Jueves, 26 Noviembre 2020 21:00

Hoy declara Leandro Santos, acusado de prostitución VIP, en una causa que involucra a ricos y famosos

La declaración se produce ocho años después de que Santos fuera denunciado ante la Justicia.

Hoy declara Leandro Santos, acusado de prostitución VIP, en una causa que involucra a ricos y famosos

Leandro Santos, de 38 años, está acusado de liderar una organización dedicada a trata de mujeres en el circuito de "sexo vip" hoy deberá prestar declaración indagatoria como imputado.

Todo estalló en Uruguay, en la coqueta Punta del Este, durante el verano de 2012, hace poco más de ocho años.

La causa lleva muchos años en Uruguay, y hasta ocasionó la publicación de un libro -"Sueños rotos"- del periodista Javier Benech. En la misma hay argentinos de renombre y buena posición económica involucrados, desde empresarios de distintos rubros hasta figuras de la televisión.

El nombre de Leandro Santos "copó" en ese tiempo los medios de comunicación porque el escándalo superaba fronteras y por la novedad de que se mencionaban famosos, supuestos clientes de la prostitución vip.

Hoy santos deberá declarar ante el juez federal Sebastián Casanello, que lo citó vía el "Sistema Integral de Video de Audiencias Judiciales".

A Leandro Santos se lo acusa de "haber formado parte al menos entre los meses de junio de 2009 y diciembre del año 2014, de forma sostenida, de una organización criminal trasnacional dedicada a captar, trasladar -tanto dentro del país como desde y hacia el exterior- acoger y recibir mujeres mayores de edad -de nacionalidad argentina y uruguaya- con fines de explotación sexual".

Pero no es la única causa en la que se encuentra involucrado Santos, ya que hay otra investigación complementaria por lavado de dinero, que ya tiene un dictamen del fiscal federal Federico Delgado y de la Protex.

Gran parte de los testimonios contra el representante de modelos están en la causa uruguaya, de la que Casanello pidió una copia certificada.

El acusado estuvo detenido en Punta del Este, Uruguay, pero logró que su abogado de ese momento, Mariano Cúneo Libarona, lograra liberarlo y así pudo volver a Argentina para quedar a resguardo de una nueva detención.

Escrito por
Buenos Aires, NA