Viernes, 27 Agosto 2021 19:09

Un joven quedó en coma tras ser atacado por una patota en El Jagüel

Por el caso del brutal ataque al joven de 18 años hay al menos un detenido y un prófugo que se sospecha habría huido al interior.

Esta es la plaza donde se habría producido el brutal ataque. Esta es la plaza donde se habría producido el brutal ataque. FOTO CAPTURA GOOGLE

Un joven de 18 años permanecía internado en estado de coma tras haber sido agredido a golpes cuando se encontraba junto a cuatro amigos, que durante el episodio recibieron heridas leves, en la localidad bonaerense de El Jagüel, en el partido de Esteban Echeverría.

Alan Ismael Rico se encontraba desde el lunes pasado internado en el Hospital Santamarina, de Monte Grande, con coma inducido y con respirador artificial, luego de haber sido sometido a dos operaciones por los serios traumatismos recibidos en la cabeza.

Según publicó el sitio local El Diario Sur, por el caso hay un detenido, mientras que el acusado de tomar mayor protagonismo en la agresión habría abandonado el sur del Gran Buenos Aires para dirigirse a algún punto del interior del país.

 

Gimnasio

 

El cruento hecho se registró el lunes último por la tarde, cuando Rico se dirigía con sus amigos a un gimnasio en el que practican boxeo y pasaban por una plaza cercana al club Martínez Moreno.

Brian, hermano del muchacho, contó que  los jóvenes fueron interceptado por un grupo compuesto por unas 15 personas, entre ellos algunos hombres con mucha más edad.

Los integrantes de la patota comenzaron a provocar y a insultar a los jóvenes: uno de los integrantes del grupo "habría tenido problemas con uno de los amigos de Alan por el tema de una novia", reveló Brian en diálogo con el sitio del diario Crónica.

El joven contó que su hermano y los amigos lucharon "con tres o cuatro al mismo tiempo, hasta que uno le tiró una botella en la cabeza y Alan cayó desvanecido".

Brian contó que Alan "llevó la peor parte" ya que sus amigos recibieron solo heridas leves. Cuando cayó al piso producto del botellazo, testigos dijeron que Alan siguió recibiendo patadas en el piso.

"Está muy delicado, los médicos nos dijeron que si creemos en Dios que nos encomendemos a él porque es una situación muy compleja", sostuvo Brian sobre la crítica situación de su hermano.

Escrito por
Buenos Aires, NA