Miércoles, 16 Junio 2021 15:09
Por Néstor Espósito

Ex agentes de la AFI pidieron la nulidad de la causa por espionaje ilegal por el "fruto del árbol envenenado"

Facundo Melo y Leandro Araque sostuvieron que el primer juez de la causa, Federico Villena, "armó" un expediente sobre la base de prueba falsa, inválida u obtenida por un supuesto pacto espurio con un imputado por narcotráfico.

El principal testimonio describió una casa de dos plantas con vidriera, pero el estudio de uno de los imputados muestra características muy diferentes. El principal testimonio describió una casa de dos plantas con vidriera, pero el estudio de uno de los imputados muestra características muy diferentes. Foto: NA - expediente judicial

Dos procesados por espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos pidieron la nulidad de todo el expediente y que se investigue al primer juez que intervino, el federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, a quien le atribuyeron una actividad ilegal para una causa “armada, fraguada, inventada, o como se guste llamarla”.

Los ex espías Facundo Melo y Leandro Araque, a través de un escrito presentado por el abogado Fernando Sicilia ante el nuevo juez de la causa, Marcelo Martínez de Giorgi, reclamaron además el sobreseimiento.

Tras denuncian un cúmulo de irregularidades desde el inicio de la investigación, en febrero de 2020, los ex integrantes del grupo de whatsapp “Súper Mario Bross” (clave en la trama de presunta inteligencia ilegal) denunciaron la manipulación de otro expediente por narcotráfico para llegar a información que el juez Villena conocía de antemano para “armar la causa de espionaje”.

“Resulta claro que la presente investigación, sin las actividades jurisdiccionales reputadas como inválidas, no existe otro cauce investigativo, por lo que debe aplicarse la teoría del ‘fruto del árbol envenenado’”.

“Conceder valor a las pruebas obtenidas por vías ilegítimas y apoyar en ellas una sentencia judicial, no sólo es contradictorio con la garantía del debido proceso, sino que compromete la buena administración de justicia al pretender constituirla en beneficiaria del hecho ilícito por el que se adquirieron tales evidencias”, sostuvo el escrito, al que accedió NA.

La causa se inició por la autoincriminación de un acusado de narcotráfico, Sergio “Verdura” Rodríguez,  en un atentado que sufrió un ex funcionario del área de Defensa durante el gobierno de Cambiemos, José Luis Vila.

Rodríguez dijo que había actuado a instancias de Melo, e incluso describió el estudio de éste, quien además de trabajar un tiempo para la AFI es abogado.

Pero la descripción, según el pedido de nulidad, no se condice con el estudio de Melo y, del mismo modo, la autoincriminación describe a una persona y condiciones climatológicas que no tienen nada que ver con lo que captaron las cámaras de seguridad.

“El Magistrado de Lomas de Zamora nunca tuvo la más mínima intención de corroborar los dichos de Rodríguez, nunca revisó de forma prudente los elementos con los que contaba; se evidenció una absoluta ausencia de sentido analítico y de cualquier vestigio de objetividad, y dotó aquellos dichos de una verosimilitud imaginaria, a su propio antojo”, advirtió el escrito.

La defensa de los espías deslizó un supuesto pacto entre “Verdura” Rodríguez y el juez para obtener el beneficio de la prisión domiciliaria para toda su familia, que estaba detenida por narcotráfico.

 “Si ello fuera así, el juez habría inducido a mentir a Rodríguez para armar la causa de ‘espionaje’ en la que hoy se encuentran imputados mis representados y decenas de personas”, señaló el abogado.

Sicilia reclamó ocho medidas de prueba, entre ellas entrecruzamientos de llamados telefónicos e impactos de antena para demostrar que sus defendidos nunca tuvieron contacto con “Verdura” Rodríguez y comprobar si éste mantuvo comunicaciones con otros actores en el expediente.

La presentación concluye con dos pedidos: que “se decrete la nulidad de los elementos de prueba cuestionados” y “al no existir un cauce de investigación independiente, se sobresea a los encartados”.

Escrito por
Buenos Aires, NA