Publicado el 27 de Junio de 2022 - 08:32 | Última actualización: 27 de Junio de 2022 - 10:17

El Kremlin sostuvo que no hay "ninguna razón" para hablar de un cese de pagos de Rusia

El 20 de mayo, Rusia anunció que había pagado intereses de dos deudas, según consignó un medio francés.

Interior del Kremlin Interior del Kremlin NA-Kremlin Photo

El Kremlin afirmó el lunes que no hay "ninguna razón" para hablar de un cese de pagos de Rusia, como evocaron algunos medios debido a que tenedores de obligaciones rusas no recibieron los intereses antes de la fecha límite, que era el domingo.

"No hay ninguna razón para calificar esta situación de cese de pagos. Este pago fue efectuado en mayo en divisas extranjeras. Las afirmaciones sobre un cese del pago ruso son absolutamente ilegítimas", afirmó a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El pasado 20 de mayo Rusia anunció que había pagado intereses de dos deudas, de 71,25 millones de dólares y 26,5 millones de euros respectivamente, es decir, siete días antes de la fecha prevista para evitar que esas transferencias fueran bloqueadas a causa de las sanciones, que entraban en vigor el 25 de mayo.

LEE: Rusia entró en default por no pagar su deuda externa por primera vez desde 1918

Si los acreedores no recibían esas sumas antes del 26 de junio, Rusia hubiera entrado en situación de impago: "No se trata de un impago de nuestro país, se trata del hundimiento artificial y deliberado del sistema internacional de pagos", denunció el vicepresidente de la cámara alta del Parlamento, Konstantin Kosachev, en declaraciones a la agencia Ria Novosti.

Peskov advirtió que Occidente no debería apropiarse, so pretexto de un impago, de las reservas financieras rusas congeladas en el extranjero debido a las sanciones occidentales ordenadas contra Moscú a raíz del conflicto en Ucrania. "Estas reservas están congeladas de forma ilegítima y cualquier intento de utilizarlas será igualmente ilegítimo, prácticamente será un robo", subrayó, según citó el medio France24.com

La pasada semana, el ministro ruso de Finanzas, Anton Siluanov, afirmó que Rusia había saldado en rublos los pagos de unos intereses de su deuda adquirida en dólares, y también negó tajantemente que el país estuviera en riesgo de impago.

LEE: En la previa del G7, decenas de misiles rusos golpearon Kiev y otras ciudades ucranianas

El ministro acusó a las "contrapartes extranjeras" de rechazar efectuar los pagos en divisas extranjeras y, de ese modo, crear las condiciones de un impago artificial. A finales de mayo, Rusia anunció que reembolsaría su deuda exterior en rublos, al no poder hacerlo en dólares a causa de las sanciones.

“Cualquiera puede declarar lo que quiera. Pero cualquiera que entienda lo que está pasando sabe que esto no es de ninguna manera un incumplimiento”. apuntó a su turno el ministro de finanzas de Rusia, Anton Siluanov.

El efectivo quedó atrapado después de que el Tesoro de EE. UU. dejara que expirara una laguna en las sanciones, eliminando una exención que había permitido a los tenedores de bonos estadounidenses recibir pagos del soberano ruso.

LEE: Guerra en Ucrania: Rusia tomó Severodonetsk y afirmó su dominio en el este ucraniano

Una semana después, el agente pagador de Rusia, el Depósito Nacional de Pagos, también fue sancionado por la Unión Europea. En respuesta, Vladimir Putin introdujo nuevas regulaciones que dicen que las obligaciones de Rusia sobre los bonos en moneda extranjera se cumplen una vez que se transfiere la cantidad apropiada en rublos al agente pagador local.

El Ministerio de Hacienda realizó sus últimos pagos de intereses, equivalentes a unos $400 millones, bajo esas reglas el jueves y viernes, se explicó en el diario La República de Colombia. Sin embargo, ninguno de los bonos subyacentes tiene términos que permitan la liquidación en la moneda local.

LEE: El G7 lanza un ambicioso programa de infraestructura para países en desarrollo

Según Siluanov, tiene poco sentido que los acreedores busquen una declaración de incumplimiento a través de los tribunales porque Rusia no ha renunciado a su inmunidad soberana y ningún tribunal extranjero tendría jurisdicción.

“Si finalmente llegamos al punto en que se reclaman los activos diplomáticos, esto equivale a romper los lazos diplomáticos y entrar en un conflicto directo. Y esto nos pondría en un mundo diferente con reglas completamente diferentes. Tendríamos que reaccionar de manera diferente en este caso, y no a través de canales legales”, acotó Sulianov.

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina