Publicado el Martes, 28 Diciembre 2021 02:50
Por Antonio D'Eramo

Pinamar comenzó la temporada con una explosión de casos leves de Covid-19 y con guardavidas reclamando por salarios

La semana comenzó con una huelga total convocada por la Asociación Guardavida de Pinamar que se unió a otras seccionales para reclamar la aplicación de la ley que rige la actividad mientras que hay 83 habitantes infectados por la cepa delta que permanecen aislados.

Pinamar. Pinamar. Foto NA.
Por Antonio D'Eramo

El clima acompaña en la última semana del año pero las cuestiones económicas y sanitarias parecen presagiar fuertes conflictos, del tamaño de un huracán, para la primera quincena del mes de enero sino se toman medidas de cuidado para bajar los casos de Covid-19, al menos a los niveles del mes de noviembre y no se resuelve el conflicto, eminentemente salarial, de los guardavidas que viene con antecedentes complicados durante la pasada temporada.

En febrero de 2021 se produjo la protesta más enérgica de  los trabajadores que deben velar por la seguridad de los turistas en las playas de la costa bonaerense cuando decidieron realizar un paro total, el 18 de febrero de 2021, por sueldos adeudados y mejoras salariales.

Fernando Espinach, representante gremial, afirmaba hace casi un año, “reclamamos una escala salarial que comience en 52 mil pesos para noviembre hasta llegar a los 56 mil en marzo. Los compañeros no pueden ganar menos teniendo en cuenta como se han desvalorizado los sueldos desde 2019”.

Pues bien, el discurso no se ha modificado y sólo se trata de actualizar los valores al actual incremento del costo de vida. La inflación es una herramienta que no sólo sirve para licuar deudas y empobrecer a los trabajadores y pensionados que reciben una renta fija sino que, además, representa el motivo principal de las acciones sindicales en los últimos años. El alza del costo de vida casi les da una razón de ser a los gremios.

Por ello, el reclamo no se producirá en febrero de 2022 sino que, esta vez, se protesta desde temprano. La Asociación de Guardavidas de Pinamar (AGP) que conduce Espinach pide un sueldo básico, inicial, de 76.000 pesos. Según denuncia, en algunos balnearios privados, los empresarios pagan casi la mitad de esa suma.

Espinach explicó, …un trabajador de categoría inicial del sector privado, que trabaja seis días a la semana, seis horas cada jornada, recibe aproximadamente 37 mil pesos. Mientras que los trabajadores que dependen directamente del municipio  que conduce el dirigente del PRO –JxC, Martín Yeza, cobran más del doble".

“El salario se encuentra atrasado al mes de noviembre de 2019. Llevamos dos años y medio sin recomposición salarial. Toda la temporada pasada se trabajó con el salario anterior", explicó el sindicalista que, también, ratificó “pedimos un básico de 76.000 pesos para la categoría más baja”. Pero, además, hay otros temas urgentes por los que también se reclama y son cuestiones que atañen a la seguridad de los veraneantes.

Fernando Espinach explicó “hay cerca de 20 balnearios a los que les falta un guardavidas de los dos obligatorios que deben tener por normativa, y al municipio le resta incorporar un número similar que ocupe la totalidad de la temporada obligatoria por ley, que es 150 días. Al no pasar esto, lo que termina ocurriendo es que algunos puestos se encuentran cerrados desde el comienzo de la temporada”.

Precisamente, ese fue uno de los reclamos que se extendieron por la costa bonaerense y que tuvo epicentro en el centro de Villa Gesell, el domingo 26, cuando confluyeron guardavidas de varias localidades para reclamar  al gobierno provincial y a las administraciones municipales, la puesta en práctica de la ley 14.978 que rige la actividad.

Hemos advertido a la Provincia que hay un déficit importante en materia de seguridad en playas, faltan trabajadores, faltan elementos de seguridad y sabemos que va a ser una temporada con mucha gente, por eso le pedimos a la Gobernación que interceda y se haga cargo de la responsabilidad”, señaló a la prensa Agustín Rosberg, de la Unión de Guardavidas.

La protesta se produjo en medio del dolor de una  familia de San Nicolás que perdió a un niño de 5 años que murió en una zona que debía estar siendo cubierta por guardavidas pero que en cambio se había reemplazado a los rescatistas por carteles.

O, la tragedia que vive la familia de Luis Fernando Arias Maldonado de 21 años que “murió la mañana del 28 de noviembre pasado en el balneario frente al hotel Viejo Ostende, un lugar que debió haber tenido guardavidas y no lo tuvo. No fue un accidente, fue negligencia. Situaciones como estas son las que estamos intentando evitar”, explicó Fernando Espinach.

El fantasma del Covid-19 se corporeiza una vez más

Los guardavidas explican que ya hay una gran cantidad de turistas y que la temporada 2022 será un éxito por la gran cantidad de visitantes que llegarán hasta las playas bonaerenses de la que Pinamar lejos estará de ser una excepción. Operadores turísticos de Pinamar transmitieron sus miedos y preocupaciones por el crecimiento de casos de Covid-19 de los últimos 10 días.

“Estamos seguros que la temporada 2022 será superior en ingresos  y visitas a la del 2021 pero el problema con el coronavirus es que, el año pasado tuvimos cerca de 900 casos activos hacia fines de enero y principios de febrero. El intendente daba cuenta de 200 casos positivos por día, en su mayoría turistas que llegaban acompañados por otras personas que, debían ser aisladas. Si ese caos se repite este año y con un número mayor de visitantes la temporada se nos puede estropear”, señaló Alejandro Sotomayor un comerciante con varias temporadas encima.

Para el secretario de salud de la intendencia, Eduardo D’Agostino, es posible que se repitan los números del año pasado. Pero ahora contamos con una campaña de vacunación  más agresiva que posibilita que el gran porcentaje de casos positivos  cursen la enfermedad en sus casas. En Pinamar habilitamos el vacunatorio del edificio del sindicato único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal, frente al hospital municipal".

En ese centro de atención, la preocupación de los profesionales de la salud, crece porque observan con atención el incremento de la tasa de positividad de los testeos realizados en la última  semana. “Cuando la tasa de positividad de una localidad es superior al 10% de todos los test realizados tenemos la obligación de preocuparnos y en los días recientes se ubica en torno al 22%”, explicaron médicos del hospital.

Los registros indican que Pinamar tuvo 19 nuevos contagios y  que hasta el día de Navidad, el municipio contaba con 83 personas cursando la infección y 234 habitantes aislados por ser contactos estrechos de los casos positivos. La demanda de testeos ha crecido y en la última semana se pasó de 25 diarios a realizar casi un centenar de hisopados.

La buena noticia es que, a pesar del incremento de los casos positivos, no hay internados en la denominada “zona Covid” ni en las 19 de alta complejidad. Sin embargo, el temor de los comerciantes, hoteleros y dueños de balnearios es que la infección de uno de los miembros de la familia o de un grupo de amigos derive en el estricto aislamiento de las personas que tuvieron contacto con el infectado, estropeándose el período de vacaciones.

Escrito por
Buenos Aires, NA
Última actualización: Martes, 28 Diciembre 2021 06:35