| Última actualización: 03 de Noviembre de 2022 - 18:52

Tres detenidos en allanamientos por una causa de AFIP contra una asociación ilícita del sector agropecuario

Fueron secuestradas 1.100 cabezas de ganado en Entre Ríos y Córdoba.

Por
El organismo fiscal desarticuló una asociación ilícita dedicada a la emisión de comprobantes apócrifos para el sector agropecuario. El organismo fiscal desarticuló una asociación ilícita dedicada a la emisión de comprobantes apócrifos para el sector agropecuario.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) descubrió y desarticuló una asociación ilícita dedicada a la emisión de comprobantes apócrifos para el sector agropecuario y que habrían lavado activos mediante un feedlot vacuno y una granja de cerdos en Entre Ríos y Córdoba.

La investigación permitió detectar la existencia de una organización que gestionaba cartas de porte electrónicas falsas, que simulaban la adquisición de materias primas en el mercado marginal como si fuera producción propia.

LEÉ: La mitad de la población carece de acceso a alguno de los servicios básicos

Con las ganancias obtenidas de las operaciones fraudulentas, esta banda criminal logró montar un feedlot y una granja de cerdos en las provincias de Entre Ríos y Córdoba. Con estos negocios, apuntaban a lavar los activos obtenidos en la comercialización de los comprobantes falsos.

El organismo que conduce Carlos Castagneto presentó una denuncia ante la justicia federal de Concepción del Uruguay. La Justicia ordenó 11 allanamientos y el secuestro de más de 1.100 cabezas de ganado valuados en $190 millones. A su vez, el juzgado dispuso la detención de tres de los integrantes de la banda delictiva.

El líder de la organización intentó trasladar el ganado hacia otro establecimiento para eludir la orden judicial. Ante estas severas irregularidades, la justicia dispuso a pedido de la AFIP el depósito judicial de la hacienda.

Los integrantes de la banda se encuentran imputados y detenidos, dos de ellos con prisión preventiva y el restante con domiciliaria.

Los animales serán rematados en una subasta pública como así también el grano sembrado en un campo de 50 hectáreas arrendado por un miembro del grupo.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina