Martes, 18 Mayo 2021 04:33

"Pepín" Rodríguez Simón pidió asilo político en Uruguay

El ex asesor presidencial durante el gobierno de Mauricio Macri denunció que lo quieren meter preso y responsabilizó a la jueza Servini, al abogado Beraldi y a los empresarios Cristóbal López y De Sousa.

Fabián Rodríguez Simón envió una nota a sus allegados desde su autoproclamado exilio. Está citado a indagatoria por presuntas maniobras en perjuicio del Grupo Indalo. Fabián Rodríguez Simón envió una nota a sus allegados desde su autoproclamado exilio. Está citado a indagatoria por presuntas maniobras en perjuicio del Grupo Indalo. Foto: NA

El abogado y ex asesor presidencial Fabián “Pepín” Rodríguez Simón pidió asilo político en Uruguay por considerarse un perseguido del Poder Judicial por los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa; la jueza María Servini; el fiscal Guillermo Marijuán y Carlos Beraldi, quien asiste legalmente a la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

En una nota dirigida a sus allegados, que fue ampliamente difundida en redes sociales, Rodríguez Simón anunció: “solicité asilo como refugiado político en Uruguay, país en el que me encuentro”.

“Esto implica que no voy a volver a la Argentina hasta que cese la persecución en mi contra. Tengo temores fundados de que si lo hiciera sería privado indebidamente de mi libertad, con peligro para mi seguridad personal, en el marco de causas judiciales amañadas como pretexto para encarcelarme”, añadió.

No hay nada grato en el exilio. Pero que la Justicia, institución que debería defenderme de una persecución como la que padezco, sea precisamente la herramienta que utilizan Cristóbal López y De Sousa para perseguirme y privarme ilegítimamente de mi libertad por mi actividad política lícita es lo que me llevó a pedir asilo”, explicó en otro párrafo de su carta.

Rodríguez Simón sostiene que la raíz de esa supuesta persecución en su contra está relacionada con su “participación como asesor del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para que los concesionarios del juego en este distrito (el Hipódromo y los dos barcos casino) pagaran el impuesto a los Ingresos Brutos que adeudaban desde 2003”.

Esas casas de juegos de azar eran administradas por Cristóbal López durante la gestión de Mauricio Macri como jefe de Gobierno, previo a ser electo presidente de la Nación.

No obstante, Rodríguez Simón está llamado a prestar declaración indagatoria en otro expediente, en el que aparece sospechado de haber urdido –junto con otros ex funcionarios del gobierno de Cambiemos- una trama judicial para desapoderar de sus empresas y encarcelar a López y De Sousa.

La nota del ex asesor de Macri alude tácitamente a esa causa: “la jueza Servini de Cubría (sic) se excusó de seguir interviniendo por la violencia moral que le provocaron las críticas que recibía de los conductores militantes del canal C5N, perteneciente al Grupo Indalo”, de los empresarios López y De Sousa.

“Pero, finalmente, Servini de Cubría se quedó con la causa. Sin volver a ser criticada por C5N, y cumpliendo todos y cada uno de los arbitrarios pedidos del abogado Beraldi”, contrapuso.

Rodríguez Simón subrayó que Beraldi pidió su indagatoria y la prohibición de salida del país, y Servini hizo lugar a ambos planteos, pese a que la declaración iba a ser por la plataforma Zoom, por lo cual no era necesaria la presencialidad.

“Esto solo puede explicarse si ya existe la decisión previa de privarme de mi libertad en cuanto regrese al país”, reflexionó.

Rodríguez Simón denunció, además, “una muy intensa campaña mediática de difamación y desprestigio”, por la que responsabilizó a  “los conductores militantes de C5N, Aníbal Fernández (que era abogado de López), los diputados Rodolfo Tailhade, Leopoldo Moreau, Eduardo Valdés, el ministro de Justicia Martín Soria, el ex juez Norberto Oyarbide, y los abogados vicepresidenciales Graciana Peñafort, Gregorio Dalbón y Carlos Beraldi”.

“Esta causa en la que se me impidió repetidas veces ejercer mi derecho de defensa, es solo un pretexto y un vehículo  para encarcelarme”, vaticinó.

El ex asesor presidencial intuyó que la supuesta intención de encarcelarlo sería una “reparación simbólica” para De Sousa y López ante “la impunidad que perdieron, al pagar impuestos como cualquier vecino”.

“Y pondría a quienes actuamos lícitamente en defensa de los intereses del Estado, al mismo nivel de quienes no pagaban impuestos amparados por sus conexiones políticas y societarias, revoleaban bolsos en los conventos o se apropiaban de fondos del Estado Nacional para construir una red de medios, funcionarios, políticos y abogados a su exclusivo servicio”, concluyó.

Escrito por
Buenos Aires, NA