| Última actualización:22 de Agosto de 2022 - 08:29

Un adolescente le contó a su hermano menor que posee cáncer terminal y su abrazo conmovió a todos

El joven padece un osteosarcoma. Los médicos le indicaron a él y a su familia que solo le quedan semanas de vida. 

Así fue el emotivo abrazo que se dieron Ian y Peter. Así fue el emotivo abrazo que se dieron Ian y Peter. Facebook.

Un adolescente de 15 años de Estados Unidos le contó a su hermano menor que sufre un cáncer terminal. Ante esto, se dieron un interminable abrazo que fue fotografiado y se viralizó en las redes sociales.

El niño que padece la enfermedad se llama Ian Parker. Este tiene un osteosarcoma, es decir, un tumor en los huesos. Según le indicaron los médicos, no tiene cura. “Ya no hay más nada que los doctores puedan hacer”, le dijeron al joven y a sus padres.

Los estudios médicos que se realizó dieron como resultado que el cáncer se había propagado a todo su cuerpo. El caso de Parker fue dado a conocer en las redes por un reconocido usuario que comparte historias de este tipo, en la que los niños se enfrentan a enfermedades terminales.

Benjamin Elliott fue quien publicó la foto de Ian con Peter (11) cuando le comentó que los especialistas le dieron pocas semanas de vida. Se los ve abrazados, mientras que el menor de ellos estaba llorando desconsolado y su hermano le daba un beso en la frente.

La historia de Ian Parker, el niño que sufre osteosarcoma en Estados Unidos

Elliott escribió la historia en su cuenta de Facebook: “En 2019, a Ian le diagnosticaron cáncer en los huesos. Después de una cirugía y meses de quimioterapia, Ian fue declarado libre de cáncer. Pero en noviembre de 2021, el cáncer regresó y esta vez, se extendió por todo el cuerpo, según el último diagnóstico de los médicos”.

LEÉ MÁS: Un niño se perdió en San Telmo y lo ayudaron a encontrar a su padre: “Eduardo, vení a buscar a Juan Cruz”

Y siguió: “Esta semana, Ian y su familia supieron que ya no hay nada más que hacer: le quedan pocas semanas de vida".

"Al enterarse de que el cáncer lo mataría, Ian comenzó a llorar. No tenía miedo de morir; de hecho, le parecía bien. Ian estaba triste. Ian lloró porque, como dijo con sus propias palabras, ‘sólo quiero hacer una cosa buena en el mundo antes de dejarlos a todos’", puntualizó.

Por otra parte, Benjamin señaló que el niño “se niega a sentarse a morir” y que “elige estar ocupado viviendo hasta que su muerte se haga realidad”. Y concluyó: “Ian se niega a vivir para sí mismo. Sólo elige vivir para los demás hasta el momento de dar su último aliento".

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina