Publicado el 04 de Junio de 2022 - 15:27 | Última actualización: 04 de Junio de 2022 - 21:37

Fernández corrió el riesgo de exponerse ante Cristina, quedó "tocado" y debió sacrificar a un soldado leal como Kulfas

El presidente recibió un -nuevo- tirón de orejas en vivo y en directo de parte de la "Jefa" del FdT en Tecnópolis, antes de que el ministro de Desarrollo Productivo ruede escaleras abajo en medio de la feroz interna desatada en el área energética del Gobierno.

Por
Kulfas, el día en que juró su cargo de ministro Kulfas, el día en que juró su cargo de ministro Foto: NA/Mariano Sánchez

El esperado reencuentro en público entre los dos principales referentes del oficialismo, después de largos tres meses repletos de alboroto palaciego, disipó ligeramente las especulaciones sobre una ruptura inminente y definitiva del Frente de Todos, pero dejó como saldo sensaciones más agrias que dulces en el sector moderado del Gobierno, básicamente, en el albertisimo.

Nada por fuera de lo que podía esperarse sucedió en definitiva en el acto que compartieron Alberto Fernández y Cristina Kirchner en Tecnópolis, donde en medio de gestos de acercamiento, ensayados probablemente para la ocasión, la vicepresidenta recriminó una vez más al primer mandatario por lo que considera una gestión fallida de su parte en la Casa Rosada, a la vista de todos y con transmisión en vivo y en directo prácticamente en cadena nacional.

Enérgica y hasta aflautando la voz en el momento más dramático de su discurso, Cristina reclamó a Fernández que empiece a usar "la lapicera -de presidente de la Nación- con los que tienen que darles cosas al país", en una escena casi como extraída de un sketch televisivo protagonizado por la diva Susana Giménez -"¡Alberto, Alberto!"-, si no fuera por las preocupaciones institucionales que francamente genera la ex mandataria a partir de su rol de partícipe necesaria del debilitamiento de la figura del jefe de Estado.

Según pudo averiguar NA, Fernández y Cristina se reunieron aparte durante alrededor de media hora antes de salir a escena juntos -por primera vez en tres meses- para encabezar el acto por los 100 años de la empresa petrolera YPF ante la plana mayor del oficialismo, sentados albertistas por un lado y kirchneristas por el otro, aunque con al menos dos ausencias notables, la del líder de La Cámpora, Máximo Kirchner -esperable-, y la del titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa -sorpresiva-.

LEE: Cristina y otro fuerte reto a Alberto en público: "Te pido que uses la lapicera"

En ese marco, la jefa del Frente de Todos (FdT), tras la charla preliminar y privada con el presidente, le aplicó un virtual tirón de orejas al primer mandatario, para dejar una vez más en evidencia las posturas contrapuestas que conviven en el seno del Gobierno, especialmente en lo que se refiere al rumbo económico que decidió seguir el albertismo a partir del acuerdo de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Las herramientas que ellos proponen no dieron resultado en el pasado, ya han fracasado", dijo a esta agencia una fuente cercana al ala moderada del FdT, con relación a las demandas que plantea el sector kirchnerista, en tanto indicó que pese a los momentos incómodos que debió sortear Fernández en Tecnópolis, su reencuentro con Cristina podría significar el puntapié inicial para que ambos líderes retomen el diálogo, que sí se produce entre las segundas líneas de ambas facciones.

De cualquier manera, la foto que ambos fueron a buscar, juntos, al predio de Villa Martelli, en el Gran Buenos Aires, sirve por lo pronto para disipar levemente las conjeturas sobre una inminente fractura del Frente de Todos, en un contexto de prolongadas tensiones en el oficialismo, más allá de que se espera que continúe bajo discusión la dinámica económica del Gobierno entre los distintos clanes que componen la coalición.

Kulfas rodó escaleras abajo

En este sentido, en los últimos días el titular del Palacio de Hacienda, Martín Guzmán, volvió a recibir ráfagas de fuego amigo, de parte de la diputada Cecilia Moreau, que consideró que "cumplió una etapa" con el acuerdo con el FMI, deslizó que le falta "calle" y agregó: "Necesitamos un ministro más humano". Además, este mismo sábado quedó expuesta otra vez la feroz interna desatada en el área de Energía de la alianza gobernante.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quedó en el centro de la tormenta, antes de rodar finalmente escaleras abajo, con motivo de un mensaje "en off" divulgado a la prensa en el que se responsabilizaba a funcionarios que responden a Cristina por haber presuntamente favorecido al conglomerado Techint en el pliego de la licitación para la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, dándole luz verde para que utilice chapa que ese grupo fabrica en Brasil, en detrimento de empresas que producen en la Argentina -y dan trabajo, por ende, a operarios locales-.

La propia Cristina se sumó al revuelo que ocasionó en especial en el ala kirchnerista del Gobierno ese comentario, aparentemente, difundido desde el Ministerio que preside Kulfas, un soldado leal a Fernández que el primer mandatario debió súbitamente sacrificar, al verse presionado por la "Jefa", horas después de arriesgarse a compartir una aparición en vivo con la vicepresidenta.

Ya de por sí los ánimos en el área de Energía -una Secretaría que encabeza Darío Martínez, cercano a La Cámpora- se habían vuelto a caldear en las últimas semanas tras la decisión de Fernández y de Guzmán de avanzar con una actualización de las tarifas de servicios públicos, siguiendo así la hoja de ruta establecida en el pacto con el FMI.

LEE: Alberto Fernández le pidió la renuncia a Matías Kulfas

Quien dejó en claro en estos días que pretende mantenerse al margen del griterío palaciego es Massa, que le dio deliberadamente la espalda al acto en el que Cristina regañó para la televisión a Fernández en Tecnópolis y busca consolidar un perfil proselitista que lo muestre como el único dirigente del FdT capaz de hablarle a los sectores más volátiles del electorado, tratando de reconstruir una alternativa política con vistas a 2023 desde el centro hacia los extremos. Se trata por cierto de una estrategia similar a la que propone el neurocientífico Facundo Manes dentro del radicalismo.

"Sergio decidió no ir -al acto de YPF-, porque no tiene sentido seguir alimentando una discusión que no lleva a ningún lado", dijo a Noticias Argentinas un alto funcionario massista, que agregó que en el escenario actual en el que se encuentra inmerso el Gobierno, el titular de la Cámara baja "es el único que puede aparecer en los medios de comunicación y hablarle a la población no polarizada".

En el ámbito del Frente Renovador destacan la necesidad de cimentar una opción moderada de cara a los comicios generales del año que viene que sea capaz de seducir de regreso a los votantes del FdT que se fugaron del oficialismo desencantados con la gestión de Fernández y las peleas en el seno de la coalición gobernante: "Sergio le tiene que hablar a ese porcentaje del electorado que está afuera", sostuvo la fuente consultada por esta agencia.

Un escenario que fortalece a la oposición

Así las cosas, en el massismo no descartan la posibilidad de que se produzca una "pelea de tres tercios" en 2023, en especial si el ex presidente Mauricio Macri se lanza a la competencia por la primera magistratura y en el caso de que se mantenga la efervescencia en torno de la figura del economista y diputado libertario Javier Milei, hoy paladín del "voto anti-sistema".

Con Massa tratando de convertirse en "el único candidato a Presidente viable dentro del peronismo", el Gobierno procuró evitar en Tecnópolis que la oposición, sobre todo Juntos por el Cambio (JxC), continúe fortaleciéndose a partir de las fricciones dentro del FdT, aunque con el revuelo generado en torno de Kulfas y su repentina eyección del Gabinete nacional el tiro le terminó saliendo por la culata. O al menos, ésa es una primera impresión.

Fernández, que en los últimos días radicalizó su discurso y volvió a arremeter con bravura contra Macri en particular y JxC en general, venía abogando por el diálogo y la unidad dentro del oficialismo, pero este sábado se vio forzado a pedirle la renuncia a Kulfas tras la embestida de Cristina: "Muy injusto y, sobre todo, muy doloroso que este tipo de ataques lo ejecuten funcionarios del propio Gobierno del Frente de Todos", escribió la "Jefa" en redes sociales sobre el mensaje difundido a la prensa.

"Penoso", acotó, antes de que se conociera la decisión de la Casa Rosada de prescindir de los servicios de un albertista de la primera hora. En reemplazo de Kulfas asumirá el hasta ahora embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, un "comodín" de la política -al igual que Agustín Rossi, flamante jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)- que aún abriga esperanzas de competir nuevamente por la Presidencia de la Nación.

LEE: Se dispararon las expectativas: el mercado espera una inflación superior a 70% para 2022

Está claro que a la oposición le sientan como anillo al dedo las peleas en Balcarce 50, pero si bien en JxC se frotan las manos con miras a los comicios presidenciales de 2023, sus referentes admiten en público -y en charlas de café lógicamente también- que "no será sencillo" recuperar el poder adquisitivo del salario y combatir la inflación en el caso de ganar el año que viene.

"Será necesario el esfuerzo de todo", dijeron a NA fuentes de ese espacio, en donde sus líderes coinciden en que deberían implementarse "políticas de shock" para enderezar definitivamente el rumbo económico del país y propiciar un escenario de desarrollo y crecimiento sostenido.

Recuerdan incluso en ese espacio que Macri aseguraba durante la campaña electoral de 2015 que la misión de bajar la inflación en la Argentina no revestía complejidad y solo se requería voluntad política para lograrlo. Por cierto, el Gobierno que Cambiemos que encabezó el ex alcalde porteño claramente fracasó en esa cruzada y en la actualidad, algunos economistas advierten que el costo de vida podría dispararse por encima del ¡70 por ciento! este año. ¿Tienen efectivamente Fernández y Guzmán ahora un plan para evitarlo?

 

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina