| Última actualización: 19 de Diciembre de 2022 - 19:19

Los drones "kamikaze" rusos golpearon a Kiev y Putin viajó a su aliado Bielorrusia

Las ofensivas tienen como blanco el sistema de energía eléctrica ucraniano. Crece el temor en Ucrania de que Minsk se una a la invasión.

El presidente ruso, Vladimir Putin, arriba al aeropuerto internacional de Minsk para sostener conversaciones conversaciones con el mandatario Alexander Lukashenko. December 19, 2022. Sputnik/Sergei Karpukhin/Pool via REUTERS Dimensions: 7269 x 4879- Size: 6.1MB- Source: Reuters El presidente ruso, Vladimir Putin, arriba al aeropuerto internacional de Minsk para sostener conversaciones conversaciones con el mandatario Alexander Lukashenko. December 19, 2022. Sputnik/Sergei Karpukhin/Pool via REUTERS El presidente ruso, Vladimir Putin, arriba al aeropuerto internacional de Minsk para sostener conversaciones conversaciones con el mandatario Alexander Lukashenko. December 19, 2022. Sputnik/Sergei Karpukhin/Pool via REUTERS Dimensions: 7269 x 4879- Size: 6.1MB- Source: Reuters El presidente ruso, Vladimir Putin, arriba al aeropuerto internacional de Minsk para sostener conversaciones conversaciones con el mandatario Alexander Lukashenko. December 19, 2022. Sputnik/Sergei Karpukhin/Pool via REUTERS

Moscú lanzó el lunes un ataque con drones "kamikaze" contra infraestructuras clave en Kiev y sus alrededores, horas antes de que el presidente ruso, Vladimir Putin, llegara a Bielorrusia, alimentando el temor a que presione a su aliado para que se sume a una nueva ofensiva contra Ucrania.

La Fuerza Aérea ucraniana declaró que sus defensas aéreas derribaron 30 drones, en el tercer ataque aéreo ruso contra la capital ucraniana en seis días y el último de una serie de ofensivas desde octubre que han tenido como objetivo la red eléctrica ucraniana, provocando apagones generalizados en medio de temperaturas bajo cero.

Según las autoridades, al menos tres personas resultaron heridas y nueve edificios sufrieron daños en la región de Kiev.

La agencia ucraniana de energía atómica acusó a Rusia de enviar uno de los drones sobre parte de la central nuclear del sur de Ucrania, en la región de Mykolaiv.

"Se trata de una violación absolutamente inaceptable de la seguridad nuclear y radiológica", escribió Energoatom en Telegram.

Las fuerzas invasoras rusas ocupan actualmente la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa, cerca de la línea del frente en el sureste de Ucrania.

Los drones "kamikaze" usados en los ataques son aviones no tripulados desechables de producción barata que vuelan hacia su objetivo antes de caer en picada a gran velocidad y detonar con el impacto.

En la oscuridad de la noche, un incendio arrasó una instalación energética en el distrito central de Shevchenko, a menudo objetivo de los ataques, según dijo un testigo a Reuters.

"Oí una explosión. Y en tres o cuatro minutos escuché otra", expresó un anciano que trabaja de vigilante en un hospital cercano.

LEÉ: Guerra entre Rusia y Ucrania: bombardeos de ambos bandos no dejan margen para una tregua

El distrito de Solomyansk, en la parte occidental de Kiev, un concurrido centro de transportes, sede de una estación de tren y de uno de los dos aeropuertos de pasajeros de la ciudad, también fue alcanzado.

Las autoridades de Kiev declararon que 18 de los 23 drones fueron derribados sobre la ciudad, de 3,6 millones de habitantes. "Como resultado del ataque a la capital, instalaciones de infraestructuras críticas resultaron dañadas", declaró Vitali Klitschko en la aplicación de mensajería Telegram.

"Los ingenieros están trabajando para estabilizar con rapidez la situación con el suministro de energía y calefacción".

Oleskiy Kuleba, gobernador de la región que rodea Kiev, dijo que resultaron dañadas infraestructuras y viviendas particulares y que dos personas resultaron heridas. Agregó que el ataque causó daños "bastante graves" y que tres zonas se habían quedado sin electricidad.

Actividad Bielorrusa

Desde hace meses hay una constante actividad militar rusa en Bielorrusia, un estrecho aliado del Kremlin que las tropas de Moscú utilizaron como plataforma de lanzamiento para su frustrado ataque contra Kiev en febrero.

El viaje de Putin para mantener conversaciones con el líder bielorruso, Alexander Lukashenko, es el primero que realiza a Minsk desde 2019, antes de la pandemia y de una ola de protestas en 2020 que Lukashenko aplastó con un fuerte apoyo del Kremlin.

"Durante (estas conversaciones) se trabajarán cuestiones para una mayor agresión contra Ucrania y la participación más amplia de las fuerzas armadas bielorrusas en la operación contra Ucrania, en particular, en nuestra opinión, también sobre el terreno", dijo el comandante de las fuerzas conjuntas ucranianas Serhiy Nayev antes de la llegada de Putin.

Lukashenko señaló en repetidas ocasiones que no tiene intención de enviar tropas de su país a Ucrania.

LEÉ: Rusia atacó Kiev y otras ciudades: las defensas de Ucrania responden con el derribo de drones

El Kremlin rechazó la sugerencia de que Putin quiera empujar a Bielorrusia a un papel más activo en el conflicto. La agencia de noticias RIA Novosti citó al portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, diciendo que tales informes eran "infundados" y "estúpidos".

Las tropas rusas que se trasladaron a Bielorrusia en octubre realizarán ejercicios tácticos de batallón, informó la agencia de noticias rusa Interfax, citando al Ministerio de Defensa ruso. No estaba claro cuándo comenzarían.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, declaró que las fuerzas armadas se mantienen firmes en la ciudad de Bajmut, escenario de los combates más encarnizados desde hace muchas semanas, mientras Rusia intenta avanzar en la región ucraniana oriental de Donetsk.

"El campo de batalla de Bajmut es crítico", afirmó.

"Controlamos la ciudad aunque los ocupantes están haciendo todo lo posible para que no quede ningún muro en pie".

Zelenski pidió el lunes a los líderes occidentales reunidos en Letonia, entre ellos el primer ministro británico Rishi Sunak, que suministren una amplia gama de sistemas de armamento.

(Escrito por Lincoln Feast y Nick Macfie; editado en español por José Muñoz y Carlos Serrano, Reuters)

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina