Publicado el 27 de Junio de 2022 - 12:46 | Última actualización: 28 de Junio de 2022 - 15:05

Rusia eliminó a "mercenarios georgianos" y lanzó un ataque sobre Kremenchuk

Las fuerzas rusas liquidaron a aquellos que estuvieron involucrados en la tortura y el asesinato de prisioneros de guerra, informó en Moscú el Ministerio de Defensa.

Soldados de Georgia que defendían a Ucrania Soldados de Georgia que defendían a Ucrania NA-Actualidad RT

Rusia informó que sus fuerzas "liquidaron a dos grupos de mercenarios extranjeros cerca de Lisichansk, Lugansk, incluidos miembros de la 'Legión georgiana' involucrados en la tortura y el asesinato de sus militares desarmados", según anunció el portavoz del Ministerio de Defensa, Igor Konashenkov.

"El 26 de junio, en combates a tres kilómetros de la refinería de petróleo de Lisichansk en la República Popular de Lugansk, las unidades rusas destruyeron dos grupos mercenarios de sabotaje y reconocimiento con un total de 14 militantes. El primer grupo era 'internacional' y estaba formado por ciudadanos de varios estados europeos; el segundo incluía solo mercenarios de Georgia, parte de la llamada 'Legión Georgiana'", precisó Konashenkov en una sesión informativa el lunes.

El portavoz añadió: "Los militantes georgianos liquidados estuvieron involucrados en la brutal tortura y asesinato de militares rusos cerca de Kiev en marzo de este año... Los encontramos y los castigamos".

Konashenkov enfatizó que el Ministerio de Defensa vigila a todos los mercenarios sospechosos de crímenes contra las fuerzas rusas, informó el sitio Sputnik.

La llamada Legión Georgiana se formó en 2014 y estaba dirigida por Mamuka Mamulashvili, una rusófoba notoria y curtida en batallas que luchó en Chechenia en los años 90, en el conflicto entre Georgia y Osetia del Sur en 2008 y en el Donbass a partir de 2014, recordó el mismo medio. 

En este último conflicto, Mamulashvili y sus tropas intentaron aplastar a las incipientes repúblicas de Donbass, que proclamaron su independencia de Ucrania tras el golpe de estado respaldado por los Estados Unidos en Kiev en febrero de 2014, siguió.

En 2017 y 2018, periodistas italianos y rusos revelaron la relación directa del grupo mercenario con el golpe, incluida la coordinación de los misteriosos ataques de francotiradores contra los manifestantes y la policía antidisturbios ucraniana, lo que ayudó a llevar el plan golpista a la victoria.

Después de que Rusia comenzara su operación especial en Ucrania en febrero, la 'Legión Georgiana' acaparó rápidamente los titulares internacionales después de verse implicada en un video amateur que mostraba a prisioneros de guerra rusos atados y desarmados tirados en el suelo sangrando y siendo ejecutados mientras una voz detrás de la cámara se burlaba de ellos. 

Días después de que se publicaran las imágenes, Mamulashvili dijo en una entrevista que su unidad no "tomaría cautivos" y, al comentar sobre el video de tortura, dijo que "a veces [estas personas] tienen las manos atadas".

A fines de marzo, Henry Hoeft, un idealista veterano del Ejército de los Estados Unidos de 28 años que viajó a Ucrania para unirse a la lucha contra Rusia, contó sus experiencias con la legión, incluida una advertencia de un camarada ucraniano según quien los combatientes de la legión estaban "amenazando con dispararle por la espalda" por su negativa a viajar a Kiev sin las armas adecuadas.

Ataque a Kremenchuk

Se teme que decenas de civiles mueran o resulten heridos después de que un cohete ruso impactara en un concurrido centro comercial en la ciudad de Kremenchuk, en el centro de Ucrania, dijeron el lunes funcionarios ucranianos.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, dijo en una publicación de Telegram que el número de víctimas era “inimaginable”, citando informes de que había más de 1.000 civiles en el interior en el momento del ataque.

Minutos después, Kyryl Tymoshenko, subjefe de la oficina presidencial, dijo en una publicación de Telegram que al menos dos personas murieron y unas 20 resultaron heridas, de las cuales nueve se encuentran en estado grave.

Zelenski enfatizó que el objetivo “no representaba una amenaza para el ejército ruso” y no tenía “valor estratégico”, en tanto que acusó a Rusia de sabotear “los intentos de la gente de vivir una vida normal, lo que enoja tanto a los ocupantes”.

“Rusia continúa descargando su impotencia en los civiles comunes. Es inútil esperar decencia y humanidad de su parte”, apuntó el presidente.

 El alcalde de la ciudad, Vitaliy Maletskiy, informó en una red social: “Un ataque con cohetes en Kremenchuk golpeó un área muy concurrida, que es 100% seguro que no tiene ningún vínculo con las fuerzas armadas. Hay muertos y heridos”. 

Las autoridades ucranianas dijeron que los equipos de emergencia estaban en el lugar, según pudo recoger la agencia Associated Press.

El ataque se produjo cuando Rusia estaba montando un ataque total contra el último bastión ucraniano en la región oriental de Lugansk, "arrojando fuego" sobre la ciudad de Lisichansk desde tierra y aire, según el gobernador local. 

Lisichansk representaría un objetivo inmediato de Rusia después de capturar la ciudad vecina de Sievierodonetsk en los últimos días. 

Los rusos estaban tratando de bloquear la ciudad desde el sur, “destruyendo todo lo que su artillería y lanzacohetes múltiples pueden alcanzar”, informó otra autoridad, de apellido Haidai. 

Fuego contra Sloviansk

Mientras tanto, al oeste, el alcalde de la ciudad de Sloviansk, potencialmente el próximo gran campo de batalla, dijo que las fuerzas rusas dispararon municiones en racimo contra la ciudad después del amanecer, incluida una que golpeó un vecindario residencial.

Las autoridades dicen que aún no se confirmó el número de muertos y heridos mientras que consolidaban sus defensas alrededor de Sloviansk por la preocupación de que podría ser el próximo gran objetivo ruso si cae Lisichansk. 

La semana pasada, el presidente ucraniano Volodimir Zelenski dijo que Rusia quería “capturar y destruir completamente” Sloviansk.

La onda expansiva de la explosión del lunes voló la mayoría de las ventanas de los bloques de apartamentos circundantes y los autos estacionados debajo, cubriendo el suelo con vidrios rotos.

“Todo está ahora destruido. Somos las únicas personas que quedan viviendo en esta parte del edificio. No hay electricidad. Ni siquiera puedo llamar para contarles a los demás lo que nos pasó”, dijo entre lágrimas Valentina Vitkovska, residente local, mientras hablaba sobre la explosión.  

En general, la oficina de Zelenski dijo que al menos seis civiles murieron y otros 31 resultaron heridos como parte del intenso bombardeo ruso contra varias ciudades ucranianas durante las últimas 24 horas, incluidas Kiev y las principales ciudades del sur y este del país, pero sin contar el ataque en Kremenchuk.

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina