Miércoles, 21 Abril 2021 09:45

Uruguay: los crudos mensajes de los trabajadores de la salud para concientizar sobre la pandemia

EL vecino país pasó de ser un modelo en la gestión de la pandemia a liderar los rankings de contagios y muertes por la enfermedad en términos relativos.

Sanatorio CASMU Sanatorio CASMU Diario El País.

Uruguay es el país del área sudamericana que pasó de ser un modelo en la gestión de la pandemia a liderar los rankings de contagios y muertes por la enfermedad en términos relativos.

Ahora allí son los trabajadores de la salud quienes concientizan a la población con mensajes fuertes.

"Hasta que los muertos no sean tus muertos no te tomarás en serio la gravedad del Covid-19. La gente lamentablemente no toma conciencia", dice Carla Romero, auxiliar de Enfermería en un centro de terapia intensiva (CTI) del sanatorio Casmu en Montevideo.

El personal de sanidad del vecino país fue entrevistado por la prensa francesa, interesada en indagar cómo pasó esa nación de ejemplo a víctima del coronavirus.

"Es así. Hasta que los muertos no sean tus muertos, hasta que no te pase en tu familia, es difícil" que el virus sea visto como una amenaza real, agrega.

Los médicos también se refieren al comportamiento de la sociedad uruguaya frente al Covid-19.

"La gente no cree en la gravedad de la situación. Lo ves en la calle: casi todo el mundo sin tapabocas (...) Hasta que no tiene un pariente acá adentro, no cree",  dice el intensivista Francisco Domínguez.

El 74,5% de las 978 camas de terapia intensiva operativas que hay en todo el país están ocupadas, 56% con pacientes con coronavirus, según datos del martes difundidos por la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI).

"Estamos al borde del esfuerzo", advierte Domínguez en referencia al agotamiento generalizado de todo el personal de la salud.

Si bien por ahora nunca se ha llegado al límite técnico de la "saturación" (85% de ocupación total), la SUMI explicó que el concepto debe tener en cuenta la capacidad de asistencia y no solo la capacidad de camas, en un sistema que ha aumentado significativamente el número de unidades disponibles.

Y en esa capacidad de asistencia entra también la carga emocional de trabajar en un lugar donde la pérdida es cotidiana.

"Lo más difícil [con lo que tenemos que lidiar] es la muerte. Y en el área intensiva no tenemos una recompensa, porque sabemos que vienen y es muy difícil verlos salir. Te sale uno y se te quedan diez", ilustra Romero.

La enfermera cataloga como "tremenda" la cantidad de gente que ha fallecido en apenas 20 días de abril. "Y lo que falta todavía...".

El país de 3,5 millones de habitantes registra 169.327 contagios y 2.022 muertes por coronavirus desde el inicio de la pandemia.

En las últimas dos semanas, Uruguay registró un promedio de 3.000 casos nuevos y casi 60 fallecimientos diarios por covid-19, cifras que se traducen en la tasa de contagios más alta del mundo y la mayor aceleración de muertes en América Latina.

Domínguez califica a los pacientes de covid-19 como "altamente volátiles".

"Cambian de un momento a otro, pueden estar bastante bien y en cinco, diez minutos, se mueren", señaló en declaraciones que publica el sitio France24.com citando a la agencia France Presse.

Los médicos relatan que mientras al inicio de la pandemia la mayoría de los ingresos a CTI era de pacientes mayores de 70 años, el promedio de edad ha bajado "abruptamente".

La eventual escasez de insumos sanitarios es otra de las luces rojas que se han encendido en las últimas semanas en Uruguay.

El Ministerio de Salud Pública solicitó a los centros de salud que cuiden el inventario de oxígeno medicinal, según un documento conocido la semana pasada.

Para Romero, si bien podría llegar a darse una "falta de los materiales de trabajo", por ahora la mayor alerta es con algunos fármacos.

"Tenemos problemas con el tema de la medicación, de las drogas para mantener a los pacientes sedados y hay una gran falta de sedantes (...) que es lo normal porque hay una gran demanda", sostiene.

Los profesionales de la salud aguardan que el plan de vacunación, que avanza muy rápidamente, mejore las perspectivas a mediano plazo.

El 31 por ciento de la población ha sido vacunada con una dosis de CoronaVac, Pfizer o AstraZeneca y el 10, con dos.

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA