Miércoles, 28 Abril 2021 07:09
Por Alejandro Itkin

Alberto Fernández utiliza la misma estrategia que llevó a Donald Trump a su derrota electoral

Columna de opinión escrita por el analista de política internacional y conductor de "Estudio Abierto" por Radio Rivadavia.

Trump utilizó el discurso "grietista" y Alberto Fernández cae en la misma trampa, advierte Alejandro Itkin Trump utilizó el discurso "grietista" y Alberto Fernández cae en la misma trampa, advierte Alejandro Itkin Foto NA.

La opinión generalizada fuera de los Estados Unidos es que, antes de la llegada de la pandemia, Donald Trump estaba en "modo crucero" para
ganar las elecciones presidenciales de 2020 y que la llegada del COVID fue lo que determinó su derrota electoral.

A partir de febrero de 2020, el "virus chino", tal como Trump lo denominó, se convirtió en el protagonista fundamental de la división en la sociedad estadounidense. Los opositores de Trump estaban a favor de la utilización del barbijo y sus seguidores se aferraban a su discurso sobre la "libertad" de no usarlo.

Al caminar por cualquier rincón del suelo americano, se podía ver la grita estadounidense. Uno podría haber hecho una encuesta electoral sin hacer una sola pregunta. Sólo con contar quién usaba barbijo y quién no, podía determinar su inclinación política... barbijo, demócrata opositor... sin barbijo, republicano oficialista.

Las discusiones entre sus ciudadanos eran constantes y las acusaciones inagotables. Recordemos que Joe Biden todavía no era el candidato
opositor porque las internas demócratas se dirimieron en junio. Así se llevaron adelante los primeros tres meses de la pandemia
hasta que llegó el hecho que realmente volteó las aspiraciones de Trump a la reelección. En Minneapolis, una ciudad al norte del
país, un policía detuvo a un hombre afroamericano quien había intentado comprar algo con un billete falso de 20 dólares.

Durante el procedimiento, hubo una aparente resistencia del hombre negro y el policía lo terminó deteniendo por la fuerza. Una vez dominado,
le apoyó la rodilla con todo el peso del cuerpo sobre la nuca durante nueve minutos 30 segundos hasta que finalmente George
Floyd sucumbió y falleció delante de la cámara de una adolescente que estaba filmando absolutamente todo con su celular.

Dicho video se haría viral en cuestión de segundos. El asesinato de un afroamericano a manos de un policía blanco impulsó un movimiento que ya estaba tomando fuerza. "Black lives matter", que traducido significa "La vida de los negros importa", comenzó con las acciones de Colin Kaepernick, un mariscal de campo de fútbol americano (NFL) que decidió denunciar el abuso policial arrodillándose durante el himno nacional antes de sus partidos.

Dicha protesta, llevada a cabo durante una temporada, le costó su carrera por presión del mismo Trump, que consideraba a Kaepernick un anti-patriota por arrodillarse durante el himno del país.

Con la muerte de George Floyd, "Black Lives Matter" gana un protagonismo importante en la atención mediática y el movimiento afroamericano toma las calles, con marchas y protestas en todas las ciudades del país.

Ése fue el comienzo del fin para Donald Trump. El entonces presidente americano en vez de llamar a la unidad del país y denunciar algo absolutamente evidente como el abuso policial, tomó parte de la derecha radicalizada, denunció en forma racista al movimiento "BLM" y los acusó de ser una "causa violenta y llena de odio".

Nunca el ex presidente se rectificó y, fiel a su estilo, siguió subiendo la apuesta hablándole a su base de origen blanco derechista y racista, generando la segunda grieta en el año. Ya no solo eran barbijos vs. no barbijos. Ahora, la pelea eran los afroamericanos que peleaban por igualdad ante la Policía.

Dicha posición, con una notable falta de liderazgo y un notable discurso divisorio, fue la verdadera razón de su derrota. No es un tema de opinión sino de datos. Los estados clave en su derrota electoral fueron Georgia, Michigan, Wisconsin y Arizona, todos estados que ganó Joe Biden por muy escaso margen.

Las ciudades de Atlanta, Detroit, Milwaukee y Phoenix, respectivamente, le dieron la victoria a Joe Biden, principalmente con el voto afroamericano
anti-Trump.

Así como Trump utilizó el discurso "grietista" que finalmente le jugó en su contra, Alberto Fernández está cayendo en la misma trampa. Como si el poder obnubilara a los presidentes de forma tal que no puedan ver más allá de sus narices.

Alberto Fernández, que se suponía venía a cerrar la grieta, no ha hecho más que apuntar sus cañones a la Ciudad de Buenos Aires, ya sea con el tratamiento de la pandemia, los runners, las clases presenciales y, por supuesto, la quita de un punto de la coparticipación.

No hay discurso de Alberto Fernández que no incluya alguna chicana a la Ciudad, a Horacio Rodríguez Larreta, al periodismo o a la oposición. Lo mismo pasa con su jefe de gabinete, Santiago Cafiero, o con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. Toda vez que se les enciende un micrófono, sale la chicana.

Ese discurso no demuestra sólo falta de liderazgo, sino que también, una importante falta de gestión. Esconder las falencias propias desviando la atención a la Ciudad no sólo los deja en off-side, sino que no les permite hacer una autocrítica para mejorar los problemas de gestión.

Qué culpa tiene Larreta que Alberto Fernández haya prometido 12 millones de vacunas para marzo y no haya cumplido. O que la gente
se acumule en La Salada sin que Kicillof envíe ningún tipo de control policial para no generar descontento entre sus votantes.

El Instituto Patria ordenó atacar a los porteños y desgastar a Larreta. Primero con la quita de la coparticipación y luego con el cierre de escuelas.
Larreta hubiera aceptado un cierre parcial de clases, sino hubiera sido un ataque más a su gestión.

De no haberse quitado dicho punto porcentual de ingresos, de no haber recibido chicanas constantes o de haber sido invitado a la mesa de decisiones sobre su propia ciudad, Larreta no hubiera ido a la Corte Suprema peleando el DNU escolar. Alberto Fernández lo forzó a pelear y Larreta no tuvo más remedio que plantarse sobre el ring ante el riesgo de quedar como un felpudo a voluntad del oficialismo.

Tal como Trump perdió la reelección con un discurso de división, Alberto Fernández está recorriendo el mismo camino, supervisado por su jefa política, quien, desde atrás, maneja los hilos discursivos.

De no revertir el discurso, el Presidente se encamina a una derrota electoral importante en los próximos comicios de medio término. La lección de Trump debería avisárselo.

Escrito por
Buenos Aires, NA