Sábado, 25 Abril 2020 21:00

Pandemia y derechos

La pandemia tendrá consecuencias sobre nuestros derechos.

&lt;p&gt;Foto NA: Daniel Vides. &lt;/p&gt; <p>Foto NA: Daniel Vides. </p>

Por Pablo Tonelli* | Especial para Noticias Argentinas

La lucha contra la pandemia que todos estamos librando tiene y tendrá, importantes consecuencias en lo referido a nuestros derechos.

En primer lugar y como es evidente, se encuentra comprometido el derecho a la vida y su correlativo derecho a la salud.

Está claro el Estado tiene el deber de protegernos, en la medida de lo posible, de la enfermedad, y también el de proporcionar o asegurar una buena atención médica a los contagiados.

Mi reflexión, sin embargo, apunta a los derechos que la pandemia o mejor dicho el Estado como consecuencia de la pandemia, nos ha restringido o cercenado a todos.

En lo referido a la salud, quienes requieren atención médica por dolencias o enfermedades diferentes del coronavirus encuentran serias dificultades para encontrar respuestas adecuadas.

Pero la lista de derechos afectados es más larga. No podemos, al menos de manera plena, gozar de los derechos de "trabajar y ejercer toda industria lícita", de "comerciar", de "entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino", de "enseñar y aprender", garantizados todos por el artículo 14 de nuestra Constitución Nacional.

Esta severa restricción de derechos es comprensible ante la gravísima amenaza que representa la pandemia y por un breve lapso. Pero debemos tener muy en claro que no puede durar mucho ni tampoco para siempre. La restricción es tan importante que, en la práctica, vivimos en verdadero estado de sitio, pero sin que lo haya declarado y establecido el Congreso, como manda la Constitución Nacional.

La conclusión es que debemos aceptar estas restricciones porque son indispensables para combatir la pandemia. Mas debemos también estar atentos a cualquier exageración innecesaria, agravamiento injustificado o prolongación arbitraria.

Y para ello, lo mejor es que funcionen plenamente la Justicia y el Congreso, que deben ser nuestro resguardo en caso de que el Poder Ejecutivo se vea tentado a ir más allá de lo estrictamente imprescindible. Porque la Constitución Nacional debe regir siempre, aun en tiempos de pandemia o, tal vez, con mayor razón.

(*) - Diputado nacional de Juntos por el Cambio y miembro del Consejo de la Magistratura.

Escrito por
Buenos Aires, NA

Nota completa exclusiva para abonados.
Solicitar ahora!