Viernes, 04 Diciembre 2020 21:00

Dudas y discusión en el Senado por el tratamiento de la legalización del aborto

Tras la definición del cronograma en la Cámara de Diputados, los senadores se debaten entre votar a fin de año o pasar para febrero.

&lt;p&gt;Partidarios del proyecto de ley de aborto legal se concentraron esta tarde frente al congreso.&lt;/p&gt; <p>Partidarios del proyecto de ley de aborto legal se concentraron esta tarde frente al congreso.</p>

Por Pablo Sieira

El proyecto de ley sobre interrupción voluntaria del embarazo (IVE) será debatido por la Cámara de Diputados el 10 de diciembre y en el Senado dan por hecho que se aprobará. Con esa previsión, los miembros de la Cámara alta empezaron a discutir sobre el mejor momento para someterlo a votación, mientras se mantiene la incógnita sobre el resultado.

La fecha tentativa varía según a quién se consulte. El sector "verde" confía en poder llevar el proyecto al recinto el 29 de diciembre, según confirmaron tres fuentes a Noticias Argentinas. En el ala "celeste", que se opone a la legalización, repiten que la votación será en febrero. La presidenta del Senado, Cristina Kirchner, no ofrece ninguna pista hasta el momento.

En los grupos de Whatsapp divididos por color que comparten los senadores de todas las bancadas, así como en aquellos que reúnen a los principales asesores, hubo alguna queja por "tener que sesionar entre las fiestas" de Navidad y Año Nuevo, dando por hecho que se impondrá la propuesta de los que están a favor, según supo NA.

Si la Cámara de Diputados aprueba el proyecto en la fecha prevista el Senado lo recibirá al día siguiente y el tratamiento en las comisiones empezaría en la semana del 14 de diciembre. Para votar el 29, el dictamen favorable para la iniciativa debería firmarse el martes 22, de modo tal que se evite el requisito de habilitar el tratamiento con dos tercios por no haber transcurrido los siete días reglamentarios.

Este último punto llama la atención sobre una cuestión clave para el debate que deberá realizar el Senado: el número. No se trata solo de contar la cantidad de votos a favor y en contra para vislumbrar el futuro del proyecto presentado por el Gobierno sino también de ver si hay quórum. Para sesionar se requieren 37 senadores presentes y hasta el momento ni los "verdes" ni los "celestes" alcanzan ese número.

En 2018, el quórum se logró porque los senadores que rechazan la legalización del aborto sabían que la votación estaba ganada para ellos y por ese motivo bajaron al recinto, pero ahora el escenario está mucho mas abierto. Los "celestes" siguen en ventaja con 35 votos y los "verdes" cuentan con 33, mientras se mantienen tres indefinidos y uno de licencia (José Alperovich).

La esperanza para quienes empujan desde hace años el fin de la clandestinidad y la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo es que esta vez, a diferencia de lo que ocurrió en 2018 con el entonces presidente Mauricio Macri -que habilitó el tratamiento del tema pero se mantuvo al margen- el presidente Alberto Fernández tomó posición a favor.

En ese contexto, los "verdes" confían en que el Gobierno encontrará la forma de dar vuelta una situación que hasta ahora parece adversa haciendo uso de todas las herramientas y tácticas políticas que están al alcance de cualquier Presidente.

También depositan su esperanza en la figura de la vicepresidenta Cristina Kirchner, cuyo dominio sobre el Senado es evidente desde el primer día y hasta superior al que tiene el propio jefe de Estado. La especulación más conocida es la de un eventual empate 35 a 35, que llevaría a la titular de la Cámara alta a definir el resultado.

Sin embargo, hasta ahora solo circulan trascendidos de posibles maniobras. Ni Fernández ni Kirchner mostraron hasta el momento sus cartas para el juego de la Cámara alta. Los primeros movimientos empezarían una vez que Diputados apruebe el proyecto. A partir de allí, el oficialismo y el sector de la oposición que está a favor de la legalización empezarán a ver el margen que tienen para modificar los números que se manejan hoy.

En ninguno de los dos sectores en pugna ven un escenario en el que el proyecto sea sometido a votación sin tener primero la aprobación -o al menos el empate- garantizada.

Escrito por
Buenos Aires, NA