Sábado, 13 Noviembre 2021 19:37

Salida intermedia y acuerdo light con el FMI luego de las elecciones legislativas

La consultora Invecq considera probable que el gobierno se limite a “evitar agravar los desequilibrios”.

Julie Kozack, la directora adjunta del Depto Occidental del FMI y Martín Guzmán, el ministro de Economía, en un reciente encuentro en Roma Julie Kozack, la directora adjunta del Depto Occidental del FMI y Martín Guzmán, el ministro de Economía, en un reciente encuentro en Roma

El gobierno se va a limitar a evitar agravar los desequilibrios que tiene la economía, luego de terminado el período electoral de medio término, asegura la consultora Invecq en su último reporte.

“Básicamente no se encararía ninguna solución de fondo de los múltiples desequilibrios que tiene hoy la economía argentina, pero al menos se procuraría no continuar agravándolos como en los dos últimos años”, señala.

La consultora asegura que “se intentaría lograr un ‘acuerdo light’ con el Fondo Monetario para despejar el horizonte de vencimientos y poder acceder a dinero fresco de otros organismos internacionales, como está planeado en el Presupuesto 2022”

“A cambio el gobierno se comprometería a detener el proceso de distorsión de precios relativos, hacer algunas modificaciones al esquema cambiario vigente e intentar contener las demandas sociales”, supone el reporte.

La consultora dirigida por el economista Esteban Domecq asegura que en tal caso “en materia cambiaria ir hacia un crawling peg más rápido que el 1% mensual que observamos desde mayo pasado para hacerlo coincidir con la tasa de inflación mensual y que el tipo de cambio real deje de atrasarse”

La estimación es que desde mayo el tipo de cambio real se atrasó 12,5%.  “Probablemente un levantamiento de algunas restricciones cambiaria podría llevar a un desdoblamiento del mercado con un segmento comercial controlado y un segmento financiero libre”, estima el informe. 

El trabajo plantea que “con respecto a los precios controlados como el de las tarifas públicas, difícilmente se avance hacia una recomposición del precio real perdido en los dos últimos años, pero sí se podría llegar a negociar una actualización a un ritmo más cercano al de la inflación general para intentar limitar el atraso tarifario en los dos próximos años”. 

“Para tomar noción de este fenómeno, si durante 2022 y 2023 se repitiera el atraso tarifario de 2020-2021 en el año 2024 habría que multiplicar por cuatro el valor de una factura de electricidad en el AMBA para que este vuelva a los valores reales del 2019”, advierte Invecq.

Por lo pronto sostiene que en la salida intermedia las medidas “llevarían a la economía a un nuevo escalón inflacionario más alto que el que tenemos hoy y cercano quizás a una tasa de inflación interanual del 65%/70%, lo cual políticamente implica un gran desafío para transitar dos años más de gobierno”. 

“Sin embargo, este sería el costo que el gobierno pagaría para minimizar las probabilidades de una crisis abrupta que lo pueda tomar por sorpresa en algún momento de los próximos meses, situación que sería mucho más grave de manejar en términos políticos internos y en términos sociales”, sostiene la consultora.

Escrito por
Buenos Aires, NA