Lunes, 29 Noviembre 2021 13:16

El Gobierno apunta a prorrogar la aplicación del ICL para que no se modifique el valor del surtidor

El secretario de Energía de la Nación indicó que si no sale la nueva ley se deberá actualizar el ICL a principios de diciembre y eso modificaría el precio de la nafta.

El Gobierno apunta a prorrogar la aplicación del ICL para que no se modifique el valor del surtidor

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, anunció que el Gobierno inició el decreto para prorrogar la aplicación de la actualización a los impuestos de los combustibles líquidos y así no modificar el valor del surtidor hasta que salga la nueva ley. Si eso no sucede, se espera que a principios de diciembre se actualice el ICL y eso modificaría el precio de la nafta.

“Vamos a esperar a la nueva ley para ver cómo se modifica el ICL. Hay que ir a un esquema más sencillo”, sugirió Darío en diálogo con Llorente en el programa “990 Sin Relato”.

Se espera que el decreto sea inminente y permita mantener el congelamiento hasta que salga la nueva ley de “Promoción de inversiones hidrocarburíferas”. En la misma hay un capítulo específico que explica cómo recalcular ese gravamen y que sea un porcentaje del precio del combustible y no que cada tres meses haya que analizarlo.

Si la ley sale, se estima que este congelamiento de precios será hasta marzo próximo: “La tensión es permanente. Lo que tiene que evolucionar es el bolsillo del argentino en términos reales”, señaló el secretario. 

Dicha actualización había sido postergada el 1 de mayo de este año y la medida, que implica una suba cercana al 8 por ciento en el surtidor, será postergada hasta la sanción de dicha ley.

 

La Ley N° 23.966 estableció montos fijos en pesos por unidades de medida para determinar el impuesto sobre los combustibles líquidos. Los mismos deben actualizarse por trimestre calendario sobre la base de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor que indica el INDEC.

Pero con dicha modificación se espera que cambie la base de cálculo del tributo, pasando del impuesto de suma fija actualizable a uno “ad valorem”, similar a la que estaba vigente antes de la reforma impuesta en el año 2017.

“Al dejar de importar, tenés un ahorro en divisa importante. Con más actividad, a todos nos va a ir mejor”, manifestó Martínez.

Escrito por
Buenos Aires, NA