegos sutiles de la política son analizados con lupa por los cuadros de La Cámpora que buscan indagar acerca de la conducta de algunos intendentes que mejoran sus porcentajes de votos en las boletas cortas, en el tramo de concejales, en sus distritos en comparación con el segmento de los legisladores nacionales.

Si bien pueden existir pases de facturas en las próximas horas, Ariel Sujarchuk puede contrarrestar criticando la falta de interés en terminar con la cláusula anti reelección pensada por Sergio Massa y María Eugenia Vidal, que en su momento fue aceptada con bombos y platillos por Sujarchuk para luego denostarla y pedir a viva voz que se derogue.

En el año 2016, el Poder Legislativo de la Provincia de Buenos Aires por medio de la Ley Nº 14.836 eliminó la reelección indefinida para los intendentes, legisladores, concejales y consejeros escolares. Estos quedarían habilitados únicamente para una reelección y para disputar nuevamente el mismo cargo deberían dejar pasar un mandato.

Sujarchuk sabe que el año 2023 es una incógnita para él. De mantenerse la norma tal como está escrita, quienes fueron electos en 2015 y reelectos en 2019, no podrán presentarse en el próximo turno electoral. El triunfo que obtuvo su lista en las PASO 2021 deberá ser revalorizado en noviembre y, además, deberá mostrar que puede volver a reunir niveles de sufragios positivos como los que consiguió en 2019. Si no lo consigue, la ola de votos de la oposición lo puede hundir y con ese naufragio pueden perderse todos los planes pensados para el día después que deje de ser intendente de Escobar.

Escrito por
Buenos Aires, NA