La pedagogía solidaria atraviesa la grieta socioeconómica

Mendoza y Tucumán desde hace 20 años impulsan proyectos solidarios por no haber en la sociedad tan ricos o pobres como para ignorar la realidad, dijo la educadora Nieves Tapia.

Proyecto “Manos ancestrales”, de la Escuela N° 213 “Cacique Martín Iquín”, de Quilmes, Colalao del Valle, Tucumán. Proyecto “Manos ancestrales”, de la Escuela N° 213 “Cacique Martín Iquín”, de Quilmes, Colalao del Valle, Tucumán.

Nuestras ideas crecieron en varias universidades "donde la formación profesional deja de ser sólo para el crecimiento individual y pasó a ser también para aprender cómo se hace para mejorar a la sociedad", aclaró la pedagoga Nieves Tapia.

LEÉ: El nuevo mapa que permite conocer las carreras cortas disponibles en 59 universidades

La responsable del Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario (CLAYSS) señaló en una entrevista que le hizo el periodista Horacio Finoli en el programa radial "Ahora o nunca: el espacio de la educación", que "en Mendoza la educación solidaria está como obligatoria del currículum de la secundaria y, en el caso de Tucumán, hay una red promovida desde el Ministerio provincial de escuelas con esa impronta; en los dos casos hay centenares de proyectos preciosos protagonizados desde el chico de jardín hasta el ciclo medio.

"Cualquiera puede poner en práctica esta pedagogía, que no es criolla sino mundial, -manifestó- porque nadie es demasiado pobre o demasiado rico, o de un lado o del otro, como para no tener algo que ofrecer a los demás".

Expresó además que "en nuestro país tenemos experiencias muy elocuentes de cómo a veces niños y adolescentes que no tienen manera de armar una colecta y dar lo que pueden, pero saben usar su cabeza, su corazón y su mano para transformar la realidad".

Pedagogía solidaria

Tapia recordó que "en Argentina una tercera parte de las escuelas, al menos una vez en los últimos 20 años, han presentado experiencias que unen el aprendizaje y la solidaridad, que se presentan al Premio Presidencial "Escuelas Solidarias"; eso se replicó no sólo acá y América Latina, sino lugares como Kosovo o Bosnia-Herzegovina".

Ante una pregunta, la docente manifestó que "la escuela le hace responder a los chicos la famosa pregunta: ¿para qué sirve la escuela? cuando, en vez de hacer maquetas hacen sillas de ruedas para discapacitados; o en lugar de investigar sólo para la feria de ciencias, hacerlo para mejorar la calidad del agua en tu comunidad; en vez de aprender Historia para la prueba estás armando un museo para tu comunidad".

LEÉ: Modificar el secundario aplicó al trabajo, pero también a formar ciudadanos democráticos

Añadió que "en Venezuela una de las últimas leyes que fue aprobada por unanimidad entre chavistas y antichavistas fue, justamente, la de poner aprendizaje-servicio en las universidades de ese país y eso sigue funcionando".

Ejemplificando el accionar de CLAYSS, dijo que "las experiencias de aprendizaje servicio nacen de las características de cada comunidad y, en los pueblos originarios, estos proyectos normalmente sirven también para validar y poner luz en sus identidades; pienso en los chicos del Colegio Secundario de Arte N°49 de Tilcara de Artes (Jujuy) que están generando talleres para adolescentes que recuperan los instrumentos autóctonos, acompañando a las bandas de sikus y que utilizan las app de su celular para afinar instrumentos milenarios".

Asimismo, en la ciudad de Buenos Aires "u otras tiene que ver también con salir del anonimato, como los chicos que en Villa Urquiza fueron a mapear con sus celulares sacando fotos de todas las cosas del barrio que les parecía que no funcionaban, ponerse a hacer un proyecto y arrastrar a sus vecinos a mejorar su barrio".

También destacó que en Uruguay "firmamos un acuerdo con el Ministerio de Educación cuando estaba el gobierno del Frente Amplio (izquierda) y ahora seguimos trabajando con el actual (Partido Nacional, de derecha), renovado interés por parte de las autoridades porque perciben que nosotros no queremos hacer política partidaria sino contribuir a que haya políticas de Estado en educación que apunten a la solidaridad".

Ante una consulta, indicó que hay que "fortalecer las escuelas que atienden a los sectores más vulnerables, invertir lo más posible en capacitar y mantener actualizados a los docentes, creo que no hay ningún sistema educativo que sea mejor que sus mejores docentes".

Por último, recordó que "siempre hemos apuntado a fortalecer el trabajo de los educadores; en el tema financiamiento, dentro del contexto tan difícil que está viviendo la Argentina, cumplir lo que dice la ley que tengamos por lo menos el 6 o 7 por ciento del presupuesto nacional activo para la educación, es muy importante".

CLAYSS es una asociación civil sin fines de lucro fundada en Buenos Aires en 2002, para fomentar iniciativas de aprendizaje/servicio desarrolladas por estudiantes, educadores y organizaciones comunitarias; convoca en sus filas a más de 100.000 jóvenes y 7500 docentes en todo el país).

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina