Martín del Río escribió una carta y defendió su inocencia por el doble crimen de Vicente López

El hijo menor del matrimonio y el principal acusado por el asesinato se desligó de las acusaciones en su contra. "Amaré toda mi vida a mis padres", aseguró.

La carta de Martín del Río desde la cárcel. La carta de Martín del Río desde la cárcel.

El hijo menor del matrimonio asesinado en Vicente López y principal apuntado como presunto autor del crimen, Martín del Río, escribió una carta desde la cárcel, en la que defendió su inocencia y aseguró que “amaré toda mi vida a mis padres”.

“Hola, soy Martín Santiago del Rio. Lo primero que quiero decir es que soy inocente. Me mataron a mis padres. Amé, amo y amaré toda mi vida a mis padres, Quique y Mecha. Fueron las personas que me criaron, me cuidaron siempre en las buenas y en las malas”, comenzó.

Y siguió: “Mi padre me enseñó lo mucho o lo poco que soy. Quique fue mi padre, mi amigo, mi maestro, y siempre tenía la palabra justa en el momento preciso. Ya sabíamos, por el tono de su voz, si algo pasaba”.

“Mecha, mi madre era su coequiper. Ella siempre atenta a todo. La familia siempre. Preocupada y atenta por si alguien necesitaba algo, súper amiga de sus amigas. Ella era mi mamá. Termino el colegio y a los 17 arranco a trabajar con mis padres”, mencionó.

LEÉ MÁS: Seis detenidos por narcomenudeo: el líder era buscado por secuestros extorsivos

“Mi padre tenía varias empresas de seguridad y limpieza y algunos garajes en Capital. Yo arranco en el negocio de los garajes aprendiendo de él todo el tiempo. Trabajando con ellos nuestra relación creció a niveles únicos. Éramos súper compinches en todo. Sume mucha experiencia de él y de mi madre. Siempre súper trabajadores. Únicos. La familia y el negocio eran lo más importante”, puntualizó.

En ese sentido, manifestó: “Toda la vida lo único que hice fue hacerlos felices!!! Todo lo que pude hacer lo hice. Desde el cariño, el afecto, el disfrute, estar presente siempre. Dos momentos fueron cruciales para nuestras vidas: la enfermedad de mi madre y mi padre. Dos enfermedades neurológicas graves. En ambas con mi hermano peleamos y luchamos para poder superarlas y le ganamos a las dos. Fueron momentos duros de angustia y dolor”.

En la parte final de la carta, luego de contar que “desde los 19 años estoy de novio y casado con la persona más maravillosa del mundo, Cecilia”, del Río le dedicó unas palabras a sus hijos: “Los amo y ustedes sabe quién es su padre y cuánto amaba a sus abuelos”.

“Diego, hermano querido, solo decirte que te amo. En mi vida hubiese hecho una cosa así. Nunca. Viejos los amo y los voy a amar toda la vida. Gracias viejitos amados. Voy a luchar para saber qué les pasó. Soy inocente. Me mataron a mis padres”, concluyó.

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina