Domingo, 11 Julio 2021 12:01
Por Belén Canonico

Cuáles fueron las influencias más fuertes de la música popular argentina en los últimos 60 años

Desde los Beatles y Elvis Presley, pasando por grandes baladistas europeos como Raphael y Domenico Modugno, las bandas pop de los noventa y 2000, hasta la música urbana actual.

Los íconos del rock nacional Los íconos del rock nacional

La reciente muerte de Raffaella Carrà hizo que la Argentina y todo el mundo vuelva a repasar la inmensa trayectoria de la cantante y animadora italiana, que llegó a ser un ícono de la música popular de los ochenta en Latinoamérica. Y no solo su música impactó en la música nacional, sino que en los últimos 60 años las influencias extranjeras marcaron el rumbo de distintos géneros, como el rock nacional, la música melódica, el pop y los movimientos urbanos.

Surgimiento y transformación del rock nacional

A mediados de la década del cincuenta, Elvis Presley revolucionó la escena musical estadounidense convirtiéndose en “El Rey del Rock and Roll” y el impacto que generaron sus canciones pegadizas y bailables, su estilo y su manera de moverse sobre el escenario se replicó en nuestro territorio.

El rock en español tuvo gran aceptación en el público con exponentes que lograron el reconocimiento internacional, como Eddie Pequenino, que fue uno de los pioneros en el género, Sandro -quien en sus inicios reversionaba temas de Elvis y Jerry Lee Lewis junto a Los de Fuego-, Los Cinco Latinos y Billy Cafaro, entre otros artistas hicieron bailar al público durante años. Pero el cambio radical en la música local llegaría unos años más tarde.

La “beatlemanía” fue uno de los fenómenos musicales más fuertes del mundo y la Argentina no se quedó afuera. Mientras que John Lennon, Paul McCartney, Ringo Starr y George Harrison rompían las fronteras de Reino Unido para copar el globo, en el país comenzaron a aparecer distintos grupos que querían ser como los Beatles y aunque algunos los imitaron sin éxito, otros encontraron su propio sonido y terminaron dándole forma al rock nacional.

Los grupos fundacionales del género fueron Los Gatos, que en los sesenta alcanzaron la fama con “La balsa”, un tema compuesta por Tanguito y Litto Nebbia; Almendra, de Luis Alberto Spinetta, Rodolfo García, Edelmiro Molinari y Emilio del Guercio; Manal que fusionaba rock y blues; y Arco Iris, que contrastaba con el resto de las bandas por estar más relacionada con el hippismo. Todas marcaron el camino de un estilo musical que se convirtió en un símbolo de la resistencia al autoritarismo de la última dictadura militar, una época en la que muchos artistas fueron censurados y perseguidos por producir “material subversivo”.

Sui Generis -con Charly García y Nito Mestre como formación original-, y tiempo después Serú Girán, La máquina de hacer pájaros, León Gieco, entre tantos otros grupos y artistas solistas impregnaron sus canciones con fuertes mensajes sociales y versiones acústicas. Mientras que Norberto “Pappo” Napolitano con Pappo’s Blues iniciaba un largo recorrido como el máximo exponente del rock y el blues, con fuertes influencias del heavy metal, que surgió a fines de los sesenta en Estados Unidos e Inglaterra.

Luego de la Guerra de Malvinas, un periodo en el que la música en inglés estuvo censurada en la Argentina y el regreso de la democracia hizo que el rock local volviera a adquirir tonos más festivos con bandas como Soda Stereo, Sumo, Sueter, Los Twist, Virus, Los abuelos de la nada, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, entre las bandas más representativas, y marcó la entrada de voces femeninas como Celeste Carballo, Fabiana Cantilo, Hilda Lizarazu, Patricia Sosa, Las Viudas e Hijas de Roque Enroll y Las Bay Biscuits.

Los Rolling Stones también imprimieron su sello en la música nacional, desde el estilo “rolinga” que imitaba los looks característicos de la banda, hasta en el sonido que se vio reflejado a fines de los ochentay principios de los noventa en el surgimiento del “rock barrial”, con Los Ratones Paranoicos, La Renga, Viejas Locas, Los Piojos, Caballeros de la Quema y Attaque 77, con influencias punk, entre tantas bandas que se caracterizaban por centrarse en temas relacionados con sus propias experiencias e intereses de la juventud de una clase social baja.

Baladas y música festiva

La balada romántica, de ritmos lentos y letras cargadas de sentimientos acapararon Europa y Latinoamérica en los años sesenta. Raphael, Julio Iglesias, Camilo Sesto, Rocío Dúrcal, Nino Bravo y José Luis Perales fueron algunos de los intérpretes españoles que rápidamente conquistaron con sus voces a la Argentina y el resto del continente. Y desencadenaron la fusión entre las baladas y el rock, que marcó el surgimiento de “la nueva ola”, un estilo que fue desarrollado por Leo Dan, Palito Ortega, Leonardo Favio, Sandro, Piero y años más tarde el dúo Pimpinela, quienes representaron a la música hispano alrededor del mundo.

La música italiana también fue fundamental. Domenico Modugno, con “Volare”; Nicola Di Bari con “Los días del arco iris”: Lucio Battiste con “Mi libre canción y Umberto Tozzi con “Te amo” marcaron una época con canciones románticas pero también con fuertes toques festivos. Y así en la década del ochenta también Raffaella Carrá con “Tuca, tuca” y “Hay que venir al sur” se convirtió en un ícono en la escena artística Argentina, ya que no solo tenía una propuesta musical atractiva e innovadora, sino que contaba con el magnetismo y el carisma que solo una gran diva puede tener.

El género siguió creciendo a lo largo de los años manteniendo las influencias europeas y con nuevos exponentes latinos, como Luis Miguel, Cristian Castro y Ricardo Montaner.

El boom del pop, “Boy bands” y “Girl bands”

En la década del noventa, surgieron las Spice Girls en Londres. Compuesto por Geri Halliwell, Melanie C, Victoria Beckham, Melanie B y Emma Bunton, el grupo no solo arrasó en los rankings de todo el mundo con el hit “Wannabe”, sino que se transformó en un ícono pop, un género que ya contaba con grandes exponentes como Madonna y Michael Jackson.

Y este grupo de cinco chicas se sumó al fenómeno de las “Boy Bands” -grupos compuestos por hombres- como Backstreet Boys, NSYNC y Five que fue replicado en Argentina Bandana y Mambrú, bandas que lograron cautivar al público infantil y juvenil pero no alcanzaron alborotar la escena musical por fuera de los límites del país. Lo mismo ocurrió con grupos que surgieron de proyectos audiovisuales, como “Erreway” a principios del 2000 y “Teen Angels”, diez años más tarde, pero fue una fórmula que se sigue repitiendo.

Ritmos latinos, trap, reggaetón y música urbana

Los ritmos latinos como la cumbia colombiana y venezolana tuvieron una fuerte influencia en la música local, con canciones bailables, pegadizas con muchas letras de baladas románticas que con el tiempo le dio espacio a nuevas variantes, como la cumbia, el cuarteto, la cumbia villera, con letras de protesta y testimoniales, y la cumbia pop, en los últimos años.

El reggaetón, que surgió en Puerto Rico en 1990, también tomó mucha relevancia en la Argentina en los últimos 15 años. “Gasolina”, de Daddy Yankee fue el primer tema de reggaetón que sonó hasta el hartazgo en todos lados y le abrió camino a otros artistas extranjeros y su avance obligó a muchos artistas locales que se identificaban con géneros más melódicos a incursionar en el rubro, como Luciano Pereira y Soledad Pastorutti.

A su vez, la combinación entre hip hop anglosajón y el rap le había dado inicio al trap en los noventa en Estados Unidos, pero en Argentina se instaló más de una década después. A diferencia de otras épocas, las nuevas generaciones de artistas no se encasillan en un solo género, sino que parten de una base y se permiten explorar con colaboraciones junto a colegas que en otro momento serían vistos como una competencia directa y todo tipo de ritmos. Asimismo, las redes sociales y las plataformas audiovisuales funcionan como una vidriera al mundo que permite que se den a conocer con mayor facilidad.

El ejemplo más claro es Nicki Nicole, una cantante rosarina de 20 años que se convirtió en la primera artista argentina en cantar en la televisión estadounidense, luego de presentarse en el show de Jimmy Fallon; L-Gante, que en cuestión de semanas se ubicó como uno de los cantantes más escuchados del país y hasta llegó a salir de gira por Europa en plena pandemia, o Tini Stoessel que tras haber saltado a la fama de la mano de Disney con “Violetta” inició su carrera solista con música pop y melódica pero recién tuvo fuertes repercusiones al sumarse a la movida del reggaetón acompañada por colegas como Sebastián Yatra, Mau y Ricky, Nacho y Karol G.

Escrito por Belén Canonico
Buenos Aires, NA