| Última actualización:17 de Septiembre de 2022 - 08:28

Secta de Villa Crespo: una procesada pidió volver a trabajar con el líder de la Escuela de Yoga

Se trata de la asistente médica de Juan Percowicz, quien trabaja para él desde hace unos 20 años y no tiene otra fuente de ingresos que esa tarea.

Por
Uno de los allanamientos. Uno de los allanamientos. Foto: NA

Una de las imputadas por la presunta secta de Villa Crespo, también conocida como Escuela de Yoga, pidió a la Justicia que la dejen seguir trabajando como asistente personal y sanitaria del supuesto líder del grupo, el octogenario Juan Percowicz.

Ruth Viviana London formuló el pedido al juez Ariel Lijo, quien al momento de concederle la excarcelación le fijó, entre las pautas de conducta que debe cumplir, “la prohibición de reunión con personas vinculadas a los hechos investigados”.

“Tal obligación –afirmó London- me obliga poco menos a que la mendicidad, ya que carezco de otras fuentes de ingresos o de posibilidades de recibir ayuda de familiares que puedan colaborar con mi sustento de vida”.

La mujer explicó que tiene 60 años de edad y le espetó al juez "bien sabe que es muy difícil conseguir trabajo".

LEE: Secta de Villa Crespo: un detenido pidió que declaren Tinelli, Susana Giménez, Moria Casán y Julio Bocca

“Hace 20 años que trabajo como asistente de Juan Percowicz, mi único paciente, y dada la cantidad de años que llevo realizando la misma función estoy convencida que no existe nadie más calificada que yo para hacerlo con él”, afirmó.

“Máxime en tareas que demandan un conocimiento integral del paciente en actos tan sensibles del ser humano que, para otros, pueden resultas insignificantes, pero para un adulto mayor de más de 80 años, cuando su estado de salud está tan deteriorado, son de suma significancia”, añadió.

Percowicz, según la descripción médica que obra en la causa, es diabético, hipertenso, tiene tendencia a la obesidad y el sedentarismo, problemas cardíacos, tiene un marcapasos y está anti-coagulado.

Además, “tuvo en varias oportunidades melanomas que requirieron cirugía y cursó varios episodios de ACV”.

London le dirigió la nota al juez en la que le manifestó: “pido nada más -ni nada menos- que recuperar el trabajo que tengo hace aproximadamente 20 años y para el cual me formé”.

“Estoy convencida que al poder seguir cumpliendo el rol que desempeño no signifique un riesgo para la prosecución de la investigación”, resumió.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina