Miércoles, 29 Diciembre 2021 16:23

Una semana después de aterrizar en Comodoro Py, la Causa D'Alessio sigue sin juez

Los jueces María Eugenia Capuchetti y Ariel Lijo rechazaron, cada uno por sus razones, hacerse cargo de la continuidad de la investigación.

Marcelo D'Alessio. Marcelo D'Alessio. Foto: NA

Los jueces federales María Eugenia Capuchetti y Ariel Lijo rechazaron, cada uno por sus razones, hacerse cargo de la denominada “Causa D’Alessio”, que según un fallo reciente de la Cámara Federal de Casación Penal debe tramitar en los tribunales federales de Comodoro Py 2002 porque la mayoría de los hechos reprochados al falso abogado ocurrieron en la Capital Federal.

Capuchetti, quien resultó sorteada por la Cámara Federal porteña para continuar con la investigación que durante tres años tramitó en el juzgado federal de Dolores, se excusó de intervenir en el expediente, que por un nuevo sorteo recayó en el juzgado de Lijo.

LEER MÁS: Polémica en el Senado: el oficialismo trata Bienes Personales y la oposición desconoce la sesión

Pero hoy, Lijo “resolvió rechazar la inhibición decretada (por Capuchetti) y en consecuencia elevar el correspondiente incidente, que resultó sorteado en la Sala I del Superior”, es decir la Cámara Federal porteña.

El tribunal de alzada es el encargado de resolver cuál de los dos jueces se quedará finalmente con el expediente, pero Capuchetti advirtió que Lijo le devolvió la causa para que continúe en sus manos “hasta tanto la alzada dirima la cuestión”.

Sin embargo, Capuchetti le rebotó el expediente otra vez al juzgado de Lijo: “corresponde remitir la presente causa FMP 88/2019 en devolución al Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 4, en estricto cumplimiento de lo normado en el Código Procesal Penal”.

Esa normativa impone que “el juez que se inhiba remitirá la causa, por decreto fundado, al que deba reemplazarlo; éste proseguirá su curso inmediato, sin perjuicio de elevar los antecedentes pertinentes al tribunal correspondiente, si estimare que la inhibición no tiene fundamento”.

Así, una semana después de que el máximo tribunal penal del país resolviera que el voluminoso expediente (más de cien cuerpos y un centenar y medio de legajos que tramitan paralelamente) recayera en los tribunales federales porteños, ningún juez aceptó hacerse cargo de la continuidad de la investigación.

Escrito por
Buenos Aires, NA