Sábado, 21 Agosto 2021 21:07

Algunos padres llegan a las manos por el uso de los barbijos en escuelas de EEUU

Proliferan los incidentes entre padres y manifestantes que se oponen a las máscaras e interrumpen las reuniones de la junta escolar y los eventos en los distritos escolares de todo el país.

Padres enojados gritan en oposición a usar una cubierta facial en la reunión de la Junta de Educación Primaria y Secundaria en Baton Rouge, Luisiana. Padres enojados gritan en oposición a usar una cubierta facial en la reunión de la Junta de Educación Primaria y Secundaria en Baton Rouge, Luisiana. AP

El tema de los barbijos es tan polarizador en las escuelas que los padres se están volviendo violentos hacia las mismas personas a las que confían a sus hijos.

Durante un acto por el regreso a clases esta semana, un padre enojado le arrancó el tapabocas a un maestro. Otros le gritaron a una maestra que lo llevaba puesto, diciendo que no podían entenderla cuando les hablaba con su rostro cubierto.

El superintendente del Distrito Escolar Independiente de Eanes en Austin, Texas, Tom Leonard, tuvo que escribir una nota pidiendo a la gente que "sea amable" con los educadores, mientras intenta desesperadamente mantener las "guerras de máscaras" fuera de sus escuelas.

"Simplemente no quiero que ocurran las guerras de máscaras en mis escuelas", afirmó Leonard a NPR.

"No quiero que mis directores, maestros y conductores de autobuses dediquen parte de su limitado ancho de banda a pelear con padres o niños".

 

Luchas extendidas

 

Pero luchas como esta están estallando en todo Estados Unidos. El funcionario aseguró haber estado hablando con líderes educativos y amigos en California, Illinois y Nueva York, quienes cuentan que también están surgiendo problemas similares en sus distritos escolares. "Esto está en todas partes", indicó Leonard.

Los maestros se enfrentan a la ira cuando los estudiantes regresan al aula. Se convocó a funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para frenar a los manifestantes enojados en las reuniones de la junta escolar en Estados como Nevada y Pensilvania.

En un distrito escolar de Colorado, se llamó a los ayudantes del alguacil para que se quedaran afuera de algunas escuelas el primer día de clases a fin de asegurar que las protestas no interrumpieran las clases.

Y en Salt Lake City, los revoltosos que irrumpieron en una reunión de la junta escolar este año ahora enfrentan cargos criminales .

Tampoco son solo las reuniones de la junta escolar. En una escuela primaria de California, a un padre se le prohibió la entrada al campus después de atacar al director y al maestro por la política de mandato de máscaras.

Leonard opinó que los agresivos incidentes que tuvieron lugar esta semana fueron "aislados" pero reflejan la tensión de larga data en la comunidad en medio de la pandemia de coronavirus y la politización del uso de máscaras.

"En algún punto de la línea, algunas personas decidieron disputar las batallas en nuestras escuelas ... Tenemos otras cosas en las que enfocarnos", dijo.

 

Consenso generalizado

 

La mayoría de los estadounidenses están a favor de la obligación de usar barbijos en las escuelas, pero la posición está profundamente politizada.

A pesar de las interrupciones, los que protestan por los mandatos de máscaras en las escuelas son una minoría en todo el país.

Una encuesta reciente de Axios-Ipsos mostró que la mayoría de los estadounidenses (69%) apoyan los mandatos de máscaras en las escuelas.

Pero la opinión está marcadamente dividida por partido político: el 92% de los demócratas apoyan frente a solo el 44% de los republicanos que rechaza.

"La conclusión es que se trata de una minoría vocal", dijo Randi Weingarten, presidente de la Federación Estadounidense de Maestros.

"Las personas que se comportan de esta manera lo hacen para intimidar. Y tiene que haber consecuencias para ese tipo de comportamiento".

Weingarten señaló que también es probable que en más escuelas dispongan aumentar la presencia de las fuerzas del orden si continúan ocurriendo incidentes que dañan a los educadores y estudiantes.

"Simplemente se suma al estrés que ha estado acumulando sobre nuestros estudiantes, francamente sobre nuestro personal, durante meses y meses y meses. Hace que el trabajo de los maestros sea más difícil. Hace que el trabajo de los padres sea más difícil", subrayó.

Leonard dijo que espera que el estrés adicional de las protestas y las interrupciones no le quiten la "magia" de ver a los estudiantes de regreso en las aulas.

"Nuestros niños de kindergarten estaban saltando hoy", agregó Leonard. "Sí, con máscaras", puso de relieve.

"Pero todavía están felices de ver a sus amigos, todavía están felices de comer la comida de la cafetería y están emocionados de conocer a sus nuevos maestros", enumeró.

La pandemia no les quitó ese entusiasmo a los niños, y aseveró no querer que la política se interponga en su camino.

Escrito por
Buenos Aires, NA