Publicado el 16 de Febrero de 2022 - 18:02 | Última actualización: 16 de Febrero de 2022 - 18:59

Confirman la caución de 50 millones para la prisión domiciliaria de Martín Báez, uno de los hijos de Lázaro

La Cámara Federal de Casación rechazó un recurso para que la Corte Suprema revisara ese monto por supuestamente excesivo para sus posibilidades.

Por
Lázaro Báez y su hijo Martín, durante el juicio oral. Lázaro Báez y su hijo Martín, durante el juicio oral. Foto NA: HUGO VILLALOBOS

La Cámara de Casación ratificó tácitamente la caución de 50 millones de pesos aplicada a Martín Antonio Báez, uno de los hijos del empresario Lázaro Báez, para concederle la prisión domiciliaria, de la que ya está gozando desde mediados de 2021.

El máximo tribunal penal, en un fallo firmado por los jueces Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Javier Carbajo, le cerró a la defensa de Martín Báez la posibilidad de recurrir el monto de la caución ante la Corte Suprema de Justicia.

El tribunal oral federal número cuatro había fijado originalmente una caución de más de 531 millones de pesos como condición para concederle la prisión domiciliaria, pero la Casación le ordenó revisar ese monto para que el otorgamiento del beneficio no se convirtiera en “ilusorio”.

El tribunal oral redujo la caución a 50 millones, pero el monto siguió siendo considerado excesivo por la defensa de Martín Báez, que apeló la medida e intentó llegar a la Corte.

En el ínterin, la Casación resolvió que el beneficio de la prisión domiciliaria se hiciera efectivo, aun cuando no estuviera resuelto el monto final de la caución, lo que finalmente ocurrió hoy.

Martín Báez tiene todavía una posibilidad de llegar hasta la Corte con su reclamo, mediante un recurso directo o de “queja”.

La prisión domiciliaria fue concedida para que Martín Báez pudiera cuidar a sus dos hijos, ambos menores de siete años de edad.

Martín Báez fue condenado a nueve años de prisión en el mismo juicio oral en el que su padre recibió la pena de 12 años de cárcel.

El fallo aún no está firme.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina