Publicado el 18 de Julio de 2022 - 10:43 | Última actualización: 18 de Julio de 2022 - 12:41

Sergio Romero, sobre la movilización de la CGT: “La mayoría de los trabajadores en la Argentina son pobres”

El titular del sindicato de Docentes (UDA) y miembro de la central obrera ratificó que la central obrera marchará “contra los formadores de precios”, y le marcó la cancha al Gobierno.

Por
Romero (en el medio) dijo que "el Gobierno tiene una deuda muy grande con el movimiento obrero y con los trabajadores" Romero (en el medio) dijo que "el Gobierno tiene una deuda muy grande con el movimiento obrero y con los trabajadores" Damián Dopacio (NA)

Tras un largo letargo sin salir a las calles, la semana pasada la CGT confirmó que volverá a movilizarse el próximo 17 de agosto en la Plaza de los Dos Congresos. No será un paro general, sino una protesta contra “los formadores de precios”. No obstante, también representará una marcada presión para el Gobierno Nacional, socio político de la central obrera hasta el momento.

“La movilización es producto del estado en el que estamos viviendo los ciudadanos argentinos. Hay una situación de una complejidad absoluta en el campo social, económico, de la salud, de la educación. Es decir, no anda casi nada bien en el país, todo tiene dificultades”, aseguró Sergio Romero, titular de la Unión Docentes Argentinos (UDA) y secretario de Políticas Educativas de la CGT.

Como miembro de la “mesa chica” del sindicalismo, explicó que saldrán “en contra de los formadores de precios, pero también le vamos a decir al Gobierno que haga una lectura fiel y firme de la movilización”. Y apunto: “La mayoría de los trabajadores en la Argentina son pobres. No vamos a permitir que haya ajustes que sostengan la pobreza de nuestros trabajadores. Si sostener el plan económico implica pobreza, no quepa ninguna duda de que va a haber lucha”.

LEER MÁS: A 28 años del Atentado a la AMIA: “Es mentira que el tiempo lo cura todo”

Será la primera vez que movimiento obrero unido se manifestará durante la gestión de Alberto Fernández, quien hasta el momento había contado con el respaldo cerrado de la CGT. “Algunos dirigentes sindicales hablan de ir en contra de los formadores de precios, sí, pero también hay que ir en contra de aquellos que tiene la obligación de corregir la política para beneficiar a los trabajadores”, remarcó Romero.

En ese sentido, hizo hincapié en la figura de Silvina Batakis, que en el interior de la CGT es mirada con cierta desconfianza. Entre otras medidas, la nueva ministra de Economía prometió seguir los lineamientos del acuerdo con el FMI, aumentar la presión tributaria y frenar el gasto público. “El peronismo da trabajo, no lo quita. Si ella viene por el ajuste y el despido de los trabajadores la vamos a combatir muy fuertemente”, anticipó el dirigente educativo.

Además, indicó que “se habla de una inflación para el mes de julio del 8%” por lo que “ya hay que empezar a abrir nuevamente paritarias. Ya, en lo inmediato. Si bien hay cláusulas de revisión en la mayoría de los acuerdos, va a haber que adelantarlas y en esto cumple un rol preponderante el Ministerio de Trabajo”. Y aclaró: “Hoy, un docente que se inicia en el sistema educativo argentino tiene un salario inicial de 60.000 pesos cuando una familia necesita de 105.000 para no ser pobre. Estamos casi más cerca de la indigencia que de la pobreza”.

Romero, por otro lado, también llamó a avanzar sobre el auxilio financiero de $35 mil millones para obras sociales que el Ejecutivo se comprometió a darle a la CGT pero que aún se encuentra en stand by: "Hubo promesas del Gobierno a través de sus distintas áreas de gestión que han sido incumplidas. El Gobierno tiene una deuda muy grande con el movimiento obrero y con los trabajadores. El peronismo tiene que girar 180° y empezar a pensar como Perón".

Leé más: Pichetto: "El poder presidencial está debilitado y se debilita cada vez más"

LA CRISIS DEL FRENTE DE TODOS

Otro de los temas que ha causado impacto en la Argentina es la incertidumbre por las internas políticas que hoy mantienen en vilo a la coalición gobernarte del Frente de Todos. El enfrentamiento entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner es un hecho que ha levantado la preocupación de la CGT, que ve falta de gestión del oficialismo ante el contexto social y económico, así como también el riesgo latente de un hipotético desorden institucional.

Desde la CGT vamos a sostener la institucionalidad del Gobierno hasta el último minuto. Aunque llegue con muletas, tiene que cumplir su mandato. Lo que sí vamos a tutelar fielmente desde la CGT son las políticas que deben ser en favor de los trabajadores. Este gobierno se tiene que expedir rápidamente con políticas concretas para los trabajadores. Primero, sostener las paritarias libres”, sostuvo Romero.

LEER MÁS: Manzur afirmó que con Batakis buscarán "avanzar en cada una de las realidades provinciales"

Consultado, en diálogo con Infobae, si su posición estaba más cerca de la de CFK que de la de Alberto Fernández, Romero evitó responder directamente, pero dejo algunas pistas: No quiero meterme en ningún tipo de diferencia política en el frente. Hay un presidente que respeto, es la expresión política más importante del país, pero reconozco la capacidad política de Cristina Kirchner, es una líder y es una mujer que dentro del frente es la que más mide electoralmente”.

En paralelo, intentó bajarle dramatismo a las constantes críticas que la vicepresidenta la ha hecho al presidente en sus últimas apariciones públicas. “Ella hace lo que corresponde. Si no, estaría dejando de hacer política. Hace las observaciones desde su mirada política de cómo se debe gestionar, en esas opiniones puede coincidir o no con la Casa Rosada, pero son las diferencias lógicas y razonables cuando se conforma un frente electoral”.

LAS REUNIONES DE CRISTINA CON MIEMBROS DE LA CGT

Se refirió, por último, a los últimos contactos que Cristina tuvo primero Héctor Daer (miembro del triunvirato de la CGT y secretario general del Sanidad) y la última semana con otros dirigentes cegetistas de primera línea como Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (OSBA) y Gerardo Martínez (UOCRA). “La CGT, de manera institucional, mantiene contacto con todo el arco político, mucho más dentro del Frente de Todos. Por eso hacemos un llamamiento a toda la política para sacar el país adelante”.

Y concluyó: “El rumbo económico tiró por los aires la inflación y dejó los salarios por debajo de la línea de pobreza. Ese rumbo económico no es el que queremos los trabajadores. Vamos a salir a la calle no solamente contra los formadores de precios: pareciera que el empresario tiene la responsabilidad de lo que está pasando, pero la política permite que actúe de esta manera”.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina