Publicado el 11 de Febrero de 2022 - 18:07 | Última actualización: 11 de Febrero de 2022 - 18:24

Confirmaron a los jueces recusados por CFK y Arribas para seguir en la causa por presunto espionaje ilegal

Farah rechazó las recusaciones contra Llorens y Bertuzzi, y Leopoldo Bruglia desestimó los cuestionamientos contra el propio Farah.

Por
Mariano Llorens, Pablo Bertuzzi y Eduardo Farah. Mariano Llorens, Pablo Bertuzzi y Eduardo Farah. Foto: NA - Redes sociales.

La Sala Uno de la Cámara Federal porteña, con su formación actual en pleno, seguirá interviniendo en la causa por presunto espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos.

En decisiones separadas pero entrecruzadas entre quienes firmaron los fallos, quedaron ratificadas por la propia Cámara las continuidades de los jueces Eduardo Farah, Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi.

Un fallo unipersonal firmado por el tercer integrante del tribunal, Eduardo Farah, rechazó la recusación que la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, presentó contra los jueces Pablo Bertuzzi  y Mariano Llorens.

Se trata de los camaristas que, al revisar los procesamientos de los principales funcionarios de la Agencia Federal de Informaciones (AFI), resolvieron que las actividades bajo investigación fueron obra de “cuentapropistas”.

Farah sostuvo que el planteo es  “improcedente” y, por ello, la rechazó “in límine”.

A su vez, Farah también había sido recusado para continuar en la causa, pero en su caso el planteo había sido formulado por el ex titular de la AFI Gustavo Arribas.

En su caso –ante la imposibilidad de que resolvieran los mismos jueces sobre los que Farah tenía que pronunciarse- fue convocado el camarista Leopoldo Bruglia, quien también rechazó la recusación.

Bruglia descartó la causal de “temor de parcialidad” que había manifestado Arribas, a raíz de que Farah declaró haber sido presionado por la Mesa Judicial de Cambiemos y de esa declaración se dispararon causas judiciales en las que está imputado.

Ambas confirmaciones (las de Bertuzzi y Llorens, por un lado, y de Farah, por el otro) pueden ser apeladas ante la Cámara Federal de Casación, el máximo tribunal penal del país.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina