Domingo, 20 Diciembre 2020 21:00

Alberto al PJ nacional y Máximo a la Provincia

El Justicialismo volverá a cobrar protagonismo a la hora de renovar sus autoridades en un año electoral, el 2021, donde estará en juego la unidad de todos los sectores que llevaron al Presidente a la Casa Rosada a Alberto Fernández.

Alberto al PJ nacional y Máximo a la Provincia

Por Antonio D'Eramo

La "rosca" política en el PJ ya comenzó, pero el resultado de las negociaciones se anunciara para la próxima Semana Santa. El 21 de marzo se conocerá la nueva conducción del partido a nivel nacional. Cada vez que el presidente Alberto Fernández expresa en público a los dirigentes del Frente de Todos la necesidad de no volver a cometer el error de dividirse en diferentes partidos antes de una elección, se está dirigiendo a una gran cantidad de actores que componen las distintas secciones del Partido Justicialista que integran entre otros, gobernadores, sindicalistas, intendentes, dirigentes de organizaciones sociales, e integrantes de La Cámpora. Precisamente, estos referentes tienen, casi todos ellos, una porción de poder para disputar y preservar durante el año 2021. Calendario electoral exigente, de medio turno, que posicionará a los dirigentes para los cargos ejecutivos del 2023.

Para los ciudadanos hablar de 2023 es ciencia ficción, pero para los operadores políticos es, apenas, hablar de pasado mañana. Conocedor de las internas voraces del peronismo, Alberto Fernández buscará concentrarse en asumir en la dirección del Partido Justicialista a nivel nacional acompañado por los gobernadores e intendentes más fieles a su causa que observaron impotentes como debieron, por ejemplo, ceder un ministerio, el de Vivienda de María Eugenia Bielsa, a la conducción de un ultra kirchnerista como es el dirigente de Avellaneda, Jorge Ferraresi. El PJ nacional es un poder nominal, sin territorio, pero es un refugio para hacer política que podrán usufructuar los justicialistas más dialoguistas, de centro, algunos con poder territorial, que incluya a las provincias del noroeste y del centro del país.

El territorio bonaerense es otra cosa. Allí, el avance de La Cámpora parece firme y decidido y el pacto que se intentará cerrar con los funcionarios de la Casa Rosada durante el verano incluye la titularidad del PJ provincial para Máximo Kirchner con domicilio legal bonaerense, la confirmación de la realización de las PASO y la continuidad de la limitación de dos mandatos ejecutivos para los jefes comunales.

Nadie lo dice de manera pública pero la idea de Máximo Kirchner como titular del PJ provincial fue una respuesta a la jugada de Alberto Fernández de revivir la Federación Argentina de Municipios (FAM) para replicar el modelo de Néstor Kirchner de gestionar directamente con los intendentes, obras públicas mediante, de manera directa.

EL MODELO EJECUTIVO NESTORIANO

El Presidente lo conoció de primera mano. Era Jefe de Gabinete cuando Néstor Kirchner, a través de Julio De Vido; José López, entre otros, negociaban rápidamente con los intendentes sin necesidad de trabajar con gobernadores como Daniel Scioli. El ex intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra y el actual jefe comunal de Ituzaingó, Alberto Descalzo, como los titulares de la FAM durante varios períodos en el pasado reciente, pueden dar fe de esta aseveración. Cuando Cambiemos llegó al poder la FAM se marchitó pero, en la actualidad, con un ex intendente como Gabriel Katopodis, al frente de la obra pública nacional, los asesores de Alberto Fernández comenzaron a pensar en Juan Horacio Zabaleta, jefe comunal de Hurlingham, para revivir a la FAM y sortear a Axel Kicllof.

Pero nunca se puede dejar contento a todos por más que el gobierno sea con todos. Fernando Espinoza, es el actual titular de la FAM, cargo heredado de la vicegobernadora, Verónica Magario, y comentan que fue el intendente matancero el que se acercó a "Maxi" (así lo llamaron a veces a Máximo Kirchner), en el último acto, tanto Alberto Fernández como Sergio Massa, para, primero, posponer una elección para elegir una nueva conducción de la FAM y, luego, contraatacar con la idea de asumir al frente del Partido Justicialista provincial.

El PJ bonaerense es conducido en la actualidad por el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, que viene detentando ese poder junto al intendente de Merlo, Gustavo Menéndez y le corresponde preservarlo, de manera legal, hasta el 27 de diciembre de 2021.

A diferencia de lo que sucede con el PJ a nivel nacional, donde los mandatos están vencidos, para que asuma Máximo y sus seguidores deberían renunciar en el PJ provincial: Gray; Menéndez; los sindicalistas, Pablo Moyano; Omar Plaini; Ricardo Pignanelli y otros referentes provinciales. Técnicamente difícil pero no imposible si existe voluntad política de acuerdo y ya existe un indicio fuerte de la voluntad del Presidente de permitir que "Maxi" avance sobre el PJ bonaerense en la previa de las elecciones legislativas del año entrante.

Escrito por
Buenos Aires, NA

Nota completa exclusiva para abonados.
Solicitar ahora!