Miércoles, 02 Junio 2021 16:40

Con cruces por las clases presenciales en la Ciudad, el Senado aprobó el último DNU de restricciones

Lo hizo con 38 votos a favor y 26 en contra, correspondientes a la bancada de Juntos por el Cambio. Recalde cargó contra Rodríguez Larreta y la senadora Tagliaferri saltó en su defensa.

El Senador Mariano Recalde. El Senador Mariano Recalde. NA/Mariano Sánchez.

El oficialismo aprobó hoy en el Senado el decreto de necesidad y urgencia (DNU) que prorrogó las restricciones por la pandemia hasta el 11 de junio, con críticas a la reapertura de las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires.

El DNU 334/21 firmado por el presidente Alberto Fernández recibió el aval parlamentario con 38 votos a favor y 26 en contra, correspondientes a la bancada de Juntos por el Cambio, que cuestionó la sucesión de decretos para regular las medidas que se toman ante la pandemia.

En un debate breve, el miembro informante del oficialismo fue el senador por la Ciudad Mariano Recalde, quien aprovechó el tratamiento del decreto para criticar a la gestión del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por haberse "separado de la estrategia nacional" en materia sanitaria.

Recalde calificó como un "anuncio marketinero y ventajero" el regreso a las clases presenciales que dispuso Rodríguez Larreta y leyó publicaciones de revistas científicas del extranjero sobre la contagiosidad en las aulas.

"Le fue muy mal con la estrategia sanitaria. Tuvieron que agregar camas, por suerte lo hicieron, para que el sistema no estuviera al 100%", agregó el senador del Frente de Todos. Además, apuntó a una senadora de la oposición porque, según dijo, en una sesión anterior se había referido a un documento elaborado por el Conicet en torno a la presencialidad de las clases en la pandemia como "un panfleto".

La senadora por la Ciudad de Buenos Aires Guadalupe Tagliaferri, de Juntos por el Cambio, pidió entonces la palabra para presentar una cuestión de privilegio contra Recalde tras haberse sentido "aludida". El jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans, se quejó por el pedido de Tagliaferri y expresó: "Hacemos un plan de labor parlamentaria y no se pueden hacer estas artimañas para tener la última palabra después del cierre del debate".

Sin embargo, la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma (Frente de Todos), decidió permitir la cuestión de privilegio de Tagliaferri, quien afirmó: "Se dijo que yo manifesté que el documento del Conicet era un panfleto y en ningún momento dije eso".

"Sí estoy orgullosa de haber dicho, y sigo diciendo, que para nosotros en la educación cada día cuenta", agregó la senadora en referencia a otro párrafo del discurso de su colega del Frente de Todos, quien además había asegurado que la Ciudad de Buenos Aires tiene el presupuesto más bajo en educación de todo el país.

Frente a ese comentario, Tagliaferri defendió a la administración porteña y señaló: "Hemos construido 54 escuelas nuevas en cinco años de gestión en la Ciudad de Buenos Aires y y es la única que tiene garantizada escolaridad segura en sala de 5 años, que muchas otras no tienen".

Por último, Ledesma decidió darle la palabra nuevamente a Recalde, quien presentó su propia cuestión de privilegio pero contra Tagliaferri, a quien le sugirió: "Revisen las versiones taquigráficas, porque efectivamente consideró panfletaria la publicación del Conicet".

Y finalmente se refirió a la construcción de escuelas y apuntó: "Le sugiero que recorran los 54 domicilios de esas escuelas, que se ve que las publicaron pero nunca las construyeron".

Escrito por Noticias Argentinas
Buenos Aires, NA