Publicado el 01 de Marzo de 2022 - 15:58 | Última actualización: 02 de Marzo de 2022 - 10:30

Banderas de Ucrania, portazo del PRO y cruces en pleno discurso: lo mejor de una Asamblea caliente

En un momento de la sesión, se generó un remolino de discusiones que tuvo a Fernando Iglesias, a Waldo Wolff y a Juliana di Tullio como protagonistas. Luego de ello el PRO bajó la orden de retirar del recinto a todos sus legisladores.

Por
El bloque de Juntos por el Cambio desplegó una bandera de Ucrania sobre sus bancas. El bloque de Juntos por el Cambio desplegó una bandera de Ucrania sobre sus bancas. NA

El contexto en el que dio la Asamblea Legislativa no invitaba justamente a la serenidad y la concordia. La guerra en Ucrania que enardeció a la oposición por la postura cautelosa del Gobierno a la hora de caracterizar el conflicto, y las diferencias en torno a la responsabilidad sobre la deuda del Estado argentino con el Fondo Monetario Internacional eran el combustible que crispaba los ánimos y solo bastaba una chispa para detonar el enfrentamiento.

Juntos por el Cambio no se anduvo con chiquitas y arrancó el juego apostando fuerte: decoró cada una de sus cientos de bancas con banderas de Ucrania, recordándole al Gobierno la tibieza en su condena a la invasión rusa a Ucrania.

Solamente los cuatro diputados de Encuentro Federal que encabezan Emilio Monzó y Margarita Stolbizer desoyeron la consigna dirigida a marcarle cancha al Gobierno de entrada.

LEER MÁS: Fernández envía un mensaje al núcleo duro y tensa aún más la cuerda en la relación con la oposición

El recinto habría lucido un completo total si no hubiera sido por las ausencias de los ministros "Wado" de Pedro, Santiago Cafiero y Aníbal Fernández (los tres excusados por estar participando en viajes oficiales en el exterior) y también Máximo Kirchner, cuyo faltazo fue muy comentado en las charlas de pasillo del Palacio, y provocó todo tipo de rumores.

Los cuatro legisladores del Frente de Izquierda vistieron sus bancas con escenografía a todo trapo y color. Carteles rojos con la consigna "No al Pacto con el FMI", "No a la guerra" y "Ley de Humedales ya" fueron parte del repertorio.

Cuando la vicepresidenta Cristina Kirchner dio inicio a la sesión, el jefe del bloque de diputados de la UCR, Mario Negri, con cara de pocos amigos, amagó con tomar la palabra para pedir un minuto de silencio por los muertos en Ucrania pero la jefa del kirchnerismo ignoró el pedido y siguió adelante con el protocolo.

El cordobés insistió luego cuando Alberto Fernández inició su mensaje. Tampoco tuvo éxito: el presidente desactivó la jugada pidiendo lo mismo que iba a solicitar el cordobés con el único propósito de incomodar al Gobierno.

Sin dudas, la alusión del jefe de Estado al tema de la deuda con el FMI fue la tecla que desencadenó el combate abierto entre los bandos. El PRO tenía preparado un operativo que se pondría en práctica ni bien Alberto Fernández mencionara a Mauricio Macri como responsable de la deuda que el ex presidente de Cambiemos contrajo con el FMI en 2018. Y así sucedió.

LEER MÁS: ¿Cuáles son los proyectos de ley que impulsará el Gobierno este año?

La punta de lanza de la misión especial fueron los macristas Fernando Iglesias y Waldo Wolff, quienes se levantaron de sus bancas y salieron al humo del presidente a los gritos, denunciando las falsedades de su "relato" y acribillando con chicanas y vituperios a las senadoras del kirchnerismo que ocupaban bancas cerca del estrado donde se encontraban Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

"No quedó nada del dinero recibido, solo una deuda impagable", bramó Fernández, entre aplausos oficialistas y abucheos opositores.

Iglesias no paró un segundo de discutir en un tono elevado, y la senadora fueguina María Eugenia Duré intentó silenciarlo para que Alberto Fernández pudiera proseguir su discurso.

Pero la situación no amainó y encima se sumó a la reyerta Wolff, en un remolino de acusaciones cruzadas con Duré, la chaqueña María Inés Pilatti Vergara, la puntana María Eugenia Catalfamo y un poco más de lejos la rionegrina Silvina García Larraburu.

La pelea contagió a varios radicales, quienes desde varias filas más atrás trataron de "mentiroso" a Alberto Fernández cuando el presidente seguía desarrollando su visión sobre la deuda con el FMI.

El bonaerense Miguel Bazze estaba desencajado, pero más llamó la atención el ánimo belicoso del senador Alfredo Cornejo, que fue uno de los que le gritó "mentiroso" a Fernández.

El jefe de Estado no quiso que el episodio pasara de largo y le contestó: "Yo no miento Alfredo, vos me conocés". El radical mendocino escuchó la referencia directa del presidente a su persona y a partir de ese momento moderó sus expresiones.

La trifulca verbal entre diputados macristas y senadoras oficialistas arreciaba, y el clímax de ese momento de furia fue cuando la kirchnerista Juliana Di Tullio gritó con voz marcial: "¡Callate la boca Iglesias!".

Luego de eso, Iglesias y Wolff se dieron vuelta para buscar la mirada cómplice del jefe de bloque del PRO, Cristian Ritondo, para que éste -con un solo gesto de ojos- diera la orden para poner en marcha el operativo. Al unísono, todos y cada uno de los legisladores del PRO se levantaron de sus bancas y se retiraron del recinto. Mientras daba pasos en dirección a la salida, Iglesias seguía lanzando afrentas a Fernández y a los legisladores oficialistas.

"¡Llamen a Máximo (Kirchner), caraduras!", fue uno de las últimas granadas que alcanzó a arrojar antes de salir de la escena.

Di Tullio se tomó la retirada de Iglesias y del resto del PRO como una victoria. "Chau Iglesias", chicaneó, acompañado de un gesto con la mano indicando el camino de salida. También juntó las manos en su boca y las extendió como dando "besos" al aire en señal de despedida.

Con el PRO afuera del recinto, ya transcurrido el momento de máxima tensión, la Asamblea recuperó algo de calma y Alberto Fernández pudo cerrar su mensaje en un clima más parecido a la normalidad.

Escrito por
NA - Buenos Aires, Argentina