Lunes, 04 Octubre 2021 18:23

Una diputada opositora quedó a cargo del gobierno de Tucumán por pocas horas y protagonizó una situación insólita

Se trata de Sandra Orquera, quien se presentó en las redes como "la primera gobernadora" y recibió en la sede del Ejecutivo a Ricardo Bussi, hijo del genocida Antonio Bussi. 

El hijo del genocida y la gobernadora por un día. ¿Una provocación? El hijo del genocida y la gobernadora por un día. ¿Una provocación?

El viaje del gobernador interino de Tucumán, Osvaldo Jaldo, a Buenos Aires hizo que el Poder Ejecutivo local quedara a cargo de la vicepresidenta segunda de la Legislatura, Sandra Orquera, quien rápidamente se presentó como "la primera gobernadora de la provincia" y atendió en el despacho del mandatario.

La situación se generó porque Jaldo, el vicegobernador que reemplazó a Juan Manzur tras su asunción como jefe de Gabinete, viajó junto al presidente y el vicepresidente de la Legislatura provincial, Néstor Regino Amado y Juan Ruiz Olivares, por lo que el Ejecutivo quedó temporalmente a cargo de Orquera, del partido Fuerza Republicana que fundó el represor Antonio Bussi.

Orquera no solo se trasladó al despacho oficial del gobernador, sino que a través de su cuenta de Twitter publicó una foto suya y afirmó: "Hoy estuve realizando mi labor en Casa de Gobierno como la primera gobernadora de la provincia".

"A pesar de que sea por unas cuantas horas seguimos trabajando y luchando con esperanzas para que nuestro querido Tucumán vuelva a ser el Jardín de la República", agregó la vicepresidenta segunda de la Legislatura, en una situación poco usual.

Y en otra publicación, señaló: "La agenda de hoy fue abordar el tema Seguridad. Aquí me trajo el pueblo para escucharlos y darles una solución de lo que les preocupa".

A eso se sumó que Orquera también recibió en la Casa de Gobierno provincial a Ricardo Bussi, quien quedó al frente del partido Fuerza Republicana luego de que su padre falleciera en la cárcel, a la que fue condenado por delitos de lesa humanidad, lo que generó además críticas de organismos de derechos humanos a la legisladora.

Jaldo se trasladó a Buenos Aires para mantener una reunión con Manzur en la Casa Rosada, donde aprovecharon para dar por terminada la pelea política entre ellos, que incluso los llevó a presentar dos listas de candidatos enfrentadas en las primarias de septiembre.

La rivalidad entre ambos ya le había dado un tinte particular a la sucesión obligada por la decisión de Manzur de asumir como jefe de Gabinete de la Nación, en medio de la crisis post derrota electoral del Gobierno, por lo que el encuentro en la Rosada fue un gesto para reunificar al oficialismo provincial.

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA