| Última actualización: 11 de Octubre de 2022 - 14:31

Para la Unidad Piquetera, los cambios en el Gobierno “marcan el fracaso de la política económica y social”

Los principales dirigentes de los movimientos sociales trotskistas le reconocieron a NA que no “hay muchas expectativas” y apuntaron contra “el plan de ajuste”.

Por
La Unidad Piquetera realizó un acampe de dos días en su última protesta a finales de septiembre frente al Ministerio de Desarrollo Social. La Unidad Piquetera realizó un acampe de dos días en su última protesta a finales de septiembre frente al Ministerio de Desarrollo Social. Juan Vargas (NA).

Los movimientos sociales no alineados con el oficialismo se pronunciaron respecto a las nuevas administraciones del Ministerio de Trabajo, ahora a cargo de Kelly Olmos, y del de Desarrollo Social, cuya titular ahora es Victoria Tolosa Paz. “Marcan el fracaso del conjunto de la política económica y social del Gobierno Nacional”, expresó Eduardo Belliboni, líder del Polo Obrero, una de las organizaciones que integran la llamada Unidad Piquetera.

“No hay trabajo genuino ni bien remunerado, los ministros renuncian a partir de que fracasan Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner”, continuó en diálogo con NA. Además, puntualizó que, pese a que mantuvo decenas de reuniones en un año y medio de gestión, durante la permanencia del ministro saliente Juan Zabaleta al frente de Desarrollo Social “se cerraron los planes sociales frente al aumento de los niveles de indigencia”.

En esa misma línea se manifestó otra de las referentes, Mónica Sulle, del MST Teresa Vive, que “sería injusto decir que con Zabaleta no hubo reuniones”, pero expresó “el tema son los resultados”, por lo que puntualizó sobre la política económica de Sergio Massa, que ha frizado el gasto público en materia social. “Los ministerios están estallados porque han respondido al plan de ajuste del superministro”, criticó.

La reapertura del Potenciar Trabajo, cuyos beneficiarios han ido en decrecimiento desde la asunción del nuevo titular del Palacio de Hacienda, como las partidas de alimentos en los comedores barriales, son dos de las principales inquietudes que tienen hoy los dirigentes piqueteros troskistas. “Debemos discutir un nuevo salario mínimo vital y móvil, 6 de cada 10 pibes pasa hambre y los jubilados viven bajo el nivel de la indigencia”, agregó Sulle, que hoy el Ejecutivo “responde al FMI”.

LEE: Tolosa Paz, la carta a la que vuelve a apelar Alberto Fernández en medio de un clima de alta conflictividad

Sulle, además, vinculó los cambios con las internas políticas en el Frente de Todos y cuestionó el “rol de cartón” del Ministerio de la Mujer, que también sufrió cambios tras la renuncia de Elizabeth Gómez Alcorta, reemplazada por Ayelén Mazzina. “Zabaleta muestra que se vuelve a la intendencia de Hurlingham para pelear la Elección en 2023 contra La Cámpora, mientras que el Gobierno pone tres figuras femeninas que no van a dar respuesta si no se rompe con el acuerdo con el Fondo”.

Con la CGT -pese a sus diferencias internas- en un rol de aliada y con parte de los movimientos sociales como aliada, la Unidad Piquetera ha sido uno de los principales escollos que el oficialismo ha enfrentado en las calles. Desde su asunción en 2019, se han sucedido decenas de manifestaciones que incluyeron acampes y medidas de fuerzas frente al Ministerio de Desarrollo Social y la Plaza de Mayo.

De acuerdo a Silvia Saravia, principal dirigente de Barrios de Pie- Libres del Sur, “en términos generales, las nuevas designaciones se dan en el marco de modelo acordado entre Alberto, Cristina y Massa que es el de mantener el acuerdo con el FMI y sostener un proceso de ajuste”, apuntó. Y, en ese sentido, completó: “No hay muchas expectativas al respecto pero esperamos que no haya continuidad en la demonización de las organizaciones y que se escuche lo que estamos planteando”.

Saravia, que se ha desmarcado hace años de la facción Somos Barrios de Pie que conduce el oficialista Daniel Menéndez, explicó que las filas de la Unidad Piquetera se han engrosado desde que Alberto Fernández asumió el poder y que eso se debe a que más personas cada vez atraviesan más necesidades básicas, además de aclarar que no solo entre sus organizaciones han personas de los estratos más bajos.

LEE: Las definiciones de Kelly Olmos: inflación, mensaje para la CGT, y su relación con Cristina Kirchner

“Necesitamos que lleguen las herramientas a los espacios de trabajo, el refuerzo a los comedores y merenderos y que se abra el Potenciar, que es algo que percibimos en los barrios y que tiene una alta demanda en ese sentido”, aseguró, y remarcó: “Quienes tienen un trabajo en el marco de la informalidad y con ingresos por debajo de la indigencia, evidentemente necesitan del apoyo por parte del Estado”.

El presidente Alberto Fernández tomará la jura de las nuevas ministras el próximo jueves en la Casa Rosada. Desde la Unidad Piquetera, que a finales de septiembre encabezó un acampe de dos días frente a Desarrollo Social, ya anticipan que, una vez que asuman formalmente, exigirán reuniones al corto plazo tanto con Tolosa Paz como con Kelly Olmos para saber cuáles serán sus hojas de ruta.

Y, por último, consultada por la posibilidad de que se lleven a cabo nuevas protestas en el centro de la Ciudad de Buenos Aires y el resto del país, Saravia aclaró: “Había un plan de lucha votado que se suspendió luego de que Zabaleta nos haya recibido y algunas cuestiones habían comenzado a resolverse”. Sin embargo, “ahora debemos ver cuáles son las definiciones de la nueva ministra (Tolosa Paz)”, expresó aunque cerró con que “deberían mantenerse los compromisos”.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina