Miércoles, 29 Septiembre 2021 11:58

La AFI le advirtió a Martínez de Giorgi que la documentación que le envía no debe filtrarse públicamente

La interventora Cristina Caamaño afronta una causa judicial -en la que fue beneficiada con "falta de mérito"- por la revelación de un documento que expuso las identidades de decenas de espías.

La interventora de la AFI, Cristina Caamaño. La interventora de la AFI, Cristina Caamaño. Foto NA: Mariano Sánchez.

La interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)  Cristina Caamaño le informó al juez Marcelo Martínez de Giorgi que toda la información que le remita en el marco de las investigaciones a su cargo no puede filtrarse a la prensa, ni reproducirse públicamente.

“No es posible reproducir la información y documentación que fue puesta a disposición en virtud de la aplicación de la Ley 25.520 (de Inteligencia) que prohíbe la reproducción total o parcial de la documentación enviada”, advirtió Caamaño.

La titular de la AFI afronta una causa penal por la filtración de información reservada que puso al descubierto la identidad de decenas de agentes de inteligencia en el marco de la causa por presunto espionaje ilegal. En agosto pasado, la jueza María Servini dispuso la “falta de mérito” de Caamaño.

Ahora, en prevención a nuevas filtraciones, la interventora de la central de inteligencia advirtió que “la documentación e información que se remite a los tribunales en el marco de casos sometidos a investigación solo puede utilizarse a esos fines, lo que implica que —en todos los casos- mantiene su carácter de secreto o confidencial”.

Para ello, estableció que “la compulsa que se disponga de la información sea personal y en la sede donde se encuentre, sin que se permita la reproducción, duplicación o divulgación de la documentación o información, ya sea a través de medios técnicos o humanos”.

Caamaño le recomendó al juez –quien instruye varios expedientes en los que fueron requeridos informes de la AFI- que “se arbitren las medidas necesarias para que la compulsa que se realice, llegado el caso, sea personal y en la sede judicial donde aquella se encuentra”.

El resultado de esa compulsa, sólo permitido a las partes de un expediente, podrá utilizarse “sólo a los fines jurisdiccionales que demande el proceso”. “De todo ello deberá dejarse constancia en un acta labrada al efecto, en la que también se asentará que se ha hecho saber a la parte que a partir de ese momento quedara sujeta a las previsiones” de la ley de inteligencia, añade el escrito.

Escrito por
Buenos Aires, NA