| Última actualización:01 de Septiembre de 2022 - 17:05

Ícono del peronismo y escenario de piquetes: la historia del edificio de Desarrollo Social que proponen demoler

El legislador porteño Roberto García Moritán propuso derribarlo para mejorar la circulación en el centro porteño, pese a que es un Monumento Histórico Nacional.

Un ícono de la ciudad de Buenos Aires Un ícono de la ciudad de Buenos Aires Foto NA/Marcelo Capece.

Construido durante la Década Infame, escenario de uno de los más destacados discursos de Evita y foco de protestas desde hace varias décadas, el edificio que actualmente ocupan el Ministerio de Desarrollo Social y el de Salud fue eje de debate en varias oportunidades por su ubicación, algo que fue nuevamente lanzado a la palestra con una iniciativa del legislador porteño liberal Roberto García Moritán para demolerlo y trasladarlo al Conurbano bonaerense.

El emblemático edificio, ideado por el arquitecto José De Hortal y diseñado por su par Alberto Belgrano Blanco, posee una estructura racionalista, propia de la época y que facilita la ventilación e iluminación de sus oficinas.

LEER MÁS: La portavoz presidencial cruzó a Roberto García Moritán por su polémico proyecto

La construcción del primer y único rascacielos levantado sobre la Avenida 9 de Julio se hizo en tiempo récord, mientras a su alrededor también se llevaban a cabo los trabajos para la mítica avenida y el Obelisco.

Una vez finalizadas las tareas, allí se instaló el entonces Ministerio de Obras Públicas, pero con el paso de los años fueron variando las carteras asentadas en este edificio: actualmente funciona como sede de Desarrollo Social y Salud.

612243e129114_750x500.jpg

En 1951, durante la gestión de Juan Domingo Perón, se instaló en su terraza una antena que permitió la primera transmisión de televisión del país. Ese mismo año se produjo en este edificio uno de los hechos más destacados en la historia de María Eva Duarte de Perón: el renunciamiento histórico.

En el marco de un Cabildo Abierto del PJ, las inmediaciones del rascacielos racionalista se vieron colmadas de militantes, que se acercaron para impulsar la fórmula presidencial Juan Domingo Perón-Eva Perón. Pese a la propuesta popular, la abanderada de los humildes rechazó el ofrecimiento con un discurso que pasó a la historia: "Renuncio a los honores, pero no a la lucha".

Décadas después, bajo la Presidencia de Carlos Menem, la construcción estuvo a punto de ser demolida, ya que el entonces mandatario consideraba que se trataba de un "adefesio".

Al contrario, en 2002, el entonces jefe de Estado, Eduardo Duhalde, declaró al edificio Monumento Histórico Nacional, lo cual estableció un paraguas protector legal.

1200-1655915720220622011.jpg

Las complicaciones económicas de los últimos años y los reclamos de organizaciones sociales hicieron que el rascacielos se transformara en la Meca de las protestas.

En la gestión de Cristina Kirchner, en 2010, se realizaron tareas de restauración de la fachada y se montaron los murales de Evita que hoy caracterizan a la construcción.

Escrito por Noticias Argentinas
NA - Buenos Aires, Argentina