Publicado el 27 de Junio de 2022 - 08:21 | Última actualización: 07 de Julio de 2022 - 23:08

Mundial de Básquet: un equipo en transición

La Selección de básquet da esta semana dos pasos importantes para clasificarse al Mundial 2023. ¿A qué nivel puede llegar esta generación de jugadores?

Por Mariano Hamilton
La Selección de básquet da esta semana dos pasos importantes para clasificarse al Mundial 2023. La Selección de básquet da esta semana dos pasos importantes para clasificarse al Mundial 2023. Foto NA.

Las eliminatorias para el Mundial FIBA 2023 que se jugará en Indonesia, Japón y Filipinas, genera poca expectativa entre la sociedad argentina más allá de que, cuando llegue el momento, muchos que ahora no le dan ni cinco de bola, se van a prender a los televisores para conocer qué es de la vida de la Selección Nacional de básquet ahora que la Generación Dorada dio un paso al costado y que sus descendientes serán los que deban refrendar el legado o, en el peor de los casos, devolver el básquet al status de un deporte más “normal”. Esto quiere decir que puede ganar o perder con cualquiera pero que difícilmente pueda estar a la altura de las grandes potencias.

Es cierto también que el sistema de disputa de estas eliminatorias que ideó la FIBA expulsa hasta al más entusiasta. Digamos para tener alguna referencia, que Argentina comenzó su recorrido hacia el Mundial hace ya siete meses, el 26 de noviembre del año pasado, con un triunfo ante Paraguay 93-67 como integrante del Grupo A.

LEE: Hace seis años, Lionel Messi anunciaba su retiro de la Selección argentina

Argentina luego (el 27 de noviembre) repitió el triunfo ante Paraguay, esta vez por 82 a 43. Y Venezuela, en esas mismas dos fechas, daba cuenta de Panamá por 77-56 y 71-53, también por la misma zona. Ya en febrero de este año se abrió la segunda ventana y Argentina perdió con Venezuela 71-58 y le ganó a Panamá 65-58. En las mismas fechas, Panamá superó a Paraguay 81-59 y Venezuela se impuso a Paraguay por 97-48.

Las posiciones del grupo A, entonces, quedaron así:

Posición

  Equipo

   PJ

   G

   P

   Diferencia  

     Puntos

      1

Venezuela

    4

   4

   0

       +101

         8

      2

Argentina

    4

   3

   1

       +59

         7

      3

Panamá

    4

   1

   3

       -24

         5

      4

Paraguay

    4

   0

   4

       -136

         4

 

Esta semana se realizará la tercera ventana, la última se la fase de grupos, en la que Argentina enfrentará a Venezuela y Panamá el jueves y el domingo. Los mismos días, chocarán Panamá-Paraguay (el jueves) y Venezuela-Paraguay (el domingo). Con estos cuatro partidos se cerrará la primera fase, la de grupos.

A esta altura del partido ya todos deben estar preguntándose cómo sigue el asunto. Los tres primeros avanzan a la segunda fase, que consistirá en dos zonas de seis equipos cada una. Los tres primeros del Grupo A se unirán a los tres primeros del Grupo C (por ahora Canadá, República Dominicana y Bahamas, aunque Islas Vírgenes todavía tiene una pequeña chance de colarse) y conformarán el Grupo E.

Por el otro andarivel llegarán los tres primeros del Grupo B (Brasil, Uruguay y Chile, por ahora) y los tres primeros del Grupo D, que están disputando Estados Unidos, México, Puerto Rica y Cuba, que armarán el Grupo F.

LEE: El sorpresivo promedio de edad de un San Lorenzo repleto de juveniles

Ya en esta instancia, cada equipo se medirá (ida y vuelta) contra los tres nuevos equipos que llegaron de la otra zona a lo largo de tres ventanas (dos encuentros en cada una) ya que, como habitualmente ocurre en el básquet, los equipos arrastrarán los puntos que obtuvieron en la zona de grupos por lo que no se volverán a encontrar con los rivales de la primera fase.

Como América tiene siete cupos para el Mundial, clasificarán para el torneo los tres primeros de cada zona y el mejor cuarto. Ya fue dicho que los equipos arrastrarán puntos, por lo que son importantes los resultados que Argentina obtenga cuando juegue con Venezuela y Panamá.

Como para ojear cómo viene la mano en la zona C (la que se cruzará con Argentina), actualizamos la tabla de posiciones y los partidos que faltan.

Posiciones 

 Equipo

   PJ

   G

    P

    Diferencia 

   Puntos

     1

Canadá

     3

    3

    0

        +84

     6

     2

Rep. Dominicana

     3

    2

    1

        +60

     5

     3

Bahamas

     3

    1

    2

        -66

     4

     4

Islas Vírgenes

     3

    0

    3

        -78

     3

 

Los partidos que restan son:

  • Lunes 27: Canadá-Islas Vírgenes y Bahamas-República Dominicana.
  • Viernes 1º de julio: Islas Vírgenes-Bahamas y República Dominicana-Canadá.
  • Lunes 4: Islas Vírgenes-Canadá y República Dominicana-Bahamas

Las tres ventanas para que se jueguen los partidos de los Grupos E y F serán el 25 y el 29 de agosto, 10 y 13 de noviembre y 24 y 27 de febrero de 2023. Queda claro que Argentina no tendrá nada fácil conseguir el pasaporte con rivales como Venezuela, Canadá y República Dominicana, ¿no?

Ya aclaradas todas las cuestiones reglamentarias, vamos a lo importante: ¿Cómo está la Selección Nacional que dirige Néstor "El Che" García? Y la respuesta es clara en dos sentidos: está en reconstrucción y en transición.

Este fin de semana que pasó jugó dos amistosos preparatorios con Uruguay, en los que se impuso 92-84 y 74-67.

Los abanderados del equipo, como no podía ser de otra manera, son Carlos Delfino, Facundo Campazzo y Leandro Bolmaro.

El primero es el entrenador y la voz dentro de la cancha, el base busca recuperar algo del nivel que tuvo en Europa y en la primera temporada de la NBA, y Bolmaro necesita sumar minutos casi desesperadamente. El alero, que actualmente juega en Minnesota Timberwolves, apenas jugó 35 partidos (solo dos desde el arranque) y con un promedio de 6,9 minutos por partido, lo que es poco y nada para la NBA, especialmente porque forma parte de la tercera unidad del equipo y la mayoría de los minutos que estuvo en cancha son esos que se denominan “basura” porque el resultado ya estaba definido. El porcentaje de puntos de Bolmaro por partido fue de 1.4.

Imagen

La idea del Che García es recuperar algo de la mística que el equipo tenía cuando jugaban Ginóbili, Oberto, Nocioni y Scola, entre otros tantos que integraron aquellos fabulosos equipos. Y en esa búsqueda, aparece como determinante la figura de Carlos Delfino, quien a sus 39 años y pese a no ser la mejor versión de sí mismo, le entrega al plantel esa cuota extra de jerarquía que tanta falta hace en un grupo que quiere dedicarse a practicar algún deporte de forma competitiva.

Si algo no le falta a Argentina, a esta Argentina de Che, es voluntad, compromiso, intención, entrega e intensidad. Pero hay problemas que no se puede evitar: la calidad de los intérpretes y; lo que es más problemático aún, la cantidad, ya que los desniveles entre las diferentes unidades son muy evidentes. Si juegan Campazzo, Bolmaro, Delfino, Brussino y Delía pasan algunas cosas. Pero cuando empieza la rotación e ingresan José Vildoza, Cáffaro, Vaulet, Chapero, Garino (está en recuperación ya que hace seis meses que no juega), Romano o Gallizzi, la cosa se pone más difícil no porque estos jugadores no sean buenos, sino porque los otros son mejores. También es cierto que, con un equipo corto, es muy difícil prescindir de los talentos de Laprovittola, Deck y Luca Vildoza, quienes no estarán disponibles para esta ventana.

LEE: Peligra la participación de Novak Djokovic en el Abierto de Estados Unidos

Ya se sabe que el gran primer objetivo serán las ventanas de agosto, noviembre y febrero porque allí se decidirá el destino de la clasificación al Mundial. Pero un ojo debe estar puesto en lo que pase esta semana, porque al arrastre hace que sea vital recuperar ese punto perdido por la derrota ante Venezuela y que no haya distracciones contra los peligrosos panameños. Lo que vendrá después, habrá tiempo para evaluarlo. Aunque queridos amigos, salvo que se aliñen los planetas, sentimos que Argentina, a corto plazo, está más para pelear entre el 5º y el 8º lugar de un mundial, que de hacerlo por las medallas.

Ojalá nos equivoquemos. Y no se imaginan cuanto deseamos que así sea.

Escrito por Mariano Hamilton
NA - Buenos Aires, Argentina