| Última actualización: 25 de Enero de 2023 - 20:02

Facundo Améndola, otro de los abogados de la querella, detalló la participación de cada uno de los acusados

Además, hizo un resumen de lo aportado por los distintos testigos,al que acompañó con la exhibición de los videos.

Por
Los abogados de la querella. Los abogados de la querella. Foto NA: JOSÉ SCALZO

Facundo Améndola, integrante del equipo de abogados de la querella, detalló en su alegato la participación de cada uno de los rugbiers en el ataque y crimen de Fernando Báez Sosa y aseguró que "le pegaban como si fuera una bolsa de papas".  

Además, hizo un resumen de lo aportado por los distintos testigos acompañado por la exhibición de los videos con la idea de "defender" el pedido de sentencia impuesta que será de prisión perpetua para los acusados. 

Lee: Video: el tenso cruce entre los abogados durante los alegatos

Para el abogado, el inicio del conflicto fue la pelea dentro de Le Brique entre Fernando y Thomsen, y éste último tuvo a partir de ahí un “encuentro mortal” que tuvo el desenlace del homicidio. “Guarda relación con el resultado de autopsia” por los golpes registrados en la víctima.

Asimismo hizo hincapié en el accionar de Thomsen al considerarlo líder de aquella noche fatídica: "Después de la discusión adentro del boliche, Fernando se convirtió en la presa de Máximo".

"Se escuchaban gritos de horror", describió Améndola continuando con los detalles anunciados previamente por Burlando en los alegatos.

En ese sentido, recordó que la testigo "Tatiana Caro también lo ubicó en la escena a Thomsen y dijo que recordaba que le pegaban como si fuera una bolsa de papas".

Lee: El fiscal Dávila pidió investigar a dos amigos de los rugbiers por presunto falso testimonio

“Tenemos acreditada la participación de los ocho acusados en el crimen", sostuvo el joven abogado antes de finalizar con la descripción y el detalle de los pedidos de condena. 

En diversas oportunidades de la lectura se pudo observar el cansancio de los rugbiers sentados en el banquillo de acusados, así como también de Graciela y Silvino. 

"No hubo una actitud posterior al hecho que demuestre arrepentimiento. Todo lo contrario, se regocijaron. Cuando Cinalli declaró quiso explicar que no entendía lo que hacía, que estaba borracho, dijo que todo lo que decía era porque se lo habían contado unos vecinos. Pero tampoco se condicen con los chats", remarcó.

Al borde de las lágrimas, Facundo Améndola pidió que se haga justicia por Fernando Báez Sosa a quien "le arrebataron la vida". 

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina