Sábado, 08 Mayo 2021 06:48
Por Antonio D’Eramo

La inseguridad en Lomas de Zamora golpea las chances electorales del Frente para la Victoria en la tercera sección electoral

Es el corazón de la estrategia electoral del oficialismo en la Provincia. Martín Insaurralde, representando a los intendentes, será parte del armado de las listas pero su imagen de gestión negativa le quita espacio para negociar.

Insaurralde, en el centro de la polémica. Insaurralde, en el centro de la polémica. Foto NA

La puja electoral por la tercera sección electoral es la más importante de las que se desarrollarán en los comicios legislativos de este año en la provincia de Buenos Aires. A través del decreto 177 publicado en el Boletín Oficial de la provincia, el gobernador Axel Kicillof oficializó el llamado a elecciones de medio término para el 24 de octubre, donde se votarán 23 senadores provinciales y 15 suplentes, más 46 diputados provinciales y 28 suplentes.

En las últimas horas, tanto el oficialismo como la oposición acordaron postergar por 30 días las PASO y las legislativas por la amenaza de la pandemia de coronavirus.

En ese escenario, y a pesar del nuevo calendario, la tercera sección compuesta por municipios tradicionalmente gobernados por el peronismo como, por ejemplo, Almirante Brown, Berisso, Berazategui, La Matanza, Presidente Perón, Ensenada, con la excepción de Lanús en manos del intendente del Pro, Néstor Grindetti, tiene en Lomas de Zamora uno de sus bastiones tradicionales.

Lomas de Zamora es, además, el municipio que más dirigentes con proyección nacional aportó en esta sección electoral que este año renovará 18 bancas en la Cámara de Diputados provincial y 9 senadores provinciales.

Sin embargo, las últimas noticias de la realidad golpean fuerte en las encuestas de imagen que recibe en su despacho Martín Insaurralde. Hablamos de las encuestas que las consultoras realizan sólo para los ojos de los funcionarios que las encargan.

Y, en la más reciente, a la que accedió NA, se observan datos preocupantes para la imagen no sólo Insaurralde sino para el funcionamiento del municipio en general.

Este jefe comunal se sentará a la mesa donde se elegirán los nombres que representarán al Frente para la Victoria, como delegado de los intendentes peronistas de su sección, con los tres dirigentes que ordenan el espacio a nivel provincial, Kicillof; Máximo Kirchner y Sergio Massa. Pero lo hará con un boletín de calificaciones tirando de regular a malo donde el flagelo de la inseguridad está minando las chances electorales del Frente para la Victoria.
La encuesta que más preocupa a Insaurralde. A medida que crece el delito su imagen y la del municipio caen.

El intendente de Lomas de Zamora tiene una imagen negativa mayor que la positiva. El 37, 5% de los lomenses calificaron su gestión como mala; el 27 % como regular y el 33% aprobó su trabajo, el resto, compuesto por el ítem no sabe, no contesta, es un porcentaje muy bajo lo que demuestra la necesidad de los encuestados por involucrarse en las respuestas.

De hecho, cuando se les pregunta por las principales preocupaciones que tienen como vecinos, la principal causa de la mala nota para el intendente es por la inseguridad creciente.

El 57% de los encuestados ponen este tema al tope de las preocupaciones por encima de la pandemia, de la crisis educativa, de la falta de cloacas en el partido, o de las deficiencias en el alumbrado, barrido y limpieza.

El ítem preocupaciones en el Municipio lo encabeza la inseguridad con el 57% seguido de la ausencia de cloacas con el 15% y del incremento de la venta y el consumo de drogas que los vecinos ven crecer a sus alrededores con un 7%.

Luego, aparecen otras preocupaciones como el mal estado edilicio de los colegios públicos y las deficiencias en el servicio de salud en plena pandemia de coronavirus y la falta de limpieza en algunas zonas del partido del sur del conurbano bonaerense.

Pero, si al 57% de vecinos preocupados por la ausencia de seguridad le sumamos el 7% de los que están molestos por el crecimiento del consumo de drogas, obtenemos un 64% de encuestados cuya mayor preocupación es el delito que se esparce por Lomas de Zamora y que tiene su impacto en la imagen que poseen los habitantes del partido con su municipio.

En ese rubro se relevó que el 40% de los encuestados tiene una imagen negativa del funcionamiento del municipio, el 38% lo juzga de manera regular, y sólo el 22% tiene una imagen positiva del funcionamiento burocrático.

Una reciente nota publicada en NA da cuenta de la crisis por inseguridad que vive el municipio.

Los recientes datos sobre inseguridad indican que, de los tres municipios más grandes del AMBA, Lomas de Zamora se ubica como el epicentro de la delincuencia con más de 2.000 hechos de inseguridad ocurridos durante marzo. lo que da un promedio de 65 delitos por día.

La delincuencia no tiene freno ni restricciones en el conurbano bonaerense. Con más de un millón de habitantes, el municipio que conduce Insaurralde se ubica como el segundo municipio más grande del AMBA pero el primero en cantidad de hechos delictivos pese a las promesas de seguridad lanzadas por las autoridades.

Homicidios, robos, asaltos, hurtos, robos de vehículos, violaciones, cuatrerismo, piratas del asfalto, son algunos de los tipos de delitos que ocurren en Lomas de Zamora, de acuerdo a la información ofrecida a NA desde el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires. De todas estas clasificaciones, el delito de “robo”, es el más frecuente.

La mesa chica examinadora aguarda a Martín Insaurralde

Decíamos que a la hora de presentar la oferta electoral del oficialismo en la provincia de Buenos Aires existen tres actores principales que, además, deben mantener los equilibrios internos de la coalición de intereses que componen el Frente Para la Victoria.

No es una misión sencilla para Kirchner, Massa y Kicillof que deben recibir a los delegados de los intendentes de cada sección electoral bonaerense para confeccionar las listas de candidatos.

Como una terna de profesores universitarios que reciben a sus alumnos para rendir un final, Insaurralde, se sentará frente a sus referentes como delegado de la tercera sección para intentar conseguir las 10 bancas de las 18 en total, que su coalición pondrá en juego en las próximas elecciones provinciales.

Y, existen nombres, como el polémico y cuestionado Federico Otermin, que es el presidente de la Cámara de Diputados provincial, cuyo referente es el propio Insaurralde ya que fue su prensero, o el matancero Facundo Tignanelli, que es el titular del bloque del Frente de Todos en la misma Cámara legislativa y máximo referente de La Cámpora en la provincia.

Insaurralde deberá defender la banca de Susana González, abogada, integrante del consejo de la Magistratura provincial que responde a Mario Secco, aquel que suele citar al ex presidente de facto Leopoldo Fortunato Galtieri, al expresar ante el Presidente Alberto Fernández, “si quieren venir, que vengan”, equiparando a la oposición política con los regimientos al servicio del Reino Unido.

Otro que pondrá su destino político en manos de Insaurralde es Julio Pereyra, varias veces intendente de Florencio Varela, que buscará una banca legislativa por la tercera sección.

El propio Martín Insaurralde, incapacitado de buscar una reelección en el municipio de Lomas de Zamora por la ley que impide más de dos períodos al frente de un partido y que fuera aprobada en 2016 a partir de un acuerdo entre María Eugenia Vidal y Massa, continúa aguardando definiciones de La Cámpora para saber si se va a derogar esa norma que dejará en el llano a varios históricos de la tercera sección.

Escrito por Por Antonio D´´
Buenos Aires, NA