| Última actualización:13 de Septiembre de 2022 - 16:07

El rey Carlos, en Irlanda del Norte, rindió homenaje al papel pacificador de la reina

El entusiasmo por el nuevo monarca y los buenos recuerdos de la reina fueron evidentes durante una visita cargada de simbolismo.

El Rey Carlos III. El Rey Carlos III. NA-Niall Carson/Pool vía Reuters

El Rey Carlos III fue instado a mantener sus propios esfuerzos y los de su difunta madre en pro de la reconciliación entre las comunidades divididas de Irlanda del Norte cuando visitó el martes la provincia gobernada por los británicos para encabezar el luto por la Reina Isabel.

Miles de simpatizantes recibieron a Carlos con apretones de manos, sonrisas y palabras cariñosas mientras caminaba entre las filas de personas que se agolpaban en las calles frente al castillo de Hillsborough, la residencia oficial del monarca en la provincia.

Sin embargo, la visita también estuvo cargada de significado político, dado el historial británico en Irlanda y los años más recientes de violencia en Irlanda del Norte, conocidos como los "Problemas".

LEE: El rey Carlos habló ante al Parlamento y viajó a Escocia para la vigilia de la reina

En una ceremonia celebrada en el castillo de Hillsborough, el presidente en funciones de la Asamblea de Irlanda del Norte, Alex Maskey, rindió un efusivo homenaje a la reina y a su contribución a la reconciliación.

"La reina Isabel no fue una observadora distante en la transformación y el progreso de las relaciones en estas islas y entre ellas", dijo Maskey, miembro del Sinn Fein, que busca la reunificación de Irlanda.

"Ella demostró personalmente cómo los actos individuales de liderazgo positivo pueden ayudar a romper las barreras y fomentar la reconciliación", afirmó.

Maskey, quien fue sometido a internamiento como sospechoso de pertenecer al Ejército Republicano Irlandés en los años 70, dijo que Carlos ya había demostrado que entendía la importancia de la reconciliación y estaba comprometido con ella.

"El reto para todos nosotros es renovar el trabajo que usted y la reina Isabel ya han hecho", señaló. Carlos también estrechó de manera calurosa la mano de la vicepresidenta del Sinn Fein, Michelle O'Neill, líder del partido en Irlanda del Norte.

"Muchas gracias por las cosas increíblemente amables que ha dicho sobre mi madre", le dijo Carlos. "Ella jugó un gran papel aquí en términos de reconciliación (...) Es el fin de una era, sin duda", afirmó O'Neill.

LEE: Miles de personas salieron a las calles de Escocia a observar el paso del féretro de la Reina

Símbolo de la unión

En 2011, Isabel se convirtió en la primera monarca británica en visitar la República de Irlanda desde su independencia de Londres casi un siglo antes, un paso que el primer ministro Micheál Martin calificó el jueves de crucial en la normalización de las relaciones.

Pese a ser un potente símbolo de la unión, durante la visita de Estado, que tuvo un gran éxito, hizo poderosos gestos de reconciliación por el sangriento pasado británico en Irlanda, que culminaron con un discurso en el que expresó su pesar por siglos de conflicto.

Un año después de su visita a Irlanda, la reina, cuyo primo Lord Louis Mountbatten fue asesinado por el IRA en 1979, estrechó la mano del antiguo comandante del IRA y entonces viceprimer ministro norirlandés, Martin McGuinness, en Belfast.

Fue un hito en un proceso de paz que puso fin, en gran medida, a tres décadas de violencia entre facciones probritánicas, mayoritariamente protestantes, y nacionalistas, mayoritariamente católicos, que buscaban la reunificación de Irlanda e Irlanda del Norte.

Carlos, dirigiéndose a los políticos de alto nivel en el castillo, dijo estar comprometido con el bienestar de todo el pueblo de Irlanda del Norte. También rindió homenaje a la reina Isabel.

"Mi madre vio a Irlanda del Norte pasar por cambios trascendentales e históricos. A lo largo de todos esos años, nunca dejó de rezar por mejores tiempos para este lugar y sus gentes, cuyas historias conocía, cuyas penas sintió nuestra familia y por las que sentía un gran afecto y consideración", afirmó.

LEE: El príncipe William habló tras la muerte de la Reina Isabel II: "Perdí una abuela y sabía que este día llegaría"

"Vivir juntos"

Antes, de camino a Hillsborough, Carlos bajó de su auto para encontrarse y saludar a algunas de las miles de personas que se alineaban en las calles para darle la bienvenida entre cánticos de "Dios salve al rey".

"Nuestros amigos aquí en Irlanda del Norte, todos queremos vivir juntos, realmente lo queremos. Creo que la gente con diferentes religiones reconoce el maravilloso trabajo que ella (la reina) hizo. Espero que todos sigamos adelante y apoyemos a nuestro rey", dijo Joey McPolin, de 77 años, de Dramore.

Isabel falleció el jueves en el castillo de Balmoral, en Escocia, sumiendo a la nación en el luto por una monarca que reinó durante 70 años. Carlos, de 73 años, está viajando a los cuatro territorios de su reino antes del funeral del lunes.

En Escocia, el féretro de la reina, envuelto en una bandera, descansó en la catedral de San Gil de Edimburgo, donde miles de personas pasaron para presentar sus últimos respetos.

Decenas de miles acudieron el lunes a observar la procesión del féretro a lo largo de la histórica Royal Mile. Tras una vigilia silenciosa a la que asistieron Carlos, su hermana Ana y sus hermanos Andrés y Eduardo en la catedral, la gente hizo cola durante la noche para pasar junto al féretro.

El féretro de la reina saldrá de Escocia más tarde en el día y fue trasladado en avión a Londres y conducido al Palacio de Buckingham. El miércoles será llevado en un gran desfile militar hasta Westminster Hall, donde comenzará un periodo de vigilia hasta el funeral del lunes.
El público podrá pasar junto al féretro durante las 24 horas del día hasta la mañana del funeral.

Con información de la agencia Reuters

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina