| Última actualización:20 de Julio de 2022 - 06:56

Denunciaron a la Iglesia por defraudación en un supuesto negociado en dólares del Luna Park

Una empresa había firmado un acuerdo para controlar la venta de fechas a productoras en el estadio entre 2021 y 2022. Sin embargo, aseguran que la propietaria del establecimiento no cumplió con el trato. 

Luna Park. Luna Park. Ciudad de Buenos Aires.

La empresa que se dedica al rubro del espectáculo JLYS SRL denunció a la Iglesia la semana pasada por defraudación por un supuesto negociado en dólares del Luna Park. Sostienen que habían firmado un acuerdo para controlar la venta de fechas a productoras que no fue respetado luego de la vuelta de los espectáculos tras el cierre por la pandemia del coronavirus.

El establecimiento es propiedad de la Iglesia desde 2013, año en el que Ernestina Devecchi de Lectoure se lo dejó luego de morir. De esta manera, la mujer remarcó en su testamento que el Luna Park pasaría -en partes iguales- a manos de Cáritas, del Arzobispado; y de la Institución Salesiana.

JLYS SRL realizó una denuncia penal a Sadium Luna Park ante la Fiscalía N°21 a cargo de Carlos Vasser. Lo hizo por el delito “defraudación, desbaratamiento de derechos acordados, incumplimiento de obligación”.

De qué se trata la denuncia que recibió la Iglesia por el Luna Park

La empresa mencionó que firmó un contrato multimillonario con la Iglesia en agosto del 2020 con el fin de controlar la venta de fechas a productoras en el estadio de cara a varios espectáculos que se iban a realizar entre 2021 y 2022.

Ante esto, abonó un cuarto del millón de dólares que comprendía el entendimiento. Cada año iba a pagar otros US$250 mil hasta saldar la deuda.

De esta manera, la compañía tenía por delante un negocio que cerraba por todos lados: era dueña de la agenda del Luna Park. Sin embargo, con la pandemia de Covid-19 en curso, el establecimiento mutó a un vacunatorio tras un acuerdo con el Gobierno porteño.

Poco a poco, los shows y las veladas de boxeo regresaron, pero desde la Iglesia desconocieron lo firmado, según informó JLYS, que reclama el dinero entregado y el supuesto lucro cesante debido a las fechas que vendió como “promotor y comercializador del alquiler de la sala durante los Calendarios 2021 y 2022″.

“Stadium Luna Park se negó a practicar la liquidación de la recaudación conseguida por los espectáculos”, reza parte de la denuncia sobre lo que ocurrió en octubre de 2021 cuando se retomó la actividad. 

Un mes más tarde, la empresa fue a la Justicia y todo terminó en una mediación prejudicial que no tuvo resultados. Con este conflicto en curso, Vasser está buscando pruebas. Hasta ahora, JLYS presentó copias de contratos y tickets de pago.

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina