Publicado el 05 de Junio de 2022 - 08:19 | Última actualización: 05 de Junio de 2022 - 08:36

Ramiro Marra: “Juntos por el Cambio, como está esquematizado, es nuestro límite”

Desde las oficinas de Bull Market, en la Torre Fortabat, el legislador porteño de la Libertad Avanza disparó contra el macrismo: "que ellos digan qué son y ahí veremos quién le saca votos a quién". 

Por Gonzalo Delmonte
Ramiro Marra: “Juntos por el Cambio, como está esquematizado, es nuestro límite”

Su oficina poco tiene que ver con la de un bróker de bolsa: lo que para muchos parecería informal, en Ramiro Marra representa su identidad. Dos LCD cuelgan de una de las paredes; arriba de ellas, una bandera argentina con sus iniciales y el logo de su canal de YouTube, la plataforma con la que consiguió gran popularidad. 

Marra es del barrio porteño de Coghlan. Es fanático de Boca Juniors, como toda su familia, y coleccionista de billetes nacionales. Estudió la licenciatura en mercados de capitales en la Universidad del Salvador; realizó un MBA en San Andrés y un posgrado de Políticas Públicas en la Universidad Torcuato Di Tella. 

Actualmente, es director de Bull Market Group. En 2019 fue candidato a senador nacional por la Ciudad de Buenos Aires por el espacio Consenso Federal, creado por Roberto Lavagna, pero no fue electo. Para las elecciones legislativas de 2021 se alineó con Javier Milei y fue candidato a legislador por el frente La Libertad Avanza. En ésa ocasión, la coalición electoral logró los votos necesarios para que Marra ingrese a la Legislatura. 

- ¿Qué lugar ocupaba la política en tu casa?

- En mi casa desde muy chico se habló de política. Siempre con mucha apertura, no era una casa dogmática ni fanática, sino con posturas racionales. Somos todos liberales. Nunca hubo confrontación en términos ideológicos; nacimos, fuimos y somos -por una cuestión de racionalidad- todos liberales. Siempre fuimos liberales con mucho desprecio -en el buen sentido, no desde lo individual- a las ideas de izquierda y al radicalismo (Unión Cívica Radical). Por edad, fui más allegado al menemismo. Lo viví en mi adolescencia.

- ¿Entonces, vos adoptaste al menemismo como propio?

- Tengo una particularidad: vi a mis padres votar una vez diferente en todas las elecciones que hubo a lo largo de mi existencia. Fue en 1989 cuando mi mamá votó a Menem y mi papá a Alsogaray. Entonces, cuando Menem empezó a tomar políticas liberales, en mi cabeza se alinearon un montón de cosas y me hicieron convertir en un menemista, que sería un liberalismo popular; no un liberalismo elitista.

LEE: Encuentro en Olivos: Alberto Fernández comenzó a preparar su participación en la Cumbre de las Américas

- ¿Cómo era tu relación con la política?

- Al vivir mi adolescencia siendo oficialista, entiendo lo difícil que es para los oficialismos defender un gobierno es muy difícil. Es muy difícil que haga todo ver. Siempre las críticas son contra los oficialismos, y no sobre las oposiciones. Me la banqué siempre en las discusiones políticas. Nunca tuve problemas de dar el debate. Yo soy un liberal y soy un capitalista. En esos momentos había gente que no lo entendía. En 95, Menem ganó con un "voto culpa", que nadie lo veía. Había críticas a él, pero terminó ganando. Era raro. 

- ¿Y en la universidad cómo fue?

Siempre con la misma defensa, pero no ejercí política en la universidad en términos de debates. Al venir del mundo corporativo, que comencé en mi último año de la escuela, mis discusiones venían desde ahí. Mi trabajo era y es analizar el mercado. Y para eso necesitas analizar contextos políticos, sociales, económicos y culturales de la Argentina y el mundo. Para mí es muy natural la discusión para tomar decisiones. 

- ¿A qué se dedicaba tu familia?

Mi padre era empresario PyME y contador y mi madre es profesora de historia. La iniciativa familiar hizo que terminemos desarrollando el negocio de Bull Market todos juntos. La generación de mis padres y la generación de mis hermanos. A mi papá siempre le gustó la Bolsa, había trabajado ahí e invertía, y su sueño era ser bróker. Y cumplieron su sueño juntos a sus hijos. 

- Entonces, tu espíritu emprendedor nace ahí...

Ése espíritu es familiar. Todos en mi familia lo somos. Lo llevamos en la sangre: liberales, hinchas de Boca y emprendedores. Es más, nos sentimos mucho más cómodos con el concepto "emprendedor" que con el concepto "empresario".

- Sobre Youtuber financiero, ¿Cómo nació? 

- Espíritu emprendedor y espíritu de innovación. Amo la tecnología, el mercado, las redes sociales. Todo eso hace que te des cuenta que hay una oportunidad. La vi y probé: funcionó, intensifiqué y aceleré. Analicé lo que era un influencer y lo que necesitaba el mercado de capitales, por lo que todo eso hizo construir el canal de YouTube. La persona no la construí porque algo que aprendí de las redes hay que mostrarse como vos, no podes inventar personas porque duran muy poco. Por eso prendí la cámara y me mostré tal cual soy. 

- ¿En medios de comunicación también vale mostrarse tal cual sos? 

- Es una pregunta que me hago habitualmente. Las redes sociales dan una libertad que los medios de comunicación tradicionales no te dan. En redes tengo mayor libertad, en un medio soy invitado. 

- YouTube fue la puerta de entrada tuya a la política, ¿Cómo te sentiste tratado en los medios? 

- Lo sentí más en el mercado financiero que en los medios de comunicación. El mercado fue un "¿qué estás haciendo?". 

- ¿Por qué consideras que reaccionaron así?

- Eran más conservadores y también por culpa. Se construyó un relato en base al discurso de los políticos que dice que el sector financiero es malo, y no es así. 

- Es una mala palabra el sector financiero...

- Para los políticos sí. Esa batalla hay que darla. Ellos te hacen creer que los grandes empresarios son malos, que el sector financiero es malo. Lo hacen porque ellos se quieren diferenciar; puede haber empresarios malos, puede haber parte del sector financiero malo, como también hay empresarios PyMES que son malos. Son relatos que construyó la política. Pobres contra ricos; pequeñas empresas contra grandes, sector financiero contra sector productivo -este debate es una estupidez porque van de la mano-.

- ¿Cómo entra en juego la ética entre la política y el mercado financiero? 

- La ética es que el sector financiero está a favor de los mercados libres, la política no quiere que las cosas sean libres y pretende administrar todo. El sistema financiero versus los políticos tradicionales: los primeros quieren el libre mercado, donde las cosas son más justas y transparentes; los segundos quieren administrar como si fueran los dueños de todo, siempre sustentándose en el voto popular. No, mirá, la democracia no dice que podes hacer todo. Tenés que respetar la propiedad privada, por ejemplo. 

- ¿Ves en la política nacional debate sobre la propiedad privada?

- Veo debates que son muy básicos, que deberían estar resueltos. 

- Por ejemplo...

- La inflación. En otros países se discute sobre inflación, sí, pero en otro nivel. En Argentina siempre te llevan a discusiones pelotudas como las confrontaciones que mencioné anteriormente. Siempre hay un bueno y un malo. ¿Quién establece este debate? Los políticos. Aunque la sociedad se está rebelando ante eso. 

LEE: Alberto Fernández oficializó a Rossi como nuevo titular de la AFI

- ¿Cuándo y por qué decidiste acercarte a la política? 

- Cuando era chico. Considero que la política es algo sano, pero lo que está podrido es, por un lado, la política electoral y, por otro, la forma en que los gobiernos ejercen el control del Estado. Creo que la política la hacemos todos. Después tenemos que diferenciar qué es política y qué no. 

- ¿Cómo sería eso?

- Una cosa es una persona que habla de política decida a quién va a votar y otra cosa es una persona que está pendiente de qué carguito ocupar. La discusión del carrito es una cosa, la discusión de qué queremos para nuestro país es otra. Hay que fomentar el segundo debate porque lo del carguito es circunstancial a la situación de cada uno. 

- ¿Por qué arrancaste con Lavagna?

- En ese momento, Roberto encarnaba lo que yo creía que era el camino correcto para la Argentina. Un camino de consensos para hacer que los argentinos podamos establecer las bases para poder desarrollarnos. Siendo un tipo abierto y transparente; una persona que nunca tuvo acusaciones de corrupción, al contrario, fue quien denunció al kirchnerismo de hacer las cosas indebidamente. Solo tengo cosas buenas para decir sobre Lavagna, no tengo críticas.

- ¿La vía del consenso está agotada?

- La Argentina perdió esa etapa, no va más porque hay gente con la que no se puede hablar. Los ciclos van cambiando y es difícil generar consensos con kirchneristas, por ejemplo. 

- ¿Solo con kirchneristas?

- No, con todos los que nosotros decimos que representan la casta, que son todos los que pretenden mantener el status quo. Lo que plantea Lavagna no está muy lejos de lo que plantea Javier Milei: restablezcamos la Argentina y veamos hacia dónde queremos ir.

- Durante tu licenciatura, Javier Milei fue tu profesor de microeconomía, ¿Cómo fue esa primera experiencia con él?

Javier siempre dio que hablar. Es alguien con altos conocimientos económicos. Siempre fue un persona particular, inteligente, que es muy difícil pasar por la vida de Javier Milei y no lo recuerde. O sea, tuve muchos profesores, me debo acordar el nombre de cuatro, y uno de esos es él. Y no porque llegó a la TV. Era un tipo que te marcaba. Cuando lo vi en televisión dije "yo lo conozco y es así realmente". 

- "Es así realmente", dijiste, ¿Qué es?

- Es el mayor divulgador de la historia argentina de las ideas liberales. Es un rockstar de la economía. Milei siendo de izquierda no hubiera llegado a ningún lado; llegó lejos por defender las cosas correctas en un país donde se hacen las cosas de manera equivocada. 

- ¿Cómo es analizar a la clase política desde afuera y cómo es ser protagonista? ¿La podes analizar de la misma forma?

- Se puede analizar de la misma forma: es mucho peor de lo que uno pensaba. Las cosas funcionan peor de lo que uno cree. Cuando uno hace política dice "bueno, está bien, hay cosas que funcionan y otras que no". Si creí que funcionaba poquito, no funciona nada. Si funciona algo, funciona poco. Siempre es peor de lo que uno piensa la política. 

- ¿Qué explicación le encontrás a la expansión del movimiento liberal desde lo social?

- Es la gente buscando una alternativa diferente a la que viene viendo, por eso tiene tanto impacto en los jóvenes. "Quiero romper el status quo": si son todos socialistas, tenemos que probar con otro tipo de ideas que vienen acompañadas por la penetración del conocimiento que se generó a través de los medios digitales de las ideas liberales. Durante la cuarentena todos estuvimos encerrados y mi canal de YouTube se veía cuatro veces más de lo que se ve ahora. Quiere decir que mucha gente tomó conocimiento, cuando agarras conocimiento llegas a las ideas liberales. Por eso en el desarrollo, hasta ahora conocido, los jóvenes empezaban siendo de izquierda y terminaban siendo liberales. 

- En este contexto de crisis, ¿las ideas del liberalismo no resultan utópicas? Sobre todo en el tema reformas económicas, laborales, entre otras. 

- No. Ojalá que se puedan hacer porque es lo que necesita el país. Es lo que venimos a hacer. En esta falsa grieta se están haciendo todos los boludos. Todo es maquillaje y nunca hicieron lo que hay que hacer. Por eso se habla tanto de nosotros. 

- A los que vos te referís como el “status quo”, ¿Qué pensas les genera la presencia de ustedes?

- Tienen miedo de perder sus privilegios. Creo que a veces nos miran como diciendo "capaz son ustedes la solución", pero lo ven cuando se ponen en el rol de ciudadanos. Como políticos tienen miedo, como ciudadanos tienen esperanzas. En algún momento, los políticos pasan a ser ciudadanos y se sienta con su familia el domingo a comer y sus hijos de 20 años le dicen "te das cuenta que es por acá". Y a los hijos no les van a poder mentir. 

- Carrió en 2014 dijo que Macri era su límite, pero terminó alineada en Cambiemos ¿Cuál es el límite de ustedes? Ya sé que el kirchnerismo es uno. 

- Carrió también lo es. 

- ¿Juntos por el Cambio también?

- Juntos por el Cambio como está esquematizado es nuestro límite

- ¿Quién debería salir de ése esquema? 

- Todos los que quieran venir a nuestro espacio. Lo que se están replanteando es quiénes vienen a nuestro espacio, no si nosotros vamos ahí. Están discutiendo eso ellos. Lo que pasa es que hay que romper lo que uno consideraba lo que era la grieta. Se está rompiendo eso. Los que son liberales que levanten la mano y lo digan. 

- Ante la rispidez que se observa dentro de la oposición, ¿ustedes podrían ser una alternativa más clara que JxC contra el FdT?

- Somos las alternativa más clara, transparente, racional y coherente. Tenemos todas las características que necesita la Argentina para poder salir adelante. 

- ¿Estás más cerca de Rodríguez Larreta o Macri?

- La pregunta es: ¿Quién de ellos está más cerca nuestro? Ellos hablan de nuestras ideas, o sea, la pregunta no es hacia nosotros, es hacia ellos. 

- Entonces, ¿ves más cerca al PRO que la UCR y la CCA a ustedes?

- Sí, según lo que dicen ellos. “Están bien las ideas de Milei”, dicen. La declaración de Macri: "La ideas de Milei son mis ideas", no dice "Milei está defendiendo mis ideas". ¿Se entiende? Ellos se están acercando a nosotros, ellos son los que empezaron a hablar de ideas liberales. Nosotros estamos liderando la agenda y el camino. 

- Desde el PRO ven que se les escapan los votos hacia el movimiento liberal...

- Eso es una consideración de ellos que no la puedo ni tomar. Primero, los votos no son ellos, son de la gente. Ahora salgo de lo políticamente correcto: ellos nos están robando votos a nosotros. Nosotros somos liberales, ¿ellos qué son? Que diga qué son. Todavía no lo sabemos. Por ahora, no nos sacan votos a nosotros que somos algo, ellos no son nada. Son un rejunte de gente

- Les fue bien en los sectores bajos del conurbano y el sur de la Ciudad de Buenos Aires, ¿Qué ves en ése fenómeno?

- Que hacemos diferencia y no tenemos un extracto social, ni profesiones ni géneros. Los liberales vamos sobre el individuo. Cuando eso penetra en una personas, no tiene nada que ver de dónde viene. Lo que importa es lo que esa persona cree. Sorprende porque hay una tendencia de un liberalismo más clásico que tiende a hablarle a extractos más altos. Lo nuestro es para todos. Somos un liberalismo popular.

- Definí liberalismo popular

- No hacemos ningún tipo de distinción, solo le hablamos al individuo sin preocuparnos de qué equipo de fútbol es, qué religión tiene; lo que importa es la persona y no somos caretas. 

- ¿Se puede replicar ese “liberalismo popular” que describiste al inicio?

- Se está replicando. Con la Libertad Avanza estamos logrando que llegue el liberalismo a todos los puntos del país, a todos los extractos sociales; que llegue a diferentes características. Acá lo que importa es el individuo, no hacemos diferencias. No le hablamos solo a un público. No estamos segmentando a los votantes. Estamos yendo hacia un espacio bien popular.

Escrito por Gonzalo Delmonte
NA - Buenos Aires, Argentina