Jueves, 01 Julio 2021 07:30
Por Antonio D' Eramo

China festeja los cien años del Partido Comunista vacunando a mil millones de personas y liberando dosis para la Argentina

El Presidente de China, Xi Jinping aguardó por los festejos del centenario del PCCh para permitir la venta masiva de vacunas a los países que necesitan enfrentar la cepa Delta.

China festeja los cien años del Partido Comunista vacunando a mil millones de personas y liberando dosis para la Argentina

Toda diplomacia es una guerra continua por otros medios”, sostuvo para la posteridad Zhou Enlai, primer ministro de China desde el establecimiento del gobierno comunista en 1949, hasta su muerte en 1976.

Esa máxima representa un dogma para la llamada diplomacia del dragón que, en la actualidad, puede ponerse en práctica por la crisis producida por la pandemia de coronavirus, sus sucesivas olas y por la disponibilidad de las vacunas chinas que servirán para aliviar una aguda demanda de dosis presente en varias naciones, no sólo en la Argentina.

China no dejará pasar la oportunidad que tiene para promover la capacidad de sus laboratorios y enseñar al mundo su notable capacidad productiva, que le servirá para reforzar su imagen de potencia responsable durante la segunda y tercera ola de Covid-19.

El contraste surge con las potencias de Occidente que, como lo hace EEUU, canalizan sus ayudas a través del mecanismo ideado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el fondo Covax, en el cuál China tiene incidencia a través de sus dos vacunas homologadas por el organismo rector de la salud mundial pero que, a la fecha, no parece funcionar con la celeridad requerida por numerosos Estados que necesitan inocular a su población de riesgo.

Durante la primera parte de la crisis por la pandemia a comienzos de 2020, el gobierno de la República Popular China sólo sumó críticas por la falta de información de sus vacunas y dudas por su seguridad y eficacia además de contratos que no se cumplieron en tiempo y forma.

Sin embargo, el temor por la irrupción de la variante “supercontagiosa” Delta del virus Sars-CoV-2 le ofrece al gobierno de Xi Jinping una nueva posibilidad de liderar la lucha entre potencias por la “diplomacia de las vacunas” que producirán notables cambios geopolíticos.

Durante el 2020, el Partido Comunista Chino privilegió la inoculación de sus compatriotas y la orden de Xi Jinping había sido clara al comienzo de la crisis pandémica. Para comenzar a vender vacunas en escala, a otros países, al menos se debe vacunar a 500 millones de habitantes chinos para el 1 de Julio de este año, cuando comienzan las celebraciones por los 100 años de la creación del partido fundado por Mao Zedong.

Pues bien, la cifra se cumplió con creces. China superó ese objetivo y se vacunaron más de mil millones de personas, exactamente 1.225.734.000 con una dosis aplicada y, de esta manera, se convirtió en el país que más inyecciones inoculó a sus habitantes en números totales.

Su gigantesca población alcanza los 1.411.894.009, según datos actualizados de Worldometers. Por ello, según el reporte de la Universidad Johns Hopkins, se posiciona octavo entre los países que más vacunaron si se los mide cada 100.000 habitantes.

De esta manera, el 1 de julio, el primer día de la semana del jubileo por el centenario del Partido Comunista, se convierte en algo más que una fecha simbólica, representa además la luz verde para comenzar a exportar vacunas de Sinovac; SinoPharm y CoronaVac a la Argentina y a los países con los que China está interesado en negociar para extender su área de influencia mundial.

Tal cual informó NA en su edición de ayer el gobierno argentino ya prepara una decena de vuelos de Aerolíneas Argentinas para ir a buscar, en principio, 8 millones de dosis de la vacuna Sinopharm

Las incógnitas por la eficacia de las vacunas chinas contra la variante Delta

Pocos días atrás, la jefa científica de la OMS, Soumya Swaminathan advirtió que la variante Delta, reportada por primera vez en la India, está en “camino de convertirse en la variante dominante en el mundo debido a su mayor transmisibilidad”. Las autoridades estadounidenses afirmaron que será la cepa que predominará en ese país en el corto plazo; en el Reino Unido y en India es la causante de los recientes brotes y en Alemania y Francia han pedido a sus poblaciones maximizar los cuidados.

En Argentina aún no circula entre la población, pero se han detectado unos pocos casos que han sido aislados rápidamente, como la experiencia de un joven de 26 años que llegó a Buenos Aires procedente de EEUU el 4 de junio pasado y, tras dar positivo el test de PCR, la muestra tomada en la estación aeroportuaria de Ezeiza fue analizada por la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud Dr. Carlos Malbrán, donde se confirmó que la variante Delta había llegado al país.

Identificada en la India en el mes de marzo, esta mutación del virus que produce la enfermedad de Covid-19, está presente en 70 países y la preocupación de las autoridades sanitarias locales tiene razón de ser porque los estudios internacionales indican que es un 60% más transmisible que la variante Alfa —identificada en el Reino Unido— que a su vez era un 50% más transmisible que la variante original de Wuhan en China.

Es una variante supercontagiadora, lo cual es preocupante, porque posee características que permiten que evada al sistema inmunitario y quizá sea más esquiva que la variante Beta identificada en Sudáfrica, que hasta ahora era la peor además, tiene la mayor transmisibilidad entre las observadas hasta ahora lo que la torna una pésima combinación”, explicó en una conferencia virtual Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute, un centro de investigación genética de los Estados Unidos.

Ahora bien, ¿las vacunas que se conocen son eficaces contra esta variante? En principio, las experiencias de Gran Bretaña y la India han demostrado que en el transcurso de un mes la cepa Delta se convirtió en la dominante por lo cual se concluye que es más transmisible e infecciosa que las variantes anteriores. En Escocia han aumentado las hospitalizaciones por la acción de esta mutación del virus original. También ha quedado claro que cuando la Delta ingresa a un país se propaga con facilidad y rapidez y cuesta mucho contenerla.

Sin embargo, las vacunas aprobadas de emergencia por los organismos reguladores sanitarios son eficaces contra la enfermedad grave que producen las cepas Alfa y Beta pero no protegen con igual eficiencia contra la Delta. Las personas inoculadas con dosis de Pfizer producían menos anticuerpos capaces de neutralizar la nueva cepa en comparación con las anteriores. En el Reino Unido se informó oficialmente que el 31% del total de los pacientes confirmados con la variante Delta que necesitaron atención urgente habían sido vacunados con una dosis.

El problema de evaluación de las vacunas es que se desarrollan con diferentes métodos, con un virus atenuado, con ARN mensajero y con adenovirus como vectores, y no existen estándares de eficacia acordados en la OMS, por lo que cada vacuna podría generar un grado de protección distinto frente a la nueva cepa Delta.

Mientras que el virólogo Benjamin Pinsky de la universidad de Stanford afirmó a National Geographic que “necesitamos más información sobre el rendimiento de algunas de las vacunas más ampliamente disponibles en otras partes del mundo. Creo que la gente tiene que asegurarse de ponerse la vacuna”, el doctor en farmacología molecular de la Universidad Pierre et Marie Curie, Pablo Goldschmidt, sostuvo a NA que “estamos en un ensayo clínico, humano, trasnacional, planetario y todavía no sabemos todo acerca de las vacunas. Las distintas vacunas son muy buenas, han protegido a muchas poblaciones pero aún debemos seguir investigando acerca de su eficacia y seguridad”

El vocero de SinoVac Lui Peicheng afirmó a medios internacionales que el efecto de la vacuna CoronaVac producida en Pekín se reduce frente a esta nueva variante del Sars-CoV-2 . Explicó que los resultados preliminares de estudios basados en muestras de sangre de personas inoculadas con el suero de SinoVac marcaron una reducción de tres veces el efecto neutralizante contra la Delta. Por ese motivo en el laboratorio especulan con la posibilidad de dar una tercera inyección de refuerzo que podría provocar una reacción de anticuerpos más fuerte y duradera frente a la nueva amenaza.

En las últimas horas ha trascendido que investigadores chinos, luego de realizar análisis con la población vacunada en algunas regiones de su país, encontraron que las vacunas producidas en su territorio son “bastante efectivas” para reducir el riesgo de casos sintomáticos graves causados por la Delta. Sin embargo las investigaciones no discriminan que vacunas chinas son más efectivas que otras.

Las vacunas de SinoPharm y de SinoVac se realizan con un virus desactivado. Son más caras, porque necesitan un proceso de cultivo del virus en una célula pero son más seguras que las que utilizan las técnicas de ARN mensajero y  adenovirus como vector que son dos procesos que nunca se habían utilizado hasta esta crisis sanitaria. Las dudas de las vacunas chinas producidas de manera tradicional con un virus inactivo pasan por la eficacia para contrarrestar la infección por Covid-19. Por ello se habla, para estos casos, de una tercera dosis de refuerzo.

En el caso de la vacuna Convidicea de la empresa CanSinoBio, el método utilizado incluye un adenovirus 5 como vector, que es el utilizado para elaborar la ausente segunda dosis de Sputnik V. Esta característica interesa sobre manera a la administración de Alberto Fernández que ha logrado vacunar a muchos habitantes con la primera dosis de la vacuna rusa que utiliza un adenovirus 26 en su primera inyección pero que requiere de una segunda aplicación con el adenovirus 5 como vector.

Si bien muchos investigadores sostienen que con la primera dosis de la Sputnik V se está debidamente cubierto contra la posibilidad de una enfermedad grave, la aparición de la supercontagiosa variante Delta ha producido una ansiedad mayor para completar la inoculación con el segundo componente.

Dos buenas noticias para aquellos que busquen la segunda dosis: la vacuna de CansinoBio utiliza el adenovirus 5 por lo que puede reemplazar la segunda dosis de la Sputnik V y China ha comenzado su jubileo patriótico y exportador que permitirá que lleguen más vacunas y de manera más rápida a nuestro país.

Escrito por
Buenos Aires, NA