Publicado el 15 de Junio de 2022 - 14:01 | Última actualización: 16 de Junio de 2022 - 00:49

Claudia Piñeiro fue víctima del “asesino serial” de Twitter

Conocido por ser el responsable de las fake news que mataron en los últimos meses a Vargas Llosa, Murakami y Houellebecq, el italiano Tommasso Debenedetti ahora fue a por la escritora argentina.   

Por
"Teniendo en cuenta que soy atea y que de todos modos me recibieron con los brazos abiertos, no me puedo quejar", desmintió la noticia Piñeiro a través de Twitter "Teniendo en cuenta que soy atea y que de todos modos me recibieron con los brazos abiertos, no me puedo quejar", desmintió la noticia Piñeiro a través de Twitter

El “asesino serial” de Twitter lo volvió a hacer. En esta ocasión, la víctima fue Claudia Piñeiro, conocida por sus obras Elena sabe, Catedrales y Las viudas de los jueves, entre otras. Entre sus perjudicados también estuvieron los Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y Kazuo Ishiguro, como así también el escritor y traductor japonés Haruki Murakami, y el poeta francés Michel Houellebecq. 

LEE: Laura Fernández: “Toda obra tiene algo autobiográfico, porque escribimos con el cuerpo”

En ese sentido, Piñeiro expresó en sus redes sociales: “Acá desde el más allá y, para que se queden tranquilos, no es como lo esperaba. Pero teniendo en cuenta que soy atea y que de todos modos me recibieron con los brazos abiertos, no me puedo quejar”, junto a un emoji de un rostro con anteojos de Sol, a modo de burla. 

 

La noticia la dio una cuenta apócrifa de la editorial Alfaguara y rápidamente se extendió en las redes sociales. Pero no es la primera vez que Tommasso Debenedetti hace esta “jugada”, ya que anteriormente se hizo pasar por otras editoriales y agencias de prensa en donde “ejecutó” a figuras internacionales como Isabel Allende, John Grisham, Hugo Chávez, Pedro Almodóvar y el expapa Benedicto XVI.

También realizó entrevistas falsas que fueron publicadas en diferentes medios italianos. Entre ellas, se encuentran charlas con figuras como Derek Walcott, Mijail Gorbachov, Manuel Vázquez Montalbán, Noam Chomsky y Philip Roth. 

La intención de realizar este tipo de fake news es corroborar que en las redes sociales y en los medios de comunicación circula cualquier tipo de información falsa, que no es chequeada.

Quién es Tommasso Debenedetti

Nacido en Roma en 1969, casado y padre de dos hijos, profesor de italiano y de historia en un instituto público de la capital, hijo y nieto de ilustres críticos literarios (Antonio y Giacomo), Debenedetti aseguró en una entrevista a el diario El País que "me gusta ser el campeón italiano de la mentira. Creo que he inventado un género nuevo y espero poder publicar nuevos falsos en mi web, y la colección en un libro. Por supuesto, con prólogo de Philip Roth".

En 2000 incursionó en el periodismo como freelancer y en 1998 obtuvo una supuesta credencial de reportero, con la cual ejerció en sus inicios. Anheló ser un redactor cultural, sin embargo, no encontró espacios en los medios.

A causa de que no conseguía trabajo empezó a realizar historias y entrevistas escritas falsas para medios de provincias italianas.

Las primeras supuestas entrevistas fueron al cardenal Ratzinger, al Dalai Lama, a John Grisham, y a Mijaíl Gorbachov, entre otros. Increíblemente estas historias eran compradas por dichos medios. Reveló que leía trabajos de las personas que “entrevistaría” para que sus reportajes resultaran auténticos.

Tommaso llegó a Twitter en 2011 y desde entonces “mató” a Pedro Almodovar, Fidel Castro, J. K. Rowlling, Gabriel García Márquez, entre muchos otros. 

Sus publicaciones en Twitter ante un posible fallecimiento de una figura pública son breves pero contundentes. Para ello creó perfiles de autoridades, los cuales no están verificadas. Logró además que algunos medios de renombre como The New York Times, The Guardian y USA Today cayeran en la trampa.

En 2012, Debenedetti anunció la muerte del presidente de Siria Bashar al-Ásad lo que provocó caídas globales en el precio del petróleo.

De acuerdo con él, esto lo ha hace con el fin de evidenciar lo fácil que es engañar a la prensa en las redes sociales.

NA - Buenos Aires, Argentina