| Última actualización:09 de Septiembre de 2022 - 07:41

Cómo es el protocolo para la asunción del nuevo rey

Al heredero de la corona se lo conocerá como Carlos III, tras la muerte de su madre, la reina Isabel II. 

Por
El futuro Rey de Inglaterra, el Príncipe Carlos. El futuro Rey de Inglaterra, el Príncipe Carlos. Reuters.

La reina Isabel, la monarca más longeva de la historia de Reino Unido, falleció el jueves a los 96 años, y su hijo Carlos la sucederá como rey.  A continuación se explica el protocolo que rodea la llegada al trono de un nuevo monarca.

Carlos es el sucesor al trono inmediatamente después de la muerte de la monarca. Se convoca un Consejo de Adhesión lo antes posible, normalmente en 24 horas, y se celebra en el Palacio de St. James, la residencia oficial del soberano, para proclamar al sucesor. El consejo está formado por los Consejeros Privados que asesoran al monarca desde la época normanda. En la actualidad están formados por unos 670 políticos de alto nivel, incluida la primera ministra, Liz Truss.

También están presentes los Lores Espirituales y Temporales, obispos de la Iglesia de Inglaterra que forman parte de la Cámara de los Lores, incluido el Arzobispo de Canterbury, junto con los homólogos seculares del reino. El alcalde de Londres, los funcionarios y comisarios de alto rango de los otros 14 reinos que tienen al monarca como jefe de Estado también forman parte del Consejo, cuyo presidente es actualmente la parlamentaria Penny Mordaunt.

LEE: Murió la reina Isabel II del Reino Unido a los 96 años

Todos los Privy Counsellors (Consejeros Privados del monarca) serán invitados, sin embargo, no todos podrán asistir debido a la poca antelación. En 1952, tras la muerte de Jorge VI, 191 miembros asistieron al Consejo de Adhesión de Isabel. El Consejo de Acceso se divide en dos partes:

Primera parte 

El presidente del Consejo anuncia la muerte del monarca y el secretario del Consejo, Richard Tilbrook, lee en voz alta el texto de la Proclamación de Acceso. Un grupo denominado "plataforma", que incluye a los miembros presentes de la familia real, al primer ministro, al arzobispo de Canterbury y al conde mariscal -el duque de Norfolk, Edward Fitzalan-Howard, el principal miembro de la nobleza que se encarga de organizar las ceremonias de Estado- firma la proclamación.

Una vez firmada, el presidente pide silencio y el Consejo se ocupa de los asuntos pendientes, como la difusión de la proclamación y las instrucciones para el disparo de los cañones de artillería en el Hyde Park de Londres y en la Torre de Londres.

Tras la primera parte del consejo, la proclamación es leída desde la Galería de la Proclamación, un balcón situado sobre el Friary Court del Palacio de St. James, por el Rey de Armas de la orden de la Jarretera, actualmente David White, el heraldo de mayor rango en Inglaterra cuya función ceremonial conlleva un salario anual de 49 libras, fijado en la década de 1830.

Le acompañan el conde mariscal y otros representantes vestidos con la indumentaria heráldica tradicional. La proclamación va acompañada de salvas de cañón y los heraldos se desplazan a Mansion House, en la City de Londres, donde se lee en el Royal Exchange. La proclamación se lee públicamente en las demás capitales del Reino Unido -Edimburgo, Belfast y Cardiff- y en otros lugares.

LEE: El Gobierno expresó sus condolencias por la muerte de la Reina Isabel II y se solidarizó con el pueblo británico

Segunda parte

La Parte II del Consejo de Acceso la celebra el nuevo soberano, sin embargo, no siempre tiene lugar inmediatamente después de la Parte I. Solo asisten los Consejeros Privados y comienza con una declaración personal de Carlos relativa a la muerte de la reina A continuación, presta un juramento en relación con la seguridad de la Iglesia de Escocia, tal y como exige la ley de 1707 por la que Escocia se unió a Inglaterra y Gales para formar Gran Bretaña. Esto es lo que han hecho todos los soberanos en su Acceso desde 1714.

Suponiendo que Carlos opte por gobernar con su nombre, el juramento dice: "Yo, Carlos III, por la Gracia de Dios del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y de mis otros Reinos y Territorios Rey, Defensor de la Fe, prometo y juro fielmente que mantendré y preservaré inviolablemente el establecimiento de la verdadera Religión Protestante tal y como se ha establecido en las Leyes hechas en Escocia en la prosecución de la Reclamación de Derecho y particularmente por una Ley titulada 'Una Ley para asegurar la Religión Protestante y el Gobierno de la Iglesia Presbiteriana' y por las Leyes aprobadas en el Parlamento de ambos Reinos para la Unión de los dos Reinos, junto con el Gobierno, el Culto, la Disciplina, los Derechos y los Privilegios de la Iglesia de Escocia. Con la ayuda de Dios". El nuevo monarca firma entonces dos copias del juramento.

Fuente: Reuters

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina