Jueves, 23 Abril 2020 21:00

La convivencia entre vecinos, un problema actualizado

La cuarentena general obligatoria produjo, en la Argentina y otros países, un reacomodamiento de la naturaleza, baja de la contaminación y... conflictos.

&lt;p&gt;&lt;strong&gt;Pesas&lt;/strong&gt;. No conviene que se caigan. El ruido es atronador para el departamento de abajo. Foto: NA/elconfidencial.com&lt;/p&gt; <p><strong>Pesas</strong>. No conviene que se caigan. El ruido es atronador para el departamento de abajo. Foto: NA/elconfidencial.com</p>

Un reciente informe en manos de meteorólogos dio cuenta de una menor contaminación como consecuencia de la cuarentena general obligatoria dictada por la pandemia de coronavirus, en la Argentina y otros países.

Presencias animales inesperadas en la vía pública o incluso en vías fluviales contaminadas como el Riachuelo, son algunos de los datos.

Todo eso se produce porque las personas están recluidas en sus hogares y hay menor circulación de vehículos; por ende, una disminución de la contaminación sonora. Pero subyace un problema adicional ya que en los edificios se producen renovados conflictos, que afectan a la convivencia.

Por lo general, los desencuentros se deben a ruidos molestos: música en alto volumen que molesta al de al lado, o bien estampidos generados por una pesa que se cayó, cuando no las vibraciones de la cinta para correr que alguno se compró...

image.png

(Las cintas para correr son ruidosas. Foto: NA/topcomparativas.com)

Las administraciones, entonces, debieron repartir sus papeletas con recomendaciones, recordando regalmentos generales.

Y claro, familias completas están puertas adentro y los más chicos o incluso los deportistas, generan ruidos.

En España incluso, los medios publicaron de los griteríos de reclamo que se suelen oir: "Hombre, que esto no es un hipódromo, es un consorcio de vecinos".

Escrito por
Buenos Aires, NA