| Última actualización: 11 de Octubre de 2022 - 09:27

Julio Duarte, el histórico canchero de San Lorenzo

Es encargado de uno de los mejores campos de juego del país. Su metodología de trabajo y los cuidados que tiene una cancha de futbol de primer nivel.

Por
Julio Duarte lleva casi 30 años de trabajo en San Lorenzo Julio Duarte lleva casi 30 años de trabajo en San Lorenzo Rodrigo Vizcarra - NA

En el día a día, vayas a la hora que vayas a la Ciudad Deportiva, te vas a encontrar con “Julito” – como todos los conocen – que si no está recorriendo en su bicicleta las 27 hectáreas del predio, seguro que lo ves con la cortadora de césped, con el rodillo pintando las líneas de delimitación o en el trabajo fino de todas las canchas de San Lorenzo.

Julio Duarte es el máximo responsable de que el verde césped del Nuevo Gasómetro parezca un billar y en épocas de abundantes lluvias se pueda jugar sin ningún tipo de problemas ni haya que preocuparse por el desagote o una inundación; de hecho son escasos los registros de partidos que San Lorenzo haya tenido que reprogramar de local.

El histórico canchero azulgrana le abrió las puertas de Estadio Pedro Bidegain a Noticias Argentinas y en una entrevista exclusiva admitió: “No sé si es el mejor campo de juego de la Argentina, pero está entre los cinco mejores. Es un orgullo para uno y para toda la gente de San Lorenzo”.

   - ¿Cómo es un día de trabajo?
   - A las siete de la mañana ya estamos en el club y dependemos mucho del clima. Si hay rocío no podemos cortar temprano, más que nada para que no se pegue la máquina al pasto, pero tenemos otras tareas como en las canchas de la Reserva, sacar las malezas, emprolijar los pozos y las áreas cercanas al arco.

   - ¿Hace cuánto que estás en San Lorenzo?
   -  Prácticamente 30 años, todo una vida, jaja. Llegue buscando trabajo y entré en la parte de construcción del estadio, ahí estuve un año y tuve la suerte de que me ofrecieron el laburo de las canchas y del ´94 que estoy a cargo.

LEE: Racing le ganó a Atlético Tucumán en un partido clave en la pelea por la Liga Profesional

Julio es consciente de la responsabilidad que tiene y la importancia de quiénes lo acompañan: “Esto lleva tiempo y lo que siempre digo es que es un trabajo silencioso porque tenés que estar todos los días” y agregó: “Tengo un ingeniero agrónomo que se encarga de la parte química y otros colaboradores. Si bien yo soy la cabeza del grupo, esto solo no se puede hacer. Es un trabajo en equipo”.

   - ¿Qué inconvenientes se les pueden presentar?
   - Esta cancha en particular, en invierno tiene un problemita: el techo de la Platea Norte da mucha sombra, entonces, ese sector siempre está mucho más blando y tarda más en recuperarse. Parecería que son dos canchas diferentes, en comparación a cómo da el sol en el resto de las tribunas.

   - ¿Eso implica que hayan diferentes variedades de césped o no?
   - Tenemos dos tipos de pasto. El grass perenne y la festuca en invierno, que los combinamos; y la bermuda en verano. De Igual manera trabajamos con semillas y fertilizantes importados.

Ante la típica pregunta de cómo se trazan los patrones y los diferentes tramados, Julito respondió: “La altura del césped siempre es la misma, todos nos preguntan si tiene diferente altura, pero no, jaja. Se corta a pelo y a contra pelo y eso es lo que genera el impacto visual”.

   - En lo que respecta al riego y para que en los encuentros el juego sea más rápido, ¿cómo es ese tema?
   - Por lo general, los técnicos piden que les mojemos la cancha y lo hacemos por tres o cuatro minutos. Dependemos mucho del clima: si llueve, por dos o tres días no regamos y cuando hay sol seguramente, lo hacemos dos veces durante el partido: antes de empezar y en el entretiempo. De noche no hace falta gracias al rocío.

   - ¿Los técnicos ayudan al buen estado del campo de juego?
   - El gallego Insua es un técnico que cuida mucho la cancha y para nosotros es fundamental porque nos facilita y valoran nuestro trabajo. Eso implica que los días de lluvia, no entrenen acá y tampoco pide nada raro, es macanudísimo.

Julio Duarte, vive y respira San Lorenzo, ya es confieso hincha del club y es uno de los empleados que último se va de la Ciudad Deportiva. Se encarga de cerrar los portones, poner y sacar las redes de los arcos y hasta de los banderines de los córners en los días de partido.

“San Lorenzo para mi significa mucho, me dieron la oportunidad de trabajar en un club como este y el trato que tengo es muy importante. La gente me reconoce el trabajo, los dirigentes y cuerpo técnico también. Estoy muy cómodo, es como si fuera mi casa”, resumió el histórico canchero de la institución azulgrana.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina