| Última actualización:12 de Agosto de 2022 - 00:03

Lesión de Zeballos: los clubes grandes pueden criticar pero no ser criticados

En una acción similar en la Copa Argentina de 2021, Capaldo lesionó a Carballo de Claypole, sin embargo, no se juzgó de la misma manera.

Por
Dos acciones similares, que terminaron con lesiones graves Dos acciones similares, que terminaron con lesiones graves FOTO:NA

lAntes que nada quiero aclarar que soy un seguidor del fútbol de ascenso argentino y con el cual conviví durante muchos años, en el mismo observé infinidades de acciones fuertes como la de anoche en el encuentro entre Boca y Agropecuario que derivó en la lamentable lesión de Exequiel Zeballos, la misma generó que el infractor sea considerado como un "criminal" por ser del equipo denominado "chico", pero cuando desde el Xeneize, uno de los grandes, lesionaron a un jugador del Club Claypole no se juzgó de la misma manera.

Sin dudas la acción que se vivió en Salta anoche a los ocho minutos del primer tiempo será difícil de asimilar y más aún para "El Changuito" que se perderá lo que resta de la temporada en pleno crecimiento deportivo.

"Exequiel Zeballos sufrió una lesión de la sindesmosis tibioperonea distal con lesión del ligamento deltoideo y avulsión del maléolo posterior del tobillo derecho. Se decide tratamiento quirúrgico", indicó Boca mediante el parte médico oficial.

El autor de la fatídica infracción fue Milton Leyendeker quien aseguró que el siempre juega "al límite" y aprovechó para pedirles disculpas públicamente al asegurar que no tuvo "intención de lesionar".

LEE:  Leyendecker, el jugador de Agropecuario que lesionó a Zeballos: "Estoy angustiado por la noticia"

Ahora, la grandeza del Xeneize no esta en discusión, pero esto no avala a que puedan tildar a un rival de "mala leche", "asesino" y "criminal", a caso, las disculpas del jugador del Sojero ¿no fueron lo suficiente como las de Nicolás Capaldo?, cuando en una acción similar en la Copa Argentina de 2021 lesionó a Lucas Carballo de Claypole.

Vamos a situarnos en el 3 de marzo del año pasado, cuando aún el fútbol argentino contaba con presencia limitada en los estadios por las restricciones de Covid-19. Aquella noche en el estadio de Lanús, el Tambero vivió una jornada histórica, pero a los cinco minutos se encendieron las alarmas cuando el ex Boca le pegó un patadón al delantero que tenía una carrera prometedora tras su desempeño en el ascenso de su equipo a la Primera C.

LEE: Copa Davis: Guillermo Coria confirmó el equipo argentino para el torneo en Bologna

Carballo amagó a Capaldo y el defensor le arrojó en la carrera una patada de atrás, el atacante quedó tirado en el suelo, el jugador del Xeneize no atinó a ver como estaba su colega y ni siquiera recibió una tarjeta amarilla, similar acción con optó Leyendecker, pero en cambio él si vio la roja.

"Quiero informar que es oficial, tengo rotura de ligamento cruzado anterior y menisco exterior roto", confirmó días más tarde "El Demonio" en su cuenta oficial de Instagram.

Una vez concluido el encuentro, Capaldo tuvo el "gesto" de entregarle su camiseta al delantero lesionado y ante las cámaras pidió las disculpas públicas, las cuales quedarían en eso, ya que nunca más volvió a tener contacto con el futbolista de Claypole que volvió a las canchas recién en mayo 2022 -14 meses después de lesión- y no logró recuperar su lugar. Es más, este jueves, el propio delantero aseguró en diálogo con Tyc Sports que le pidió "ayuda a Capaldo para hacer kinesiología pero no me respondió".

Parece que esta acción del ex Boca quedó en el olvido, y si bien repudió totalmente estas infracciones que lastiman a los talentosos, anoche viví un acto de doble indignación. En primera instancia por la lesión de Zeballos, a quien le deseo la mejor y pronta recuperación, y segundo porque todos olvidaron cuando el Xeneize -sin querer- lastimó, porque este juego es así: a veces la grandeza te deja criticar, pero no ser criticado.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina