| Última actualización: 03 de Noviembre de 2022 - 10:12

Rusia convocó a la embajadora británica por el ataque con drones en Crimea

Deborah Bronnert llegó al Ministerio de Relaciones Exteriores poco después de las 10:30 de Moscú mientras que una pequeña multitud coreaba consignas antibritánicas.  

La embajadora Deborah Bronnert llegó al Ministerio de Relaciones Exteriores y una pequeña multitud coreaba consignas antibritánicas y sostenía pancartas que decían "Gran Bretaña es un estado terrorista". La embajadora Deborah Bronnert llegó al Ministerio de Relaciones Exteriores y una pequeña multitud coreaba consignas antibritánicas y sostenía pancartas que decían "Gran Bretaña es un estado terrorista". NA-Reuters/Shamil Zhumatov

Rusia convocó a la embajadora británica este jueves para pedirle explicaciones relacionadas con la participación de de la marina del Reino Unido en un ataque con aviones no tripulados ucranianos contra la flota rusa del Mar Negro en Crimea.

La embajadora Deborah Bronnert llegó al Ministerio de Relaciones Exteriores poco después de las 10:30 hora local (07:30 GMT) mientras que una pequeña multitud coreaba consignas antibritánicas y sostenía pancartas que decían "Gran Bretaña es un estado terrorista".

NoBritishTerror.jpg

Foto: NA-Reuters/Shamil Zhumatov

Bronnert estuvo dentro del ministerio durante unos 30 minutos, comprobó un periodista de Reuters en el lugar y no hubo una declaración inmediata ni de Rusia ni de Gran Bretaña sobre los detalles de lo que se discutió.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, había anticipado que la embajadora sería convocada por el ataque con aviones no tripulados del sábado en Crimea, que Rusia anexó de Ucrania en 2014.

Gran Bretaña alega que las afirmaciones de Moscú son falsas. Después de ese ataque con drones, Rusia suspendió temporalmente la participación en un acuerdo de granos del Mar Negro negociado por la ONU.

Rusia presenta a Gran Bretaña como una potencia occidental particularmente pérfida que, según el presidente Vladimir Putin, está conspirando para destruir Rusia y repartirse sus vastos recursos naturales.

Después de que Rusia invadiera Ucrania, Gran Bretaña, junto con Estados Unidos y la Unión Europea, impusieron algunas de las sanciones más severas de la historia y suministraron armas para ayudar a Ucrania.

El Ministerio de Defensa de Rusia aseguró que el personal de la marina británica hizo estallar los gasoductos de Nord Stream, una afirmación que Londres tachó de falsa y diseñada para distraer la atención de los fracasos militares rusos en Ucrania.

 activistas.jpg

Foto: NA-Reuters/Shamil Zhumatov

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina