Martes, 28 Diciembre 2021 14:05

La vacuna china presenta su "resumen de trabajo en el extranjero"

Según estadísticas aún por completar, China ha proporcionado vacunas contra la COVID-19 a más de 120 países y organizaciones internacionales de todo el mundo, con un total de casi 2.000 millones de dosis, lo que representa un tercio del uso global total de vacunas fuera de China.

el joven filipino Melvin Chua recibió la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19 en Beijing. el joven filipino Melvin Chua recibió la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19 en Beijing. Foto - NA -

Si la vacuna contra la COVID-19 de China tuviera su propio pasaporte, las páginas interiores deberían estar cubiertas con los sellos de muchos países del mundo. Este año ha viajado para ayudar a más de 120 países y organizaciones internacionales de todos los continentes en su lucha contra la pandemia.

A principios de 2021 se lanzó oficialmente la vacuna contra la COVID-19 de China y, hasta la fecha, personas de multitud de países y de todas las edades han recibido el inyectable chino.

LEER MÁS: EEUU: se dispararon las hospitalizaciones pediátricas en medio del aumento de casos

En abril pasado, el joven filipino Molvin Chua recibió la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19 en Beijing. Agradeció a su universidad por organizar, lo antes posible, la vacunación para los estudiantes internacionales, a fin de que pudieran estudiar y vivir mejor, pero al mismo tiempo también estaba preocupado mucho por la pandemia en su ciudad natal.

Nacido en la pobreza, Chua se ganaba la vida vendiendo esponjas limpiadoras en la calle cuando era un niño. Estudió diligentemente, fue admitido en la universidad y recibió una beca del Gobierno chino. En plena pandemia, mostró preocupación por la situación de su familia: "Sé que las vacunas escasean ahora y espero que mi familia pueda vacunarse cuanto antes".

Felizmente, las vacunas proporcionadas por China a Filipinas siguieron llegando y los miembros de la familia de Chua fueron vacunados. Recientemente, se graduó y regresó a Manila para reunirse con los suyos.

Al ver que la vida de todos volvía gradualmente a la normalidad, se mudó y escribió una carta de agradecimiento a la vacuna china: "Quiero agradecer a China por proporcionar vacunas contra la COVID-19 a Filipinas, protegiendo a los filipinos y sus familias".

La ciudad de Victoria Falls, en Zimbabue, es famosa por sus paisajes hermosos. Sin embargo, tuvo que ser "cerrada" debido a la pandemia y su alcalde, Somveli Dhlamini, vivió momentos difíciles hasta la llegada de la vacuna china.

En declaraciones a Xinhua, Dhlamini dijo que "somos muy afortunados y agradecemos al Gobierno chino por su ayuda". "El presidente (zimbabuense, Emmerson) Mnangagwa, vino a nuestra ciudad en persona para comenzar la vacunación (...) y un gran número de personas han venido a los lugares de vacunación" para
recibir las dosis, añadió.

Gracias a la ayuda de las vacunas chinas, Victoria Falls pronto logró la inmunidad de rebaño y se convirtió en una de las primeras ciudades del mundo en conseguir este tipo de inmunidad. Con gratitud, Dhlamini eligió una postal que representa el paisaje de las cataratas de Victoria y la envió a la vacuna china, como si ella fuera una persona.

El alcalde escribió en el reverso: "Las vacunas chinas, de Sinopharm y Sinovac, han contribuido enormemente a la recuperación del turismo en las cataratas de Victoria. Gracias al Gobierno de China por el apoyo. -Dhlamini, alcalde de la ciudad de Victoria Falls".

Según estadísticas aún por completar, China ha proporcionado vacunas contra la COVID-19 a más de 120 países y organizaciones internacionales de todo el mundo, con un total de casi 2.000 millones de dosis, lo que representa un tercio del uso global total de vacunas fuera de China, y se ha convertido en el mayor proveedor
extranjero de inyectables. La mayoría de estas soluciones se suministran a países en desarrollo.

"Demasiadas personas han muerto en la pandemia. ¡Necesitamos la vacuna!" Frente a la cámara de Xinhua, el músico folclórico Cresencio Arias, de 82 años, estaba emocionado y no podía ocultar su tristeza. Arias vive en el estado rural de Tabasco, en el sur de México, lejos de las grandes ciudades. Esperaba la vacuna, sentía miedo todos los días, pero no sabía cuándo iba a llegar. Pero su sorpresa fue grande cuando desde la lejana China llegaron las dosis en mayo. Fue a vacunarse con su familia de inmediato.

"Quiero agradecer a China por proporcionar vacunas a personas en todo el mundo. Estamos muy agradecidos", manifestó. Después de más de medio año, el rostro del anciano se alejó de las preocupaciones causadas por la COVID-19. "Protección de vacunas. Hemos protegido a nuestra familia. Quiero decir que todos deben vacunarse", acotó.

A principios de 2020, cuando la enfermedad del nuevo coronavirus era más crítica en la ciudad central china de Wuhan, algunos niños de América Latina hicieron una serie de dibujos para animar al pueblo chino. Este año, los niños latinoamericanos volvieron a pintar para China, pero el tema ha cambiado de "Vamos Wuhan" a "Gracias vacuna china".

El frasco de vidrio vestido con un traje tradicional chino con detalles en color rojo es el retrato que Sophia Cerbino, una niña argentina de 11 años, hizo de la vacuna china. El 25 de noviembre, en un centro de vacunación en Buenos Aires, la capital de Argentina, esta niña tímida estiró con valentía el brazo: "Las vacunas pueden proteger mi salud. Estoy muy feliz. ¡Gracias China Vaccine!".

En los países que han autorizado el uso de las vacunas chinas por su excelente seguridad y eficacia, la población protegida con los viales ha abarcado casi todos los grupos de edad. El joven egipcio Mostafa Sayed estudió chino en la Universidad de El Cairo durante cuatro años.

Tras el estallido de la pandemia, la industria del turismo en la que estaba involucrado cayó en una depresión repentina y él estuvo al borde del desempleo.
Por casualidad, se convirtió en el intérprete del grupo de expertos que la farmacéutica china Sinovac envió a Egipto para orientar la construcción de una fábrica. "Participar en la construcción de una fábrica para la producción de vacunas es la traducción más significativa que he hecho", dijo Sayed.

En septiembre de este año, Sinovac y la empresa egipcia VACSERA pusieron en funcionamiento la planta química local en Aguzha, provincia de Giza, para producir vacunas. Se prevé que la planta tenga una capacidad de producción anual de 200 millones de dosis, que pueden satisfacer las necesidades de viales de Egipto.
Con el aumento en la tasa de vacunación, la industria del turismo se ha recuperado gradualmente en Egipto y Sayed ha regresado a su antigua profesión.

"Amigos, gracias por ayudar a nuestro país a producir la nueva vacuna para que cada vez más personas reciban auxilio. Mi familia y amigos se han beneficiado de esto", dijo el joven. Hasta ahora, las empresas chinas han construido o están construyendo bases de llenado de existencias y centros locales de producción de vacunas en 19 países, brindando el apoyo técnico correspondiente a los países que tienen necesidades de cooperación en vacunas.

Con la ayuda de China, cada vez más países comienzan a producir vacunas, que no solo satisfacen sus propias necesidades, sino que también llegan a los países vecinos, lo que aliviará en gran medida el problema de la escasez de inyectables.

Sayed cree que con los esfuerzos conjuntos de todos los países, la tasa de vacunación seguirá aumentando, y finalmente llegará el día para superar el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19. "Espero con ansias el regreso de los expertos chinos con los que he trabajado, y quiero llevarlos a una hermosa gira por Egipto", expresó.

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA