Viernes, 19 Marzo 2021 09:00

Germán Martitegui retó a Alex Caniggia: "No seas 'barat'"

El mediático se negó a comer pescado y el cocinero no dudó en llamarle la atención.

Germán Martitegui y Alexander Caniggia. Germán Martitegui y Alexander Caniggia. NA.

Desde que empezó la segunda temporada de "MasterChef Celebrity", Alexander Caniggia ha demostrado que tiene habilidades en la cocina y se ganó el respeto del jurado. Y así, a pesar de tener una semana complicada en el certamen, en el "Jueves de última chance" tuvo un buen desempeño y se salvó de la gala de eliminación del domingo. Sin embargo, recibió un fuerte llamado de atención por parte de Germán Martitegui por no probar los platos.

El cocinero se acercó a la isla del hijo de Claudio Paul Caniggia y Mariana Nannis y le dio una serie de consejos para que sus cornalitos salieran perfectos. "Probalos ahora y si no...", atinó a decir "Tegui", pero Alex lo interrumpió: "Hay un problema, Germán, yo no como pescado. ¿Lo querés probar vos? Probate uno". Y al ver que el participantes seguía negado, recurrió a una de sus frases más polémicas para retarlo: "Probalo, no seas 'barat'".

Finalmente, el mellizo de Charlotte presentó un plato de pinchos de pescado y vegetales, melón grillado y salsa de palta que fue muy elogiado por Germán, Damián Betular y Donato De Santis y explicó por qué no quiso comer su preparación. "Odio el pescado porque me intoxiqué cuatro veces y no comí más", reveló. "Medalla de oro, sin comer esto, nunca más", sentenció Martitegui, pero el joven de 28 años aseguró que prefería salir último en la competencia antes de ingerir pescado.

Eso sí, a la hora de la devolución, "El emperador" se lució. "Acá es donde brota toda la magia de 'MasterChef'. Nunca pensé que un melón grillado, dulce y un poco salado iba a tener un sabor único", le dijo el italiano. Mientras que Germán señaló que el plato era una joya y que el menú completo era "una delicia", pero cuando Alex, eufórico por los elogios, pidió un aplauso, lo paró: "No pida aplausos para vos".

Más allá de los retos, Caniggia se convirtió en el mejor de la noche y se salvó de la próxima gala de eliminación, pero los ánimos de sus compañeros no fueron los mejores. Sobre todo, el de Andrea Rincón, quien acusó a los cocineros de tener favoritos. "El otro con un melón los deslumbró a todos, yo tengo que hacer malabares para sacarles una sonrisa", se quejó la morocha. Y disparó:  "Tengo la sensación de que no miden a todos con la misma vara".

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA