Publicado el 07 de Junio de 2022 - 15:07 | Última actualización: 08 de Junio de 2022 - 07:02

Sesión por Boleta Única: a la oposición le preocupa conseguir el quórum y afina los números

El anuncio de la baja del jefe del bloque radical, Mario Negri, por coronavirus, encendió luces de alerta en Juntos por el Cambio, que necesita asegurar la presencia de 129 diputados.

Con Omar de Marchi, del Pro en la presidencia, en lugar de Sergio Massa, que viaja, Diputados trata mañana la boleta única de papel. Con Omar de Marchi, del Pro en la presidencia, en lugar de Sergio Massa, que viaja, Diputados trata mañana la boleta única de papel. NA

El anuncio de la baja del jefe del bloque radical, Mario Negri, por coronavirus, encendió luces de alerta en Juntos por el Cambio por la Boleta Única de papel.

Afrontaban con tranquilidad la sesión de mañana reprogramada para mañana a las 14 para tratar el proyecto de Boleta Única de papel. Para habilitar la sesión necesita 129 votos. 

La realidad es que no le sobra nada a la oposición para lograr su objetivo.

En principio, partía con la base de 132 votos que fueron los que obtuvo la moción de emplazamiento de las comisiones que debían trabajar y dictaminar el proyecto.

LEÉ: Mario Negri dio positivo por coronavirus justo en una semana clave en el Congreso

Desafectado Negri de la sesión, la cuenta cae a 131, y desciende a 130 si se descuenta a Romina del Plá (Frente de Izquierda), que había respaldado con su voto el emplazamiento pero ahora no se plegaría al proyecto opositor. 

Por si fuera poco, tampoco estará presente el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, el único del oficialismo que hubiera podido contribuir con el quórum.

Esta tarde se terminó de confirmar que el líder del Frente Renovador integrará la comitiva oficial que esta noche viajará junto al presidente Alberto Fernández a Los Ángeles, Estados Unidos, para asistir a la Cumbre de las Américas.

LEÉ: Fernández invitó a Massa para que lo acompañe a la Cumbre de las Américas

Sin Massa presidiendo la sesión, dicha tarea recaerá en el vicepresidente de la Cámara baja, Omar de Marchi (PRO).

En los momentos en que el mendocino se tome un descanso durante la sesión, dicho lugar será ocupado por José Luis Gioja y Julio Cobos.

Lo que desvela en estas horas a la oposición es ajustar la logística para que nadie pierda un vuelo y esté sentado en su banca a la hora pautada. No puede darse el lujo de perder a ningún diputado.

En ese sentido, evitarán que se repitan casos como la ausencia de la diputada Gabriela Brouwer de Koning en la última sesión del año pasado, cuando por escasos votos la oposición no pudo bloquear la reforma de Bienes Personales que impulsaba el oficialismo. también tienen presente el faltazo en la última sesión del puntano Claudio Poggi, quien se encontraba de viaje.

El primer indicio de intranquilidad y alarma en la oposición es que modificó el horario de convocatoria de la sesión a las 14 (iba a ser a las 10:00).

Adujeron problemas climáticos (una probable neblina que complicaría la salida de los vuelos) pero lo cierto es que la postergación del inicio de la sesión les dará más margen a los opositores que viven en el Interior para llegar a Buenos Aires a tiempo.

Luego de obtener un dictamen de mayoría con 35 firmas, que incluyen a Juntos por el Cambio pero también al interbloque Federal, a los diputados de Juntos Somos Río Negro, y el bloque de José Luis Espert, la oposición estaba envalentonada y confiada en que lograría la media sanción.

Los últimos acontecimientos obligan a un esfuerzo adicional para garantizar el quórum.

El proyecto opositor 

La iniciativa, que se inspira en el "modelo cordobés" de boleta única, propone condensar toda la oferta electoral para cargos nacionales en una única planilla de papel, la cual se divide en filas horizontales para cada una de las agrupaciones políticas que compiten.

Por cada tramo y por cada alianza electoral habrá un casillero vacío.

El elector deberá seleccionar solamente una opción por cada categoría: si marca dos o más casilleros el voto se considerará nulo. En tanto, si no marca ningún casillero se considerará voto en blanco en esa categoría específica. No habrá un casillero específico para el voto en blanco.

Si una agrupación política no presenta candidatos en alguna de las categorías se incluirá en ese espacio la inscripción "No presenta candidatos".

La BUP tendrá impresos los nombres de los primeros cinco candidatos de la lista de diputados nacionales, y se incluirán fotografías a color de los primeros dos candidatos (de acuerdo a la ley de paridad de género serán un hombre y una mujer, o viceversa).

El mismo criterio se propone para el tramo de candidatos a representantes del Parlasur.

En la categoría de senadores nacionales, aparecerán con foto los dos candidatos titulares, al igual que el candidato a presidente y vicepresidente.

Esta decisión dio respuesta a los reparos de organizaciones feministas, que advertían fundadamente que la mayoría de los cabezas de lista suelen ser varones y que, por ende, si si solo se incluyera la fotografía del primer candidato a diputado nacional se expondría una marginación de la representación femenina.

Las listas completas de candidatos deben ser publicadas en afiches o carteles en cada cabina de votación, asegurándose que tengan una adecuada visibilidad.

Con respecto al orden de ubicación de las listas de las coaliciones electorales se resolverá por sorteo para las elecciones primarias, mientras que para las elecciones generales, la BUP presentará a las diferentes listas conforme a la cantidad de votos que haya obtenido cada agrupación política en la categoría de candidatos a diputados nacionales.

Es decir que el primer lugar en orden de aparición en la BUP quedará reservado para la agrupación política más votada y el último lugar pertenecerá a la agrupación menos votada en esa misma categoría. 

Cuando haya simultaneidad de fecha con los comicios provinciales (que en la mayoría de las jurisdicciones sigue utilizando la boleta tradicional partidaria) se definió que las provincias tendrán las dos opciones abiertas para sus propios comicios: boleta tradicional (se denomina "concurrencia" cuando conviven los dos sistemas) o Boleta Única de papel.

Eso sí: si implementan la BUP para las categorías provinciales, deberán proporcionar una boleta separada de la BUP nacional.

Según el proyecto, la BUP se imprimirá con una antelación no menor a los 15 días, en una cantidad igual al padrón de electores sumado a un 5% adicional para reponer en caso de alguna contingencia. 

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina